RECESIÓN Y CRÍTICA AL LIBRO “RETROPÍA”

Por: Juan José Hidalgo Huerta

  1. Introducción:

Soy un admirador de Zygmunt Bauman la finesa del análisis de los sistemas de interrelación resultados de la modernidad y postmodernidad, la forma como describe cada fenómeno social que engloba al ser humano actual es de un realismo innegable y al mismo tiempo reflexivo, invitándonos a abrir nuestra comprensión para poder cambiar lo establecido, desde su modernidad liquida viene describiendo al ser humano y como ha perdido la seguridad, sus propósitos y sus utopías; lo transitorio, la inestabilidad en fin lo desechable ha hecho de los individuos hojas de viento arrastrados por las ideas  de creer tener libre albedrio pero que este ha sido previamente limitado por el poder, el mercado y el capital; el “éxito” ese ideal ingeniado por aquellos que no desean asumir el castigo de ser malos políticos o empresarios, diseñado para el auto flagelo individual a sabiendas de que las oportunidades son pocas y cada vez más elusivas, mantienen a la humanidad menos humanizada y siempre ocupadas en lo que en realidad no es tan importante, por eso lo liquido, lo temporal y lo cambiante.

 “Retropía” la obra póstuma de Bauman es básicamente un razonamiento de los grandes desasosiegos mundiales, un análisis crítico del Estado-Nación Hobbesiano, una búsqueda del ser humano y su necesidad de pertenecer para diferenciarse entre “el” y “nosotros”, la falta de solidaridad, la desesperanza del futuro y el sondeo de seguridad en la vida basada en la eterna oferta de “tener” para “ser” y no quedar relegado del aquel que “no tiene” o no “es”, la perspectiva ofrecida por el mercado de satisfacer el espíritu del hombre pero nunca acabada porque siempre hay algo nuevo que consumir lo que genera ansiedades, depresiones y angustias, por eso la necesidad de escapar de esconderse de no tener en cuenta a nadie más que aquello que le devuelva la tranquilidad, es decir, una ilusión –escapar de la fea realidad- algo que él llama de vuelta al seño materno; finalmente el autor nos invita a mirar el pasado para rectificar los problemas actuales y porque no los futuros.

En lo personal haber hecho esta lectura enriquece mi necesidad de “criticar” constructivamente el sistema del mundo, pero me da unas nuevas y buenas herramientas para hacerlo, aunque lo haré siempre desde mi enfoque ideológico, pero sin duda alguna ahora miro el problema de forma más realista desplazando las soluciones ilusorias –liquidas para centrarnos en lo concreto en lo solido.

  • UNA ACLARACIÓN NECESARIA:

Como esta es una crítica, la que no puede ser más que mis ideas frente a estas ideas, desde ya le informo que el suscrito es un Anarquista Cristiano, por lo tanto, no creo en la idea del Estado-Nación como forma de organizar a la sociedad, el poder, la economía menos aún los gobiernos y, segundo, mi filosofía –no mi práctica religiosa porque este en un ensayo académico- de vida que está basada en doctrinas que llevo a la práctica dentro de la realidad que el sistema mundial a construido, por lo tanto, aunque influenciado por el mercado neoliberal no respondo a él con angustia sino con aceptación que no es lo mismo que resignación, así como, aunque deba someterme a un Estado de Derecho no creo que el derecho genere en si mismo ningún estado de bienestar; Retropía y la modernidad liquida es un claro ejemplo de eso y la realidad mundial es un reflejo de que la modernidad aunque ha traído desarrollos extraordinarios en el campo de las ciencias, la tecnología, salud, llenos de productos y mejores sistemas de comunicaciones, etc.,  por otra parte ha dejado un mundo sin propósitos humanos y humanos que están destruyéndose así mismo y al mundo que nos acoge. Resumo este apartado con el siguiente pensamiento:

El gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás”

León Tolstoi

  • CRÍTICA Y CONCLUSIONES:

En la página veintiocho del libro Bauman cita a Henry Giroux con la siguiente sentencia: “…Hay integrada en el sistema una especie de violencia orgánica que está destruyendo el planeta, toda noción de bien público y democracia, y que ya no se controla a sí misma mediante ideología, sino mediante el ascenso de un Estado castigador en el que todo está cada vez más criminalizado porque representa una amenaza para la élite financiera y para el control que esta ejerce sobre el país. (…) El neoliberalismo inyecta violencia en nuestras vidas y temor en nuestra vida política”.

Esta reflexión es totalmente cierta, el Estado-Nación creación de Hobbes no logró nunca controlar esos impulsos humanos agresivos o violentos propios de nuestra naturaleza, no ha tenido la capacidad de contener las nuevas formas de dominación, opresión que ya no se hace conquistando territorios (eso no es de la era liquida) sino conquistando la libertad del ciudadano –ahora súbdito del mercado-  con una sociedad de consumidores sometiendo a su vez a las fuerzas que controlan los estados; el poder finalmente se ha logrado liberar de los Estados y consecuentemente de sus gobiernos y someten a la población a un sistema que coacciona la voluntad personal y social, por su parte, el político que luego pasará a gobernar agacha la cabeza de igual manera a los intereses del poder económico, generando a su vez una forma de gobernar que responden a esos mercados y al capital (sus verdaderos patrones), los medios para realizar esos cometidos son sin duda criminalizar todo, ser más flexible con  los más ricos y menos solidarios con los más desposeídos, el estado de bienestar se pone en riesgo y la violencia con que el neoliberalismo fomentan estas prácticas tienen efectos desastrosos en la sociedad.

Ante lo anterior debemos regresar a revisar la postulación del Estado, pues aunque eliminó una era donde cada uno sabía quién era y su rol en la sociedad, el que sin duda era injusto, no es menos cierto que revisando la historia, la idea del Estado-Nación solo ha beneficiado en gran medida aquellos –burgueses antiguos y modernos- que por medios económicos logran poner en cargos de poder aquellos que en la mayoría de las veces solo responde a sus intereses, la idea del ciudadano con derechos naturales propios de su calidad de personas es sin duda una utopía que debemos de rebatir, como decía Tolstoi:  “Quien tiene dinero, tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen.”, siendo el estado de las cosas, quien tiene el dinero tiene el poder y quien tienen el poder impone, ordena y manipula a su antojo a aquellos que no lo tienen incluidos los Estados y sus gobernantes.

El deseo de esa nación civilizadora, solidaria y cívica, fue consumida a lo largo del tiempo por lo que el mismo Bauman denomina  la “sociedad de consumidores” que implica un tipo de trabajo que promueve, alienta o refuerza la elección de un estilo o estrategia de vida consumista, y que desaprueba toda opción cultural alternativa; una sociedad en la cual amoldarse a los preceptos de la cultura de consumo y ceñirse estrictamente a ello es, a todos los efectos prácticos, la única elección aprobada: una opción viable y por lo tanto plausible, un requisito de pertenencia[1].

El consumo promueve el tribalismo entre los que poseen y los que no poseen, entre las naciones ricas y pobres, en donde las personas ya no solo se identifican como miembros de un clan por el país o cultura de procedencia sino por las fuerzas externas que los identifican como personas a raíz de la marca o estilo de vida escogido y ofertado por el mercado, un ejemplo de eso es todos aquellos que se distinguen entre los Apple o los Android y alrededor de esas marcas se construye todo un sistema de cultura basado en el consumo que me diferencia del otro, las marcas crean tribus y esas tienen que estar plenamente separadas, estas tribus son extra naciones pues no son exclusivas de un lugar o país especifico sino de identidad creada, este es sin duda alguna resultado de la globalización, pues como bien lo señala Agier citado en el libro “tras la globalización de los capitales, mercancías y las imágenes, ha llegado la hora de la globalización de la humanidad[2].

Pero qué pasa con aquellos que no pueden formar parte de la tribus, en el libro se habla de la disrupción entre equivalencia de fuerzas entre capital y trabajo que como vemos luego de la neoliberal globalización ha perdido efectos condicionados, pues el capital ya no desea crear fabricas y lidiar con una fuerza laboral, la automatización y la globalización con la desestructuración laboral ha destruido el equilibrio entre la estabilidad laboral y el empresario, en la era de la especulación muchos han perdido su trabajo y la ilusión de idear una planeación de vida hasta llegar a la adultez. Con este fenómeno se genera lo que Gurnar Myrland llama los “infraclase” aquellos que no son resultado de defectos morales o ineficaces, son las grandes masas de personas sin trabajo, en fin, el desempleado aquel a quienes este sistema dejó sin capacidad de vivir bajo una ética de trabajo.

La idea del “infraclase” de Gurnar Myrland no son el resultado de la ineficiencia o los defectos morales de quienes se quedan sin trabajo, sino porque lisa y llanamente no habría trabajo para todos aquellos que lo necesitarán, desearán o pudieran trabajar, el desempleo estructural es la incapacidad de la sociedad para vivir según una ética de trabajo, esta es sin duda alguna una de las peores formas de tribalismo la división de aquellos “nosotros los trabajadores, los que podemos consumir” con aquellos denominados infraclase que son “parias” o “parásitos”, esos que no pueden consumir y que viven de las prestaciones o la beneficencia.

A más del tribalismo y toda vez que nunca será posible una renta minina, el sistema actual, moderno liquido ha creado una desigualdad bastante marcada, la libertad solo es valiosa en la medida en que tengo los recursos para ejercerla, caso contrario en un mundo donde el capital, el consumo y el dinero imponen las reglas, nacer libre pero sin medios es una esclavitud ciudadana, Edward Banfield nos describe muy bien esta libertad sin ejercicio: “El individuo de clase baja vive el día a día (…) Su conducta está gobernada por sus impulsos, ya sea porque no puede someterse a sacrificar el presente en pos de una satisfacción de futura o porque no tiene sentido del futuro en absoluto[3], por lo tanto, en este mundo desigual la valía de una persona depende de los recursos para hacer uso de su libertad.

Pero al no encontrar los Estados que hacer con esta Infraclase y los mercados menos aún, la desigualdad se hace coercible como bien lo afirma Giroux citado al inicio de este ensayo “criminalizar la pobreza”, sin duda alguna ahora las prisiones sustituyen a las instituciones del bienestar social y deberán seguir reajustándose a medida que se sigan reduciendo las medidas del estado de bienestar, es decir, como son pobres, no consumen, demandan  y como no hay como satisfacer la demanda, cosifico, criminalizo y saco del mercado aquel “rechazo” que ya no cumple su propósito: consumir. Esto me recuerda  hay un grafiti en las afueras de la cárcel de Guayaquil, Ecuador que decía: “aquí no se castiga el delito sino la pobreza”.

Los dos últimos puntos:, la vuelta al seno materno y la mirando hacia adelante pero yo le agrego mirando hacia atrás también, me permite revelar, aunque se vea oscuro el panorama, las ventaja de todo esto y es que ya tenemos el diagnostico, pero también tenemos las referencias, las causas y las motivaciones, a lo que debemos de sumarle las herramientas desarrolladas por una ciencia social que se está ocupando de estos temas y que denuncian día a día la insostenibilidad de este sistema y los grandes problemas que está causando, además cosa que no es poco tenemos una ciencias para la paz capaces de

abordar las raíces del conflicto actual para transformarlas y desarrollar el potencial no del ser humano sino de la humanidad completa, la paz neutra puede ser un aporte importante sobre todo en la capacidad de educar y transmitir valores que nos hagan menos consumidores y más humanos y quizás llenemos el vacío existencial de ser algo vendible.

Termino el análisis del libro concordando con Bauman y el Papa Francisco, el dialogo una poderosa herramienta de la paz neutra y de todos los tipos de pases, yo creo que ese es el método de la paz, el dialogo permite conocernos para salir de la tribu, emerger del seno materno, conocer al otro, darme cuenta que no es tan difícil la empatía, tolerar y amar, ser auténticamente solidarios, quizás a Hobbes le falto eso, no contener al ser humano por medio del Estado sino entender que la esencia del bien está dentro de él, quizás una sociedad de principios con una inteligencia espiritual (ética y moral) transforme las estructuras del poder y nos vaya devolviendo la humanidad a los humanos.

Como indicará antes, mi ideología me dice que hay tres cosas previas: el amor, la justicia y la paz,  aunque no tengo ninguna discrepancia con el análisis de Bauman, la Retropía podría empezar en tener la capacidad de que el mundo se construye desde aquellos principios incluso anteriores de la existencia de la tierra, partiendo a modo de carrera circular el amor como punto de partida y la meta y el camino será construido por  y en amor dando futro de amor, así con  la paz y la justicia si esos son los puntos de partida  las metas serán las mismas y el camino igual: paz, amor y justicia. Cierro con Tolstoi: “Yo creo que… si bien es cierto que hay tantas mentes como cabezas, entonces hay tantas clases de amor como corazones”.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Retropía: Autor Zygmunt Bauman; Barcelona, Paidos (2017)
  2. Vida de Consumo: Autor Zygmunt Bauman, Polity Press Ltd. (2007)

[1] Vida de Consumo, Zygmunt Bauman, Polity Press (2007), pág. 78.

[2] Retropía: Zygmunt Bauman cita a Michael Agier, pág. 80

[3] Edward Banfield, The Unheavenly City: The nature and Future of Our Urban Crisis, Londres, Little Brown, 1968, pp. 34 y 35.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s