CRIMINOLOGÍA PARA LA PAZ: TRABAJO COMPLETADO

Destacado

AGRADECIMIENTOS:

Quiero expresar mi agradecimiento a Jehová mi Dios, quien me ha concedido la Gracia de su Amor y por medio de la Fe en Él he podido superar las dificultades y obstáculos que se han presentado en el camino para culminar este proceso.

 A mi esposa Priscila por ser la corona y la luz de mi vida, por sus consejos, ánimos, paciencia y apoyo, en especial, por creer y seguir creyendo en mí.

A mi hija Isabella que es mi esperanza e inspiración y a mi familia de la cual me siento muy feliz de pertenecer porque de ellos he aprendido la bondad y servicio al prójimo.

Al mi Tutor José Antonio Esquivel Guerrero, por creer en la propuesta y apoyarla, en especial por su entrega y compromiso con el suscrito honrado sin duda alguna su calidad de Maestro.

Al Instituto para la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada, a los profesores y a sus enseñanzas dedicadas, por no ser mezquinos en sus conocimientos y por trabajar arduamente por que este Master de Cultura de Paz, Educación, Conflictos y Derechos Humanos permita entregar herramientas que espero algún día poner al servicio de los demás por medio de la paz.

RESUMEN:

El presente Trabajo de Final de Máster pretende analizar y estudiar el fenómeno social delincuencia tomando en consideración que el mismo produce millones de muertes, lesionados y cuantiosas pérdidas económicas por año; conflicto social que deriva en violencia y por tanto en la obstrucción del desarrollo de las capacidades humanas de las personas afectadas, sociedades y países. Generándose una falta de paz individual y social, lo que resulta en un asunto inaplazable para las ciencias para la paz.

Para abordar el tema de la falta de paz producto de la violencia producida por el conflicto social delito, intentaré fusionar las ciencias para la paz y la criminología tomando en consideración que las dos cuentan con fines de estudios similares como son: el conflicto, la violencia y la paz, la transdisciplinariedad de las mismas, con el objeto de crear una nueva línea de investigación que he denominado “criminología para la paz” o “criminología al servicio de la paz”.

ABSTRACT

The present Master’s degree thesis pretends to analyze and study the social phenomenon known as delinquency taking in consideration the million amount of deaths, injuries and countless economic losses it causes each year; social conflict that leads to violence and therefore in the obstruction of the people, societies, and countries involved to develop their full potential. Generating a deficit of individual and social peace, which results as an urgent matter to the science of peace.

To address the lack of peace due to the violence, product of the social conflict I’ll be trying to mix peace sciences and criminology taking in consideration that both take on similar research purposes, such as: conflict, violence, and peace, with the objective to create a new line of investigation which I’m calling “Criminology for the Peace” or in other words, criminology in service of peace.

Palabras claves: Criminología, Delito, Delincuencia, Conflicto, Violencia, Paz, Populismo Punitivo, Derechos Humanos, Moral, Ética, Cívica, Anomia, Cultura de Paz.  

Y es que lo que siempre ha movido y mueve el mundo son las ideas, y especialmente las ideas que no solo prenden la mente, sino en la mente y en el corazón de las personas” (sic) (Revival Movement Association, 2017)

CAPÍTULO I:  INTRODUCCIÓN:

JUSTIFICACIÓN:

1.1. El problema de la delincuencia y sus efectos:

Existe un fenómeno que se engendra desde el conflicto social y genera más graves conflictos sociales, y, a su vez es la causa de innumerables, variados y crueles actos de violencia, donde tanto víctimas como victimarios se encuentra en todo estrato social, sexo, edad, lugar, orientación social, religión, edad, etc. Este fenómeno social que no discrimina, que causa miles de muertes, lesionados, daños materiales, económicos y sociales por años e incluso estadísticamente más que algunas guerras se denominan “el delito o el fenómeno criminal”. Para contextualizar la gravedad de esta situación y las razones evidentes (pues porque existe violencia y no paz) de por qué es necesario investigar desde las ciencias para la paz esta problemática, revisemos algunos datos públicos. Según el Resumen Ejecutivo del Estudio Mundial del Homicidios publicado en el año 2013 por la Oficina de Naciones Unidad contra las Drogas y el Delito verificamos que “En 2012, casi medio millón de personas (437. 000) perdieron la vida a causa de homicidios dolosos en todo el mundo. Más de una tercera parte de éstos (36%) tuvieron lugar en el continente americano, 31% en África, 28% en Asia, mientras que Europa (5%) y Oceanía (0.3%) presentaron las tasas más bajas de homicidio a nivel regional” (sic) ((UNODC), 2013, pág. 1). Se puede apreciar que a esa fecha siete años atrás 6,2 personas por cada 100.000 habitantes en el mundo perdían la vida por causa de un solo tipo de delincuencia, esto es el homicidio o el homicidio calificado llamado asesinato.

Para el año 2014 La Organización Mundial de la Salud informa: “Cada año, más de 1,6 millones de personas en todo el mundo pierden la vida violentamente. La violencia es una de las principales causas de muerte en la población de edad comprendida entre los 15 y los 44 años y la responsable del 14% de las defunciones en la población masculina y del 7% en la femenina. Por cada persona que muere por causas violentas, muchas más resultan heridas y sufren una diversidad de problemas físicos, sexuales, reproductivos y mentales. Por otra parte, la violencia impone a las economías nacionales cada año una ingente carga financiera, de miles de millones de dólares de los Estados Unidos, en concepto de atención sanitaria, gastos judiciales y policiales y pérdida de productividad [énfasis añadido]. [sic] ((OMS), 2019) .

Lo brevemente expuesto acerca de la violencia y los asesinatos en el mundo tienen tasas que resultan alarmantes, para muestra sólo en Venezuela se sabe que por año mueren a causa de la delincuencia más de 23.000 personas siendo el país de Latinoamérica más violento con casi 81.4 muertes violentas por cada 100.000 habitantes al año.

Estas cifras que acabamos de citar dejan en evidencia que existe un problema grave que no permite a millones de personas desarrollarse pacíficamente a causa del fenómeno criminal, pese a que solo se ha mostrado un solo aspecto del fenómeno. No se ha hablado sobre la delincuencia en toda su problemática ya que, sin duda alguna, si fuésemos exhaustivos nos sorprenderíamos (p.e.) de cuanto se deprime una economía nacional por causas como la corrupción. Por tanto, para la ciencia para la paz y la criminología, intentar dar soluciones desde la investigación para la paz es una necesidad inaplazable y una responsabilidad ineludible con la humanidad entera. La criminalidad produce violencia y, por tanto, afecta a la paz o, porque no decirlo más claramente, “no hay paz donde hay criminalidad”. Así, desde esta perspectiva es pertinente proponer esta investigación ya que se afecta la vida, dignidad y existen claras violaciones a los derechos humanos en las circunstancias antes descritas.

 

1.2. El Populismo penal, violación a los derechos humanos y generador de mayor violencia:

Todo lo indicado en párrafos anteriores pretende contextualizar la gravedad del fenómeno, pero, en realidad, lo que también nos interesa desde la criminología para la paz[1] es investigar la respuesta Estatal o la Política Pública para disminuir esta pandemia global. Al plantearme esta investigación, la intención era estudiar un poco cuales han sido las políticas públicas para disminuir los problemas sociales que son germinadores de la criminalidad, pues opino que el crimen es la manifestación visible de problemas sociales más profundos. Este hecho conduce a analizar la forma en que la política ha generado programas de prevención de drogas, de educación en valores, de cultura de paz, de equidad y género, de justicia social, entre cientos que podrían implementarse para mitigar los catalizadores del conflicto social o para disminuir los efectos de los hechos violentos.

Los políticos (aquellos que gobiernan) ante la incapacidad de resolver los problemas sociales han venido un generando desde los años setenta del siglo pasado un discurso y unas acciones institucionales que los criminólogos denominan “Populismo Punitivo” o “Poder Punitivo”. Esta forma de gobernanza que, lejos de evitar resolver los asuntos de necesidad social que produce la criminalidad, pretende controlar a la sociedad por medio del miedo, la violación de los derechos humanos, y la excesiva punitividad (es decir, tipificar como delito casi todo) desplazando la responsabilidad institucional de resolver los problemas sociales con la respuesta penal. Esto no compete al Derecho Penal y, además, viola algunos principios del Estado Social de Derecho como es la mínima intervención estatal y la utilización de la pena privativa de libertad como ultimo ratio.

Por otra parte, esta excesiva punitividad es un discurso que pretende deslegitimar los derechos humanos, en especial principios como la universalidad, indivisibilidad e inherencia como “obstáculos” para la seguridad. El discurso es que todo aquel que los invoque la vigilancia al debido proceso y el respeto a los derechos humanos se convierte en un defensor de criminales y traidor de la sociedad a la que pertenece, porque lo que se busca es controlar y castigar como forma de gobierno, y se usa el crimen como plataforma política para ganar elecciones, sin reparar en el uso de la violencia y sin importar las consecuencias que esta práctica de política general, ya que, lejos de resolver los problemas los agrava aún más.

 Como principio básico, no se puede tener paz por medio de la violencia. La, respuesta como decía Johan Galtung, es: “si quieres paz prepárate para la paz”, pues los ciudadanos pierden su igualdad frente ante al Estado (o los gobernantes de turno), su libertad al existir más restricciones, es decir, sociedades verticales o policiales, y, por otra parte, sufren consecuencias más graves como por ejemplo los hacinamientos en las instituciones carcelarias y sus constantes dramas individuales y familiares, etc.

Cuando hablo de controlar me refiero al fenómeno de “Gobernar por Medio del Derecho Penal” para mayor compresión sobre cómo funciona cito: “… las características más visibles y mejor tratadas de la gobernanza a través del delito se vincula con la práctica de sancionar, reprimir y privar la libertad de las personas. Pero gran parte de la tarea de gobernar a través del delito es equipar a los ciudadanos para la búsqueda individual (aunque valorada por la sociedad) de seguridad y justicia, y guiarlos en esa búsqueda. Ya no se trata de la tarea de imponer disciplina o sancionar. Muchos expertos en la materia han observado cómo el “miedo al delito” se ha transformado en una meta a los que orienta las acciones de gobierno…” [énfasis añadido](sic) (Simon, 2012, págs. 36-37)

Ante lo dicho, la “Politización del delito” casi siempre es una respuesta a una crisis gubernamental ante la falta de habilidad o de decisión para resolver las causas que generan la reacción social delictual. Las estructuras políticas comenzaron a recurrir al delito como un vehículo para construir un nuevo orden social autoritario, lo que no solo genera violencia directa, (p.e. la que sufre el ciudadano cuando es asaltado) sino que se genera un violencia simbólica, cultural y estructural pues se mitifica al crimen y al delincuente. Por tanto, las sociedades pierden libertades, le temen al Estado y le temen al delincuente, es decir, se obtiene menos paz.

Esta nueva corriente de masificación política del delito, alabada en gran parte por los medios de comunicación, ha producido que el derecho penal considerado en el estado liberal moderno “de última ratio” comience a ser protagonista de los debates, relativizar los derechos humanos hasta definirlos como un “estorbo”[2] para los intereses nacionales de la seguridad y las “guerras” contra la delincuencia, drogas y muchas otras.

Este discurso pretende deslegitimar las garantías fundamentales, no solo del ciudadano penado o procesado, sino de todo aquel que reclama su espacio de libertad como derecho natural de los seres humanos. La seguridad jurídica solo es fundamental en la medida que sostenga la seguridad ciudadana, perdiendo su función garantizadora, sin citar la presunción de inocencia o menos aún de la mínima intervención estatal, fundamentos de los estados modernos y de las constituciones liberales de siglo XIX.

Como consecuencia, el problema más evidente y preocupante como jurista, y criminólogo e investigador para la paz es que estamos en la línea de retroceder a un estado premoderno donde la libertad solo puede estar en manos de pocos y, ante esta molesta realidad, por tanto, es nuestro deber diagnosticar el problema y plantear soluciones para que los derechos humanos sean garantizados plenamente por los Estados democráticos, donde la represión sea sustituida por la justicia y la armonía social: la paz.

Está claro que cuando se legisla para castigar y cuando se castiga como norma general, todo nuestro sistema de libertades y nuestros derechos humanos está seriamente en juego pues si el Estado excede los límites del contrato social, si se acepta esta forma desproporcionada del monopolio de la fuerza, se entrega poder sobre el ciudadano y, en último término, sobre su vida.

 “El derecho habla y cuando habla, no lo hace como todos nosotros –no es nuestro par, no es un igual– sino que, reclamando nuestra representación, se autoasigna el poder de poner en marcha el aparato de la coerción estatal”. (sic)  (Gargarella, El Derecho y El Castigo: De la injusticia Penal , 2011, págs. 1-2)

Cuando la normatividad se ajusta a este discurso violento cedemos nuestras libertades y le damos mayor poder al estado -entiéndase gobernante de turno- a imponerse sobre nuestras garantías básicas.

Las cámaras, asambleas y, en general todo aparato legislativo debería ser nuestra primera línea de defensa ante el amenazante problema de exceso punitivo. Sin embargo, al ser órganos de carácter político, las medidas “populares” tienen que tener una respuesta positiva ante la amenaza construida por el discurso populista punitivo. Los legisladores, en muchas ocasiones, se han convertido en los mejores voceros y repetidores del “alocución del miedo” y de primero “la seguridad frente a los derechos humanos”, quedando en manos de la justicia el destino de esta nueva normatividad inquisidora.

La administración de justicia -no los juristas y criminólogos que estamos llamados a ser defensores de la justicia y no solo de leyes- por su parte es incapaz de responder pues debe ejecutar las leyes que se crean sin razonamiento o sin debates legislativos.

La mejor arma de este tipo de gobernanza siempre es la excusa de “emergencia” en su forma de “emergencia nacional”, lo que hace que algunas leyes no cumplan el proceso de la legislación y una debida y democrática discusión parlamentaria. Sin embargo, esto presenta dos retos:

a) Que la justicia penal no tiene la capacidad de resolver toda cantidad de procesos que se producen día a día, y menos aún los derivados de problemas sociales que terminaron en normas penales, y;

b) La permanente injerencia de los poderes públicos y los medios de comunicación (tipo -bullying mediático y político) que se hace a los jueces cuando sus decisiones no se corresponden con los intereses de estos poderes y medios de comunicación. Parafraseando la cita de Gargarella: “Cuando la ley habla a veces es violenta, y es más violenta cuando no es producto de la razón sino del miedo, dejando más problemas que soluciones reales”.

Como se expone del informe anual del año 2017 de la Organización Human Wright Wacht: “Los derechos humanos existen para proteger a las personas de los abusos y el desamparo de los gobiernos. Los derechos limitan lo que un Estado puede hacer e imponen obligaciones con respecto a cómo debe actuar. No obstante, en la actualidad, una nueva generación de populistas está malogrando estas garantías. Pretendiendo hablar en nombre del “pueblo”, consideran a los derechos un impedimento para lo que ellos entienden como la voluntad de la mayoría, un obstáculo superfluo que se interpone a la defensa de la nación frente a las amenazas y los males que supuestamente se ciernen sobre ella (sic).” [énfasis añadido]  (El peligroso avance del populismo: Ataques Globales a los valores de derechos humanos , 2019)

En resumen, el populismo penal refuerza un modelo autoritario de gobierno, que limita las libertades de los seres humanos al tener que perder parte de su privacidad personal so pretexto de la seguridad pública. Además, este tipo de políticas, cuando se convierten en normas jurídicas, disminuyen la relación de igualdad entre el Estado y el ciudadano, poniendo en riesgo el derecho a la vida. No sólo se contempla la posibilidad de ir a la cárcel por casi cualquier causa, sino que se otorga el derecho al Estado para que a se use la fuerza por cuestiones que no son delitos y no ameritan este tipo de intervenciones violentas.

También se pone en riesgo la seguridad jurídica de las personas pues las garantías procesales derivadas de los derechos humanos están siendo degradadas como una cuestión superficial y como un verdadero impedimento en el supuesto desarrollo de la justicia y la seguridad ciudadana. Así vemos que se pone de manifiesto que en los estados donde imperan estos discursos del miedo es dudoso el respeto a los derechos humanos, y esto en sí mismo pone en serias dudas la democracia y la paz ciudadana, por eso considero que el discurso del populismo penal es una importante amenaza mundial.

Debemos regresar la mirada a Cesar Becaria, fundador del Derecho Penal Contemporáneo y quien sustentó las principales ideas del liberalismo penal, cuando expresa “Hay que tener cuidado porque no es verdad que los castigos más crueles consigan algún efectivo. A medida que los castigos son más crueles, los hombres se endurecen y para que una pena obtenga su efecto basta, y esto es necesario tenerlo presente, que el mal sea superior al bien que sale del delito”   Es hora de poner el dedo en la llaga e investigar la tendencias involutivas que aquejan a este populismo penal y así “(…) sirva para que algunos fijen su atención en estos problemas y para despertar algunas consciencias que en los últimos años parecen haber perdido una parte de su capacidad para enfrentarse críticamente con la realidad que nos rodea (sic) [énfasis añadido]”  (Muñoz Conde, Prólogo del libro El Nuevo Derecho Penal, 2009)”.

 

1.3 Acerca de la Criminología y las Ciencias para la paz:

¿Cómo se previenen entonces aquellos problemas sociales que producen delincuentes y delincuencia? ¿Cómo prevenimos que el Estado produzca más violencia por medio del Populismo Penal? Para responder es necesario entender que debemos empezar a cuestionar lo establecido, y que el rumbo que la humanidad ha tomado para abordar este problema solo ha creado estereotipos, marginados y, lo que es peor, un ambiente de guerra no declarada. El instrumento básico para ello es la coerción, los ciudadanos con miedo y con menos libertades, con enormes cantidades de leyes punitivas no propias de estados democráticos sino de policías, y con guetos urbanos y desigualdades enormes, es decir, países sin guerras, pero con ausencia de paz.

Para el jurista y reconocido criminólogo Dr. Raúl Eugenio Zaffaroni “La Criminología no puede entenderse sin que su objeto de estudio aborde las relaciones de poder (sic)”. Por otra parte, ni el derecho (en especial los derechos humanos y el derecho penal) ni la propia criminología deben legitimar el exceso de punición. Las garantías de los procesos sociales y jurídicos deben estar obligadas a hacer precisamente lo contrario: limitarlo, para tener sociedades horizontales donde el goce de los derechos humanos sea plenamente ejercido.


En la misma línea Zaffaroni dice que: “…la ciencia criminológica como un saber o conjunto de conocimientos que nos permite explicar cómo operan los controles sociales punitivos de nuestro margen periférico, qué conductas y actitudes promueven, qué efectos provocan y cómo se los encubre en cuanto ello sea necesario o útil para proyectar alternativas a las soluciones punitivas alternativas menos violentas que las existentes y más adecuadas al progreso social (sic)”.

Siguiendo esta línea argumental surge un ejercicio del poder selectivo, una violencia que se reproduce. Además, existe un condicionamiento de mayores conductas lesivas y, al menos en los sistemas de justicia latinoamericanos, existe en general una corrupción institucional, una verticalización social y la destrucción de las relaciones horizontales o comunitarias. Esto propicia deslegitimar el sistema penal, que se asemeja a una guerra, y es un “hecho de poder real”. Así, es difícil hablar de paz sin que la garantía de la mínima intervención estatal sea una realidad. Mi pensamiento es que la “pena” es una violencia en todo el significado de la palabra, y que es hora de llenar este vacío desde la ciencia para la paz. 

La Criminología es una ciencia interdisciplinar que la componen básicamente seis ciencias auxiliares: la Criminalística, la Antropología, la Biología, la Sociología, la Psicología, el Derecho Penal, los Derechos Humanos. El objetivo es reducir los niveles de delincuencia previniendo que el conflicto no se transforme en violencia e intervenir una vez producido el hecho violento con aportes científicos y prácticos para reestablecer la justicia, la armonía social y la paz. Además de estas ciencias auxiliares básicas, en algunas teorías criminológicas se incluyen otras ciencias que ayudan a estos cometidos como son la educación, el trabajo social, la no violencia y las ciencias políticas, lo que convierte a la criminología es una ciencia transdisciplinar.

Según la Enciclopedia de Paz y Conflicto de la Universidad de Granada, respecto a la definición de la Investigación para la paz se dice: “Los ejes princípiales que a lo largo de los años han ido definiendo la Investigación para la Paz, podríamos agruparlos entres: La Paz como objetivo que se persigue y a su vez aúna todas las realidades y expectativas. La Violencia como obstáculo que frena las potencialidades de las realizaciones humanas. Y el Conflicto como mediación omnipresente, en todas las realidades humanas, entre una y otra (…) Existe, además, otro valor añadido que concierne a cada disciplina, ya que al interactuar en el campo transdisciplinar de la paz adquiere mayor transcendencia científica, relación con las demandas sociales y utilidad filantrópica [sic]”. Por último, la transdisciplinariedad es la síntesis orgánica que se produce al interaccionarse diferentes disciplinas, y combinar los medios propios de cada una de ellas, con el objetivo de estudiar los problemas bajo una nueva luz, conceder así una nueva identidad a esta investigación [énfasis añadido] (sic)”  (Enciclopeadia de Paz y Conflictos, 2004, págs. 596-597).

Por tanto, la Ciencia para la Paz se ocupa de la paz (su existencia, permanencia, etc.) pero también de la violencia y del conflicto y para el logro de sus objetivos invita a la integración de otras disciplinas científicas.

En conclusión, la investigación para la paz y la criminología se amalgaman no sólo en la Inter transdisciplinariedad sino también en objetivos similares: paz, violencia y conflictos. Por lo tanto, es factible y consecuente crear una “Criminología para la Paz” como nuevo saber científico de la Investigación para la Paz.

Espero demostrar que una “La Criminología para la Paz” es factible a la integración de la investigación para la paz, pero ¿Cómo actuará sobre los efectos violentos del populismo penal reduciendo a su vez las probabilidades del conflicto y la violencia que produce el delito?Fundamentalmente cambiando el paradigma de estudio, comenzando el estudio del fenómeno delincuencial desde la paz y no desde la violencia –si vis pacem para pacem– siendo el conflicto su mediador, y en ese camino partir del estudio de la violencia Simbólica, Cultural y Estructural fomentado por el populismo punitivo con el objetivo de neutralizar[3] sus efectos.

Desde mi enfoque como pacificador considero que, en lugar de incrementar la violencia mediante la respuesta estatal excesiva, necesitamos minimizar esa violencia respondiendo pacíficamente a las causas que originan el delito, reforzándola con mecanismos jurídicos no formales tales como la mediación, conciliación o cualquier forma alternativa de solución de conflictos en conciencia o equidad, y también reforzando y seguir creando una Cultura de Paz para lo que las ciencias para la paz, los derechos humanos y la propia criminología son fundamentales.

En este trabajo se intentará investigar el desarrollo de una nueva corriente criminológica sostenida epistemológicamente desde la transdisciplinariedad de la ciencia para la paz. ​La intención es delinear una línea de prevención pacifica del fenómeno criminal desde un enfoque individual, social y comunitario, usando las herramientas de la cultura de paz, noviolencia, los derechos humanos, la otredad y la educación para la paz. La criminología tiene esa capacidad al ser una ciencia interdisciplinar que, unida a lo desarrollado por las Ciencias de la Paz, podría arrojar excelentes resultados cambiando quizás algunos de los conflictos actuales.

Posiblemente, una “criminología para la paz” o una “criminología al servicio de la paz” aportará elementos para que los conflictos sociales que derivan en delincuencia sean atendidos desde un enfoque teórico y práctico que permita reducir la criminalidad y, consecuentemente, la violencia.

Por otra parte, ampliará el campo de estudio de las ciencias para la paz para abordar el tema de la delincuencia como fenómeno social y su transformación en formas pacificas de convivencia. Por último, permitirá desarrollar una alternativa al discurso penal punitivo generador de violencia simbólica, cultural y estructural y directa.

El deseo finalmente es proponer al derecho penal público y, en general, al Estado, la forma de encontrar alternativas para cumplir sus objetivos universales, esto es, realizar la justicia (por medio de la paz) y devolver la armonía social que es paz. Por este motivo nos preocupamos tanto desde la criminología y desde las ciencias para la paz de las causas desde un enfoque pacífico, y de sus resultados también desde un enfoque pacífico.

CAPÍTULO II: Pregunta de Investigación:

¿Se puede crear una “criminología para la paz” para abordar de forma pacífica el conflicto del delito, y así prevenir las causas que generan la delincuencia como son la violencia simbólica, estructural, cultural y directa?

Considero que sí se puede, por lo que comenzaré explicando el problema por medio de la comparación de distintas teorías criminológicas acerca del crimen, en particular aquellas de carácter psico criminológicas y socio criminológicas, para entender que el fenómeno de la delincuencia tiene sus orígenes en problemas sociales no resueltos y que mientras estos no se atiendan difícilmente se van a reducir. Así mismo se intentará demostrar que la respuesta punitiva excesiva no generaría resultados positivos, sino que más bien agravaría el problema.

Con relación a la paz nos vamos a enfocar en proponer cambiar el paradigma, la paz no llega por medio de la seguridad, la seguridad es producto del establecimiento de la paz. Cuando se procura la seguridad más que la paz, en particular la seguridad ciudadana, ocurre lo siguiente:

  1. Se mitifica y se maximina los efectos de la delincuencia, es simbólica, se crean estereotipo, se cosifica, y se establecen zonas específicas de una ciudad declarándolas inseguras y un grave riesgo para todas las demás personas de esa ciudad o estado, por eso la paz simbólica debe establecer parámetros para prevenir los conflictos sin generar exclusión, mediante la paz simbólica y con la ayuda de los medios expuesto en la paz neutra proponemos atender este tipo de violencia en especial neutralizar los efectos del populismo punitivo;
  2. Al simbolizar la delincuencia como el más grande problema de la sociedad, echándole la culpa de todo los males de un país a ese fenómeno social, se genera una violencia cultural que justifica actos de intolerancia de los ciudadanos hacia determinadas personas o zonas geográficas, por eso la población hasta celebra el uso indiscriminado de la fuerza y la violación de derechos humanos a esas personas o  lugares que simbólicamente fueron creados para ser violentados, aquí a paz cultural deberá proponer un diagnostico que indague lo endógeno y exógeno de los conflictos y en virtud de los mismos establecer cuáles son los reales trasfondos de la delincuencia y su verdaderos efectos separándolos de otros problemas sociales;
  3. Con relación a la violencia estructural enfocarnos y ser activos en limitar el poder punitivo reforzando la importancia de los derechos humanos y las garantías del debido proceso que son los que limitan el exceso del uso de la fuerza; por otra parte, demostrar que es precisamente la violencia estructural, al no atender las causas que generan la delincuencia, la que reproduce el hecho como reacción social; y,
  4. Con relación a la violencia directa deberá realizarse campañas de pacificación en los sectores más desentendidos pero además se debe hacer un lobbing permanente en el poder político para que comprendan que seguridad, progreso y justicia solo nacen de la paz que como hemos visto deberá hacerse con la ayuda de educación cívica para la paz, valores éticos y morales, otredad, no violencia, el comunitarismo, los métodos alternativos de solución de conflictos en conciencia y equidad, particularmente, la figura jurídica de los jueces de paz, la mediación y la conciliación comunitaria.

Considero que la suma de todos los componentes podría crear una nueva línea de investigación para la paz que he denominado “criminología para la paz”, y que ayudaría a generar programas de políticas públicas de seguridad ciudadana para resolver los problemas sociales que origina el delito de forma pacífica y así disminuir la violencia que este fenómeno genera, para lo cual fusionaríamos las dos ciencias aprovechando su transdisciplinariedad, para mayor comprensión ver el gráfico siguiente:

CAPÍTULO III:  OBJETIVOS

3.1 OBJETIVO GENERAL

Crear una nueva línea de investigación al servicio de la paz denominada “criminología para la paz” con el fin de prevenir pacíficamente los conflictos sociales que producen la delincuencia y la criminalidad.

3.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Demostrar que la Investigación para la Paz y la Criminología tienen intereses y objetivos similares tales como el conflicto, la violencia y la paz, y que desde la transdisciplinariedad las dos ciencias se pueden fusionar para abordar el fenómeno social de la delincuencia.
  2. Demostrar que una “criminología para paz” puede desarrollar modelos de políticas públicas alternativas para enfrentar las causas que producen la criminalidad desde las propias comunidades, generando además una cultura de paz.
  3. Explicar desde una “criminología para la paz” que el discurso del populismo penal o exceso de punitividad solo reproduce violencia simbólica, estructural, cultural y directa, no siendo la mejor forma de resolver este grave problema mundial.

 

CAPÍTULO IV: METODOLOGÍA

El problema se va a abordar por medio de la comparación de teorías psico socio criminológicas que explican el conflicto social delincuencia y a partir de allí se irá desarrollando la posibilidad o no de la creación de una nueva línea de investigación denominada “criminología para la paz”, que resultaría de la fusión de la criminología con las ciencias para la paz aprovechando la transdisciplinariedad de las mismas y de sus objetivos similares como son el conflicto, la violencia y la paz.

Por lo antes descrito, la investigación es inductiva-cualitativa y por su finalidad aplicada, por lo que se desea mejorar y solucionar un problema actual.

La metodología es de carácter documental en el campo de la criminología, sociología criminal, psicología criminal, teorías de las paces, la educación para la paz, educación en valores cívicos, conflictos, derechos humanos, noviolencia y métodos alternativos de solución de conflictos en equidad o conciencia.

CAPÍTULO V:  MARCO TEÓRICO

En este capítulo vamos a aproximarnos a tres aspectos esenciales con objeto de contextualizar y tratar de conseguir un conocimiento básico de ciertos conceptos y principios necesarios para entender los objetivos de esta investigación. Por tanto, es necesario establecer:

  1. Un acercamiento a la criminología, su concepto y ámbito de acción en un intento de poder determinar cuál puede ser su potencial aporte a las ciencias para la paz;
  2. Aproximarnos a las teorías sociológicas y psicológicas que explican las causas de la delincuencia, y demostrar que la misma tiene orígenes en problemas sociales no resueltos; y,
  • Un análisis del divorcio entre la ley, la moral y la cultura, y como por medio de esta propuesta se podrían atender los factores que producen el conflicto social y la delincuencia, así como lograr integrar por medio de la “criminología para la paz” una armonía entre estos sistemas de regulación endógenos y exógenos.

 A partir del análisis de todos estos elementos se presentarán las alternativas pacificas para redefinir la política criminal desde las ciencias para la paz y, en la medida que avance la investigación, se abordarán los aspectos negativos populismo penal y la relativización de los derechos humanos de manera transversal.

En esta primera sección del marco teórico, por lo tanto, nos centraremos en los estudios criminológicos sin ahondar en profundidad en los mismos para irlos enlazando con los conceptos de la ciencia para la paz, que serán la segunda parte de este apartado, pero ya con propuestas concretas del por qué la necesidad de crear una nueva línea de investigación que he denominado “criminología para la paz”.

 

 

5.1. CONCEPTO DE CRIMINOLOGÍA Y SU ÁMBITO DE ACCIÓN:

Antonio García Pablos en su “Tratado de Criminología” define la Criminología como  “la ciencia empírica e interdisciplinaria que tiene por objeto el crimen, el delincuente, la víctima y el control social del comportamiento delictivo; y que aporta una información valida y constatada y fiable sobre la génesis, dinámica variables del crimen – contemplado éste como fenómeno individual y como problema social, comunitario [énfasis añadido], así sobre su prevención eficaz, las forma y estrategias de reacción al mismo y las técnicas de intervención positiva en el infractor y la víctima (sic)” (García-Pablos de Molina, 2014, p. 519)

Como vemos del concepto transcrito “el crimen” es una suma de factores complejos directos e indirectos, y llama la atención la referencia a un fenómeno que es producto del conflicto social e individual, que origina violencia (criminalidad y victimarios) y consecuencias violentas (víctimas y daños patrimoniales) que a su vez se traduce en más violencia y consecuentemente en falta de paz directa, estructural, cultural y simbólica.

De la misma manera, este concepto es bastante útil pues se aborda la problemática como un problema comunitario, social e individual, es decir, abarca todos los aspectos de la sociedad, estando de acuerdo con el hecho de que la criminalidad es consecuencia de aspectos sociales que se originan en la esfera social y comunitaria, y que se manifiesta en comportamientos individuales. Por tanto, para que esos comportamientos (que son la parte visible del conflicto delincuencia) disminuyan debemos procurar que desde el Estado se le permita devolver a la comunidad la capacidad resolver gran parte de estos problemas, y que las políticas públicas procuren atender y no sólo reprender como ocurre en este momento.

Otro concepto de Criminología es el que propone la European Society of Criminology que en al año 2000 formuló el siguiente concepto· “Todo conocimiento académico, científico y profesional acerca de la explicación, prevención, control y tratamiento del crimen y la delincuencia, del agresor y la víctima, incluyendo medición y del crimen, la legislación y la práctica del Derecho Penal, el cumplimiento de la ley, y los sistemas de justicia judicial y correccional” (sic) (Criminology, 2017).

Por último, la definición de Hans Göppinger considero que es la más adecuada para nuestro estudio propuesto, ya que se ocupa, al igual que García-Pablos de Molina, tanto de lo individual como lo social, cito: “Ciencia empírica e interdisciplinar que se ocupa de las circunstancias de la esfera humana y social, relacionadas con el surgimiento, la comisión y la evitación del crimen, así como del tratamiento de los violadores de la Ley (sic)” [énfasis añadido] (Göppinger, 1975) 

Mi preconcepto de criminología: es una ciencia transdisciplinar que se ocupa desde la paz sobre las causas, individuales, sociales y comunitarias que producen la criminalidad, el delincuente y la víctima, así como el estudio de las medidas para prevenirla de forma pacífica mediante la generación de una cultura de paz para el retorno del estado de armonía y paz social.

En base a los conceptos visto y al análisis hecho paso a diagramar el problema de la alteración a la paz producido por el fenómeno conflicto-delito y las causas previas frente a la paz.

Como vemos, los cuadros 4 y 5 que interpretan gráficamente los conceptos expuestos, reflejan que el tema de la violencia que se generar a raíz de la criminalidad se debe a factores anteriores y presentes como forma, hechos y sistemas de interacción social desviada o ausencia de paz.

En cuanto al resultado, los cuadros demuestran también que a mayor trabajo desde un enfoque de la paz sobre los factores individuales, comunitarios y sociales podrían mejorar la dinámica social haciendo que los sistemas de interacción sean pacíficos. Sin embargo, cuanto menor sea la atención, la complejidad de los factores genera reacciones sociales como la delincuencia que se trasladan a un control social difuso (reacción social) violento y a la exigencia de políticas públicas excesivamente punitivas o, lo que es peor a un “populismo punitivo” generadora de represión (violencia simbólica, estructural y cultural), relativización de los derechos humanos (violencia directa) y desarmonía social.

En conclusión, la criminalidad es consecuencia de falta de atención pacifica de factores previos, las medidas que se trabajan desde el resultado de esa desatención son violentas, verbo y gracia, no hay paz previa no hay paz como consecuencia.

En resumen, la Criminología como ciencia es transdisciplinar y se ocupa de la criminalidad que la previene en el campo social, comunitario, individual y también en el político. Y al tratar de reducirla por medio de la prevención desde las ciencias para la paz, la violencia que genera la delincuencia podría transformarse en paz individual y colectiva y que esto, desde mí óptica, solo se logra cuando se parte de la paz y por medio de la paz, cuando atendemos precisamente los factores y no sólo reaccionamos ante los resultados. Ilustrando, pensando, diagnosticando el conflicto, atendiendo la violencia y la reacción social, diseñando programas de prevención de la delincuencia y políticas de seguridad desde la paz, que atiendan los factores desde la paz. Actuar desde la paz es el interés de esta investigación de una “criminología para la paz”.

Para comprender los objetivos de esta tesis haremos un repaso a los estudios de la delincuencia desde un enfoque psico-socio-criminológico y contrastar el ajuste a las propuestas de esta investigación. En lo referente a las teorías sociológicas nos centraremos en aquellas que hablan de la frustración social e individual producto del resquebrajamiento moral de la sociedad para visualizar como estos postulados afectan al fenómeno social criminal. Específicamente, las doctrinas de Emile Durkheim y Robert Merton sobre la anomia, entre otras razones porque considero que aún están vigentes (ahora por el cambio tecnológico acelerado, consumismo, etc.) y explican claramente la desviación y las subculturas detonantes de la criminalidad.

 Por otra parte, las teorías psico criminológica cognitivas-conductuales son de suma importancia, en especial los mecanismos de desplazamiento moral que impiden el autocontrol y la autoeficacia moral individual, y como desde el determinismo recíproco mediante la aplicación de la propuesta (explicitada en este trabajo) se podría generar una Cultura de Paz real (no utópica), haciendo posible que el individuo sea fruto de una sociedad pacífica y una sociedad pacifica sea el trabajo de todos los individuos para el desarrollo de todas sus potencialidades humanas. 

Para finalizar el marco teórico analizaremos los alcances de la Cultura de Paz como modelo a seguir para realización de cambios profundos y como, desde esta concepción, se pueden atender los factores individuales, sociales y comunitarios para reducir la delincuencia y la violencia y generar paz. Además, expondremos brevemente la tesis de Antana Mokus del divorcio de la ley, la moral y la cultura y, partiendo de estos conceptos, modelaremos la propuesta concreta de una “criminología para la paz” como una nueva línea de investigación al servicio de las ciencias para la paz, para crear programas de políticas públicas de seguridad ciudadana pacíficas y reducir significativamente la violencia simbólica del “populismo penal”.    

5.2. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS DEL DELITO. LA ANOMIA DE DURKHEIM Y MERTON. VALORES, SOCIEDAD Y MORAL

           

5.2.1. La Anomia de Emile Durkheim

Émile Durkheim, fue un investigador en el campo de la sociología y la política sostiene que: “si la sociedad cumple adecuadamente, tanto la colectividad como cada uno de sus miembros lograrán un orden estable que les permita desarrollarse plenamente” (sic) (Durkheim É. , 1988). “Cuando esto no ocurre, y la sociedad cae en una situación de anomia, pierde su fuerza para regular e integrar a los individuos, pudiendo producirse consecuencias adversas tales como el suicidio[7] estudiado por Durkheim” (sic) (López Fernández M. d., 2009, pág. 131).

De lo transcrito se deduce la importancia de la existencia de una sociedad de principios comunes básicos o acuerdos mínimos, y la anomia vendría a hacer como un vacío individual y colectivo de lo que debería entenderse por medio de la sociedad como correcto o incorrecto. Cuando existe la anomia los individuos ya no tienen claro lo que es justo de lo injusto y los inhibidores sociales se encuentran debilitados o dejan de existir, generándose un sentimiento de frustración e insatisfacción (entre otras cosas porque pierden los vínculos sociales y propósitos comunes y concentración de ego). Es ahí cuando se desbocan los deseos pues se pierden las referencias y solo se buscará el placer generándose conductas ofensivas y delictivas.

Durkheim señala que el ser humano es “insaciable en sus ambiciones” (sic) (Durkheim É. , 1988). Cundo se logran satisfacer las necesidades inmediatamente creamos nuevas y diferentes, lo que genera una permanente situación de “inquietud o insatisfacción mortificante”. Es por eso que la sociedad actuaría como una fuerza exterior que limita estas especies de pasiones volviéndolo a la avenencia con sus necesidades reales. Por eso, la sociedad, ejercería un poder regulador de autoridad colectiva.

En su libro “La Educación Moral” (1902), se explica que la anomia puede eliminarse por medio de la educación, así las personas logran contener sus pasiones y a la vez impone normas sociales que limitan las actuaciones externas. “Durkheim sostiene que la moral, entendida como el conjunto de reglas externas que determinan imperativamente la conducta, es la encargada de fijar y regular las acciones de los hombres imponiendo con ello deberes para lo cual el cuerpo que lo ejerce debiera ser reconocido como una autoridad legítima con mandato imperativo[8] (sic) [énfasis añadido] (López, 2009). A partir de la determinación y regularización de valores, aptitudes y comportamientos se logra la disciplina que determinan los límites necesarios para contrarrestar los deseos ilimitados de los que los seres humanos cautivos.

La anomia aparece en momentos de transición y reajuste económico. Esto sucede cuando el crecimiento económico es demasiado rápido, y los reguladores morales no evolucionan a la par para controlar o manejarse mientras esos cambios sociales se están produciendo. Esto provoca conflictos sociales, para lo cual la sociedad no está preparada a afrontar y se pierde el control social difuso (pautas) y los individuos miembros de esa sociedad buscarán alternativas desviadas para resolver sus conflictos así podemos explicar la delincuencia.  Sin embargo, anomia no significa ausencia total de normas sino más bien la no integración del sistema de funciones sociales.                                                         

5.2.2. Anomia de Robert Merton:  Teoría de la Estructura Social

“Según Kornhauser (1978), para Durkheim, las fuerzas que conducen al delito son de naturaleza humana (versión hobbesiana), y asume que las variaciones en la tasa de delitos son consecuencia de las restricciones impuestas por la cultura. En la visión de Merton, es la cultura (americana) la fuerza que conduce al delito, explicándose las variaciones en el índice de delincuencia por la variación que se produce en las propias fuerzas culturales (sic)”. (Teijón Marco, 2018)

En su obra “Social Theory and Social Structure” publicada en 1957, Robert Merton sostiene “que la anomia es producto de la fragmentación de la estructura cultural de la sociedad (sic)”. “Las constantes transformaciones de la sociedad tal como se verifica desde la época medieval a moderna a posmodernas y transmodernas producirían una desestructuración de las normas culturales. Esta oposición entre los objetivos establecidos como legítimos y los medios considerados como tales para alcanzarlos jugando, en dicho proceso, juegan un papel importante las variables socioeconómicas (sic)” (López, 2009). Precozmente, ya en la socialización las personas vamos encasillándonos en lo que esperamos de nosotros y lo se espera de nosotros y se nos inculcan los medios admitidos para hacerlo y cuando esto no corresponde con la realidad se produce un resquebrajamiento individual y social que se manifiesta en acciones contrarias a la moral, ética y cívica.

El problema se presenta cuando existe un rompimiento cultural y las personas nos vemos en la imposibilidad de alcanzar la idea encasillada en nuestro interior (el ideal construido) frente a la falta de herramientas necesarias para hacerlo (los medios inculcados para alcanzar el ideal construido). Cuando esto ocurre nace en nosotros una frustración (por eso se llama en algunas ocasiones a esta teoría la de frustración social), y ahí es cuando los individuos buscan alternativas para reducir ese fracaso. La respuesta como alternativas para salir de la frustración dependerá de la posición que ocupa el individuo en la estructura social determinada.

Cuando existe una brecha entre fines y medios se podrán presentar diferentes tipos de respuestas individuales como la Conformista, la Ritualista, el Retraimiento y la dos últimas que nos interesan para los propósitos de este estudio:

  1.  “la Innovadora”, caso en el que se aceptan las metas culturales, pero no los medios que la sociedad establece para alcanzarlas. “Al respecto el Merton sostiene “que cuando dicha situación se presenta, es como si se invitara a la transgresión” [énfasis añadido], a buscar medios eficaces, aunque condenados, llegando incluso a la tolerancia social por parte de la sociedad con tal que se logre el éxito. Usualmente esta conducta se presenta en clases socioeconómicas más bajas ya que los medios son más limitados para alcanzar legamente los objetivos establecidos por la sociedad y el Estado; y,
  2.  “la Rebelión”, en donde se rechazan tanto los medios y se hace aceptable la torsión de los fines, ya que hay un rechazo total a las pautas culturales vigentes. Aunque no se manifiesten visiblemente, son aquellas personas que forman parte de una clase social en ascenso, y que requiere para lograrlo alcanzar éxitos pecuniarios, (p.e.) como ocurre con cierta clase media latinoamericana y la corrupción.

La causa de la anomia es la incapacidad de alcanzar las metas propuestas por la clase hegemónica mediante los medios establecidos como legales y, por tanto, hacer uso de medios ilegales para lograr la acumulación de dinero (fin impuesto como equivalente al logro del éxito).

[10] (Teijón, 2018, pág. 8)

 Sobre la anomia de Durkheim y Merton podemos concluir:

  1. Las teorías clásicas de la frustración (anomia) ofrecen una explicación razonable del delito desde un punto de vista teórico. La frustración que es ruptura de medios y fines idealizados e indoctrinados individual y socialmente, tiene un mayor impacto en aquellos sujetos procedentes de los estratos sociales económicamente más desfavorecidos. La frustración es el resultado de la disconformidad entre los objetivos definidos impuestos culturalmente y los medios que la sociedad facilita para alcanzarlos.
  2. “Por otro lado, la estructura social, que es la que “define, regula y controla” los procedimientos institucionales lícitos para alcanzar esos objetivos, niega a ciertas personas los medios legítimos necesarios para ello, bloqueando activamente las vías de acceso a los mismos” (sic) (Merton, 1938, p. 672-678). “La imposibilidad de acceder a estos ideales de éxito económico y movilidad social a través de medios legítimos presionan a los individuos hacia la desviación” [énfasis añadido] (sic) (Agnew y Passas, 1997).

Por tanto, al no existir normas reguladoras macro que permitan guiar al individuo, y al estar bloqueados los medios para alcanzar los fines, el ser humano entra en frustración recurriendo a medios paralelos para conseguir lo socialmente impuesto, es ahí cuando se recurre al delito como forma para conseguir esos objetivos o como rebelión aun sistema que consideran injusto.

Antes de concluir con este apartado vale tener en cuenta que la teoría de la anomia de Durkheim fue presentada en un momento histórico en el que se produce un importante cambio en la división del trabajo (modernidad), y la humanidad se transformaba de una sociedad agraria con intereses y valores comunes y colectivos a una sociedad mecánica propia de la era industrial donde priman los intereses individuales.” Por su parte, Merton basa su teoría en la sociedad americana, donde se contempla tanto la idea del “American Dream” como el “más amplio contexto histórico y socioeconómico (sic)” en el que se desarrolla, no pudiendo ser deslindado uno del otro”. (sic) (Passas, 1997, p. 69).

Sin embargo, en el mundo occidental esta anomía aún sigue vigente por los cambios bruscos y continuos en el desarrollo tecnológico excesivo, el capitalismo y el consumismo, etc. Este hecho lo resume muy claramente Zygmunt Bauman en sus obras sobre la modernidad líquida -ya nada es permanente, todo es líquido-, y en ese contexto las normas sociales y morales tampoco lo son o, lo que es peor, no encuentran tiempo para adaptarse o crearse.

 

5.2.3. APRENDIZAJE COGNOSCITIVO SOCIAL: Albert Bandura y los mecanismos cognitivos de desplazamiento moral.

La teoría del aprendizaje cognoscitivo social subraya la idea de que buena parte del aprendizaje humano se da en el medio social. Al observar a los demás, las personas adquieren conocimientos, reglas, habilidades, estrategias, creencias y actitudes. También aprende acerca de la utilidad y conveniencia de diversos comportamientos fijándose en modelos y en las consecuencias de su proceder, y actúa de acuerdo con lo que cree que debe esperar como resultado de sus actos. El máximo exponente de este tipo de teorías que explicarían la delincuencia es el psiquiatra norteamericano Albert Bandura.

Albert Bandura cree que la agresión se aprende a través de un proceso llamado “modelado de comportamiento” mediante el proceso de aprendizaje por observación que es también conocido como imitación.

5.2.3.1. Mecanismos de disentimiento moral.

Los mecanismos de regulación personal son también los mecanismos de regulación moral, Bandura explica en sus tratados sobre el comportamiento moral y su desvinculación lo siguiente: “La gente hace cosas que le proporcionan satisfacción personal y dignidad. Generalmente se abstienen de comportarse de manera que viole sus estándares morales porque ello les aportará la condena personal. No existe mayor castigo que el desprecio propio. La previsión de sanciones personales, pues, mantiene la conducta a raya con los estándares internos [énfasis añadido] (Bandura, 1991c, p.69; Bandura, 1991d, p.277) (sic)” (Garrido, Herrero , & Masip, 2019, pág. 13).

Las personas –dice Bandura- hemos desarrollado estándares morales con los cuales regimos nuestra vida. Estos estándares son aquellos principios morales que conocemos, que asumimos como válidos y que intentamos seguir en nuestro comportamiento diario (p.e. respetar la vida de los otros o no lastimar a los demás). Sin embargo, los seres humanos somos capaces de usar muchas “tretas psicológicas” por las cuales podemos dejar de lado dichos patrones y actuar de manera contraria a ellos, cometiendo actos ofensivos, violentos o delictivos, y esas maniobras son las que se denominan mecanismos de desvinculación moral.

“Los ocho mecanismos de la desvinculación moral los divide Bandura en cuatro categorías dependiendo que se refieran a la conducta misma, al desplazamiento de la responsabilidad, al distanciamiento entre la acción y sus efectos, o que se refieran a la víctima de la acción inmoral. Los mecanismos que se refieren a la conducta inhumana en sí mismos insisten en la idea de rebautizarla para que deje de ser entendida como inhumana (sic)” (Garrido, Herrero , & Masip, 2019, pág. 14). A continuación, se explican los ocho mecanismos con ejemplos concretos:

Justificación moral. La conducta se hace personal y socialmente aceptable mediante la presentación de propósitos sociales loables (p.e., matemos a todos los terroristas por el bien de la sociedad).

Comparación ventajosa. Cada comportamiento se ve de una u otra manera según con qué se le compare (p.e., son corruptos, pero hacen ¿algunas buenas? obras).

Uso del lenguaje eufemístico. Las conductas pueden tener diferente apariencia según cómo se les nombre (p.e., mi hijo no es un violador, solo cometió un error).

Minimización, ignorancia o distorsión de las consecuencias. Mediante la ignorancia o la minimización de los efectos del comportamiento (p.e., no pasa nada, si voto esta basurita chiquitita).

Deshumanización. El delincuente, a través de la percepción, construye a la víctima (p.e., no he matado a un ser humano sino a un desgraciado que se lo merecía).

• Atribución de culpabilidad. Se considera a las víctimas culpables de los daños que reciben (p.e., ella se lo buscó, por vestirse tan provocativamente).

• Desplazamiento de la responsabilidad. Se oscurece o minimiza autoría de la persona (p. e., yo sólo seguía órdenes, no eran mis ideas).

• Difusión de la responsabilidad. Se difumina la responsabilidad por división del trabajo o por conducta colectiva (p.e., no es culpa de nadie, todos participamos).

Desde el año 1978, siempre que presentan los mecanismos de la desvinculación moral se hace ofreciendo la gráfica que se reproduce a continuación[13]:

5.4. DIVORCIO DE LA LEY, LA MORAL Y LA CULTURAL Y BREVES REFLEXIONES A ESTE CAPÍTULO:

“La diferenciación entre regulación jurídica (legal), regulación cultural (colectiva, variable de contexto a contexto) y regulación moral (individual) permite formular la hipótesis del “divorcio entre ley, moral y cultura”: hay divorcio entre ley, moral y cultura cuando hay aprobación cultural y/o moral de las acciones ilegales y cuando no hay aprobación moral o cultural de las obligaciones legales [énfasis añadido]. Esta hipótesis permite describir o interpretar de manera precisa y sugestiva dificultades claves de la convivencia (violencia y corrupción) y da orientaciones claves para su superación (sic)”. (Mokus A. , 1994)

La idea expuesta en el párrafo anterior es de gran importancia para el desarrollo de esta investigación. En las sociedades modernas se tiende a la verticalización de la sociedad, esto es, un Estado que regula e intenta generar cultura a la fuerza mediante la creación e imposición legal que muchas veces viene acompañada con la amenaza de una pena que, además de generar un estado excesivamente punitivo, pierde su eficacia pues se promulgan leyes que no se van a acatar excepto que sean parte de la moral colectiva o de su cultura.

Este hecho genera dos posibles consecuencias adicionales. Por una parte, un debilitamiento en la cohesión social e incertidumbre en la ciudadanía, pues no se legislan asuntos que respondan a sus verdaderas necesidades (factores sociales, comunitarios e individuales).

Por otra parte, una tensión entre sociedad y estado que impone a la fuerza ordenamientos jurídicos que la ciudadanía considera ilegítimos, inútiles o forzados, destruyéndose la calidad de ciudadanía, la cooperación entre ciudadanos, y entre ciudadanos y el estado. Esto, a su vez genera, conflictos que derivan en violencia y delincuencia, a los que el Estado suele responder de forma más o menos violenta, mediante un ciclo verdaderamente nocivo que la propuesta de la “criminología para la paz” intentará demostrar que se puede y se debe detener.

Para entender las premisas anteriores sugiero un ejemplo. En Ecuador, mi país, todos sabemos que debemos respetar los derechos de la propiedad privada, y que cuando alguien incurre en la vulneración de este bien jurídico protegido, es susceptible de ser castigado por el Estado y reprochado moralmente. Sin embargo, es común en mi país ver tiendas o comercios de películas o de software “piratas” [14]. Para los efectos, se explica, que legalmente está prohibido robar la propiedad intelectual (existen tratados firmados e incluso normas en nuestro código penal que lo sanciona con prisión, ley). Moralmente todos sabemos que el respeto al derecho ajeno es algo casi sagrado, pero culturalmente es aceptado por la mayoría de la población el comercio de artículos ilegales haciendo ineficaz la ley y desplazando la moral

Aquí ya vamos entendiendo lo visto anteriormente, la anomia, el desplazamiento moral y el marco general de cultura influyen como medio para desconocer la ley descartando también lo éticamente y moralmente correcto.

Cuando se espera que la ley produzca moral y cultura, y no que la ley sea el resultado de entender la cultura y la moral de la sociedad, se produce un resquebrajamiento social haciendo que el individuo determine qué ley debe cumplirse, y generándose conflictos de los cuales ya nos hemos referido y sus consecuencias. “En síntesis, el divorcio entre los tres sistemas se expresa en acciones ilegales pero aprobadas moral y culturalmente, acciones ilegales y desaprobadas culturalmente pero moralmente   juzgadas   como   aceptables   y   acciones   ilegales, reconocidas como moralmente inaceptables, pero culturalmente toleradas, aceptadas. Y como obligaciones legales que no son reconocidas como obligaciones morales o que en ciertos medios sociales no son incorporadas como obligaciones culturalmente aceptadas (sic)”.  (Mokus, 1994).

Revisado hasta aquí el marco teorico no hacemos otra pregunta, ¿se puede crear una criminologia para para paz como respuesta al exceso punitivo? La respuesta es siempre que esta criminología intente resolver los problemas sociales, comunitarios e individuales no solamente desde un marco meramente económico, debiendo ser claro que en toda la exposición de este marco teorico no hemos hablado de carencias materiales sino de valores, aptitudes y comportamientos que se ven frustrados por la anomía que se produce entre las metas construidas y los medios para alcanzarlas lo que causa desviación y es incitadora de la conducta desviada o delitos.

Esos mismos valores y comportamientos morales que la sociedad debería darnos como los principios rectores básicos por los que debemos guiarmos pero que desaparecen repentinamente por los cambios tecnologicos, económicos y hasta politicos, que son tan rapidos y repetinos, que en la actualidad nos mantienen con una “miopia moral” y en permantente angustía, frustación, stress, en el plano individual, y, el plano mundial con guerras, criminalidad organizada, terrorismo, contaminación del planeta, corrupción global, entre otros cientos de males.

Esta criminología intentará proponer herramientas que menguen estos elementos puntuales anteriores al fenomeno delincuencia, la “anomia” con una propagación de Cultura de Paz, Educación para la paz, valores básicos para la paz, que sirven para la inhibir el desplazamiento moral a más de intervención transversal en las escuelas, universidades e instituciones públicas.

Por último, promover una politica pública de “ciudadanos”, sin duda la desvinculación de esa calidad es de enorme immportancia para la propia existencia del Estado ya que que sin lazos y obligaciones cívicas no existen objetivos comunes para nuestros países como para el mundo (somos ciuadanos del mundo).

Por todo lo dicho aquí me adhiero a Antanas Mockus cuando expresa:

“A la pregunta ¿cuál es la propuesta del enfoque de cultura ciudadana en materia de seguridad? la respuesta más simple es: “Si queremos seguridad, formemos ciudadanía” [énfasis añadido][sic]. (Mockus Antanas, Corzo Jimmy, Ramírez Andrea y Cancino Diego, 2012, pág. 284)

Analizados ya las causas y las teorías que explican la delincuencia es hora de comenzar a construir la propuesta de una “criminología para la paz”, lo que haremos en el capítulo siguiente.

CAPÍTULO VI:  REVISIÓN DE LOS FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA UNA CRIMINOLOGÍA PARA LA PAZ.

El marco teórico de esta tesis se enfoca básicamente en las causas o la génesis del conflicto delincuencia, la razones de porque adopte esta línea teórica a esta altura podrían resultar evidente pues se ha explicado que la delincuencia es producto de asuntos sociales no resueltos previamente, por eso está “criminología para la paz” no podrá ser efectiva sino genera resultados en las causas, en el origen mismo del conflicto, comenzar por el resultado, la violencia no es una criminología preventiva pacífica, es simplemente una reacción a un problema no gestionado que usualmente se enfoca en fortalecer los sistemas estatales punitivos como la prevención situacional o el mismo populismo penal, la idea de esta propuesta es reducir al mínimo posible los efectos de la violencia del conflicto delincuencia “antes de” no “después de” por eso se ha escogido este marco teórico que se pasa a resumir.

Las causas no resueltas desde unas visiones sociológicas seleccionadas explican:

  • Uno, el papel que juega la sociedad como generadora de valores, aptitudes y comportamientos que delimitan el actuar del individuo socialmente aceptable, estableciendo los parámetros de lo que es correcto e incorrecto y cuando la sociedad entra en “anomía” se pierde el marco de referencia de actuación generándose conductas desviadas o delitos.
  • Dos, en la misma línea, otra explicación sociológica habla de la generación de conductas desviadas por existir una “anomía” producida por la diferencia entre los fines establecidos por la sociedad para los individuos y los medios para lograrlos, por eso estas teorías se llaman también de “frustración social” generando que algunos miembros de la sociedad produzcan marcos conductuales distintos para lo obtención de sus fines, (p.e) la corrupción y la delincuencia. Estas dos teorías explican las causas no resueltas desde el enfoque social y comunitario.
  • Tres, hemos hablado desde el campo cognitivo conductual por que las personas en ciertas circunstancias desplazan los inhibidores morales para justificar conductas ofensivas y delitos, que esto es una condicionante reciproca, pues tanto las personas somo consecuencias sociales y esas consecuencias sociales son producto de nuestra propia individualidad. Esto explicaría factores sociales individuales no resueltos.
  • Cuatro, revisamos la tesis de la ley, la moral y la cultura y como estos sistemas regulatorios deben ser armonizados para que no exista un divorcio entre las normas jurídicas la costumbre de una sociedad y la moral de los individuos, no atender esto produce conflicto y violencia, además, analizamos como el ciudadano no debe ser relegado de su responsabilidad dentro de su posición y condición como parte del Estado, en especial en el compromiso con su propia seguridad por medio de la paz. Esta explicación envuelve les tres factores y dan también explicaciones anteriores al conflicto social delincuencia.

Con todo el antecedente ya expuesto, la pregunta sería, ¿Sobre qué debería centrarse esta línea criminológica para la paz? mi respuesta es, en la intervención en la sociedad con el objeto de que la paz sea apropiada por el ciudadano como miembro activo del estado, luego como un derecho y por último como un derecho en estado de acción. Para servir de enlace entre el divorcio moral, cultural y costumbre, generando una condicionante social (reciproca) que imparta normas basadas en la paz.

¿Qué lograríamos?

A) Se diagnostica y se aplaca la anomia de aptitudes, valores y comportamientos,

B) Que la paz como valor integrador de todos los otros valores morales, éticos y cívicos refuerzan los inhibidores morales haciendo que estos no se desplacen y no se cometan delitos u acciones ofensivas; y,

 C) Formará conciencia y corresponsabilidad del ciudadano en el compromiso de la generación y cuidado de la paz, del ejercicio de derecho a la paz y su involucramiento en el proceso de generación de la paz, con esto armonizamos la ley, la moral y la cultura pues el proceso regulatorio tendrá una misma fuente: la paz.

Dicho lo anterior comenzaremos a construir la nueva línea de investigación de una “criminología para la paz”, la misma que es la segunda parte de este marco teórico y que se pasa a explicar con acciones concretas a continuación. 

CAPÍTULO VII: LA IDEOLOGÍA DE LA PAZ QUE SE UTILIZARÁ EN ESTA INVESTIGACIÓN:

Queriendo proponer una nueva línea de investigación dentro de las ciencias para la paz y la criminología para fusionarlas en una “criminología para la paz” con el objeto de tener una propuesta alternativa para reducir la violencia consecuencia del delito, lo primero que debo hacer es indicar que es la paz y cuál es la corriente ideológica que voy a utilizar.

La paz para mí es una, indivisible y es previa, en este sentido los autores que influyen en mi pensamiento son Tolstoi, Gandhi y Martin Luther King, esto es, la paz es producto de la Verdad, la paz se manifiesta en forma de justicia que es otro atributo de la Verdad y se hace efectiva en el prójimo (amor al prójimo) o en el otro (otredad), y que, aunque suene redundante es el máximo atributo de la Verdad.

La aclaración anterior es importante porque no voy a indagar en tantos conceptos y definiciones que se han dado sobre la paz, validos o no, para el suscrito la paz es una sola con un gran poder de construcción y se manifiesta en todos los ámbitos humanos, así como, la violencia es una sola con un enorme poder de destrucción en todos los ámbitos humanos,  guardando el respeto que se merecen los estudiosos de la paces me parece que crear una paz por cada derecho exigido o anteponer la palabra paz a cada activismo o causa lo único que ha hecho es difuminar o diluir la idea imaginaria, social, colectiva y concreta de lo que es la paz, lo que yo llamo la “anomia de la paz”; al contrario la violencia ha sido muy capaz de ser lineal y de irse apoderando de todos los estamentos y situaciones del mundo.

Para la mi paz tiene cuatro dimensiones en el ser: la espiritual (lo previo), el alma (mente), la física y la acción, estas cuatro dimensiones de paz se manifestarían de la siguiente forma; primero, desde el exterior (espíritu-verdad-amor) desciende hacia la esfera del interior (alma y mente) y una vez sentida y racionalizada se proyecta, se promulga y se propaga (físico y acción) hacia lo social para generar un ambiente de paz colectiva convirtiéndome en un agente de paz..

La paz es un producto de la VERDAD que tiene consecuencias en toda la integridad del ser y es el sendero del hacer;  Entonces ¿Que es la Verdad?, aunque no es un concepto desarrollado por mí, sino que como ya lo he dicho está bastante influenciado por Tolstoi, Gandhi y Martin Luther King, la VERDAD es Dios (Poder Superior para el Ateo o Agnóstico) y en términos simples es AMOR INFINITO para todas las criaturas del Universo, es la sabiduría, es la prudencia, es la bondad, la misericordia, la humildad, amor filial al prójimo, es el respeto por la naturaleza, es ser manso no por miedo o por conveniencia, es ser manso por amor al AMOR y al otro que es productor del mismo amor, es amar al que hace el mal pero sin dejar de reprochar los actos malos o violentos, es no resistir al mal haciendo el mal sino haciendo el bien (noviolencia). Como decía Gandhi “no ser un hombre sabio, pero si un hombre de oración”, por eso para mí la PAZ es una virtud y característica imprescindible de la VERDAD, por eso empieza por uno y se expande hacia los demás, solo aquel que experimenta ese amor verdadero encuentra la alegría de la paz y solo aquel que experimenta la alegría de la paz la puede propagar, contagiar y reflejar en su ser que es bueno para el otro.

Considero a la paz desde tres vertientes, una que es el resultado de un proceso que está ya explicado, con raíces ontológicas propias y epistemológicamente como un estado al que se puede llegar y propagar, la segunda vertiente, es como un valor común a todos los seres humanos y que cuando se experimenta individual y colectivamente es un manantial para la práctica de otros valores como la solidaridad, empatía, equidad, bondad, humildad, tolerancia, amor filial, alegría, ternura, amabilidad, compañerismo, buena voluntad, entre otros, todos estos no son el resultado de una ética estricta o de una posición superior, es el resultado de algo que se siente y se cree, para dar un ejemplo, si soy generoso actuó de esa forma y esa experiencia me emociona, me gratifica y me ayuda a entender que es bueno para mí y para el otro y es algo que deseo repetir, es una emoción que se nutrió de algo que nació en el espíritu pero se anido en mi mente, en mi físico y mi acción, por lo tanto, no es una imposición es el resultado de entender que para la Verdad ser generoso es necesario porque es AMOR en acción.

Por último, la tercera vertiente, es que es un derecho, pero no solo un derecho que nace de la racionalización de una norma, debo indicar que para mí todo lo que es por medio de la fuerza “coacción” deja de ser pacifico aunque sea necesario para regular la vida en sociedad, aclarado esto lo considero un derecho porque es parte de nuestra naturaleza, es un principio que permite la ponderación del ejercicio de los otros derechos, por medio de la paz se logra el desarrollo, solo en paz se logra dar educación, por medio de la paz todos podemos desarrollar empresas, por medio de la paz se desarrolla plenamente la democracia, la libertad, la fraternidad y la igualdad, por medio de la paz se construyen caminos o se desarrollan proyectos respetando la naturaleza, por medio de la paz se construyen ideas de desarrollo comunitario y es por medio de la paz es que me siento seguro; por lo tanto, no es un derecho en sentido estricto es un deber “moral y cultural” (que se puede normar), lo que quiero decir es que normalización del paz es la garantía de que todas demás garantías se hagan posibles.

[17]

Con todo lo explicado mi concepto de paz es: una consecuencia de la Verdad que permite la realización de las personas y sociedades y es fuente de los valores, morales y éticos, que se efectúa a través de la justicia para traer orden individual y colectivo siendo la base de todas las potencialidades humanas y el desarrollo de los pueblos. Por lo tanto, la Paz es la que debe nutrir todo lo que se hace y todo lo que se hace debe ser nutrido por la paz.

CAPÍTULO VIII: ANALISIS Y FUNDAMENTACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

Si hacemos una revisión a todo lo investigado hasta el momento podríamos explicar el fenómeno-conflicto delincuencia en el siguiente resumen:

  1. Causas individuales, sociales y colectivas no resueltas que son generadoras de delincuencia.
  2. La anomia que según uno u otro autor revisado genera un vacío referencial en cuanto a la forma correcta o incorrecta de actuar (pautas de comportamiento) en virtud a los cambios bruscos o acelerados en la sociedad o, en su caso, porque los medios para obtener los fines impuestos por la sociedad no son los viables, haciendo que algunas personas busquen “alternativas” al margen de la ley para obtenerlos o se creen sus propios códigos de conducta para poder subsistir en la sociedad.
  3. Existen mecanismos cognitivos individuales que los seres humanos utilizaríamos para desplazar nuestros inhibidores morales con el objetivo de justificar una conducta lesiva, violenta u ofensiva.
  4. En las sociedades se produce un fenómeno social denominado divorcio de la ley, la moral y la cultura y que cuando esto ocurre o no se alinean se produce un conflicto entre el ciudadano con el ciudadano y ciudadano-estado generándose una paupérrima cultura ciudadana que daría lugar a conducta antisociales y ofensivas.
  5. La respuesta a todos estos problemas ha sido por parte de muchos gobernantes del mundo es exceso de punitivo o populismo penal, siendo que no se resuelve el problema de la delincuencia, sino que se comenten abusos por parte del Estado añadiéndose una política de relativización de los derechos humanos y disminución de libertades inconcebible en países democráticos.

Como consecuencia de todo lo dicho en el párrafo anterior el resultado es violencia simbólica utilizada por los políticos y medios de comunicación para mitificar, cosificar y generar estereotipos sociales en zonas, barrios, personas con frases como “estos monstruos; animales, bestias, barbaros o ese barrio de delincuentes o esa zona es peligrosa” es sin duda alguna un simbolismo que cuando se implanta en una ciudad o estado deja huellas en zonas pobladas por personas que por vivir ahí se convierten ya en sujetos de sospechas y susceptibles a cualquier tipo de violencia.

Al existir violencia simbólica hace su aparición la violencia cultural con frases con “tolerancia cero, mano dura contra la delincuencia, o ellos o nosotros, esta gente merece morir” genera que las personas permitan, acepten y hasta justifiquen que se trata de una guerra en donde es el delincuente o yo, replicando al interior de la sociedad términos y discursos violento.

Como es de esperarse al existir violencia simbólica y cultura, la violencia estructural hace su aparición cuando justifica la negación de los derechos humanos, la limitación y relativización de los mismos y por supuestos las intervenciones de la fuerza pública agresiva y con violencia, lo cual es aplaudido por la población que no se da cuenta que también sus derechos están en riesgo, relativizados y con menos libertad, es decir, la violencia estructural juega un doble rol pues pone en riesgo al sujeto de esta política como al que la aplaude.

Por último, la violencia directa de parte de un individuo segregado por su condición social y ubicación geográfica, sin oportunidades pues nunca se atendieron los factores sociales, comunitarios e individuales para su desarrollo, al que se le exige mucho, pero los medios para conseguirlos son escasos o muy pocos y a quien la sociedad no le entrega un marco de referencia de actuar pues le rechaza y encima se legisla en contra de sus principios morales y culturales. Como consecuencia aparecen la frustración, la violencia y la falta de paz.

Llegado a este punto la pregunta es ¿Cómo se logra cambiar esto? Pues es evidente que las investigaciones para la paz y la propia criminología han hechos importantes aportes científicos y metodológicos para generar paz por medio de la seguridad en el caso de la criminología y generar paz por medio de las diferentes paces desarrolladas por las investigaciones para la paz, sin embargo, el resultado no ha variado desde los primeros ensayos de Lombroso o en el caso de las ciencias para la paz después de la segunda guerra mundial, la violencia producto de la delincuencia no ha hecho más que aumentar en número de víctimas y crueldad a través de los años.

Por lo tanto, la conclusión a la que he llegado y podría aventurar a decir que es primer descubrimiento de este Trabajo Final de Máster es que la violencia simbólica, cultural, estructural y directa de la delincuencia es el resultado de un fenómeno que he denominado “anomía de la paz”, y en base a lo estudiado la defino como la  ausencia de conocimientos, valores, costumbres, mecanismos que logren que el estado, la sociedad, las instituciones y los individuos generemos soluciones a los problemas sociales, comunitarios e individuales desde la paz por medio de la paz con fines pacíficos con el objeto de tener un marco de referencia individual y colectivo que den sentido a la vida en sociedad,  para lo cual esta línea de investigación que he llamado “criminología para la paz” serviría como herramienta metodológica para implementar un plan de acción interdisciplinario para llenar ese vació que es la “anomia de la paz”, concretamente para atender a los problemas relacionados con el fenómeno social delincuencia y paralelamente atender otros problemas sociales derivados de esta carencia o desorganización social.

8.1. Propuesta para eliminar la “anomia de la paz”:

Todas las formas de violencia ocupan el vacío que deja la paz, la  “anomia de la paz” es tener una noción de que puede ser paz pero no un concepto general y un modelo de actuación definido (comportamientos, valores y actitudes),  que da como resultado el que no se marquen pautas de referencia del actuar ciudadano, de la sociedad, estado o gobierno (falta de condicionante recíprocos) coherentes con ella pues existe una visión distorsionada o  individualista (que no es compartida muchas veces con los demás y que explicaría el divorcio de la ley, la moral y la cultura) de la paz.

Por tanto, al existir esta anomía no podemos ni siquiera a empezar a trabajar por ejemplo en el campo de la violencia producida por el delito, pues al no estar instruida, escolarizada menos aun socializada no forma parte del espíritu del cuerpo social no existiendo un “ser social pacífico” que deja como efecto que no se pueda realizar un “hacer social pacífico” pues no se puede trabajar sobre lo que no se conoce o de lo que cada uno tiene una idea vaga.

Otro fenómeno que se produce, es que se ubica a la paz como un fin y no como el medio. Por eso todo es prioridad menos la paz, por eso la sociedad mundial de forma cotidiana no vela por que toda sus actividades públicas y privadas tengan como punto de partida la paz; tal es el dilema que hemos invertido las prioridades pensando que lo accesorio dará como resultado lo principal.

Para el caso del fenómeno delito se ha dicho que mientras exista seguridad habrá paz, pero esto no ocurre solo en este campo, lo mismo en la economía se dice que mientras exista bienestar adquisitivo habrá paz y como último ejemplo se piensa que mientras exista democracia habrá más paz, cuando en realidad es todo lo contrario, como ya se ha dicho antes, solo habrá seguridad si hay paz primero, solo habrá bienestar económico si hay paz primero y solo puede existir democracia plena si hay paz primero, en consecuencia la primera acción de esta criminología para la paz es darle prioridad a la paz como punto de partida para cualquier acción preventiva del delito.

La segunda propuesta es erradicar la “anomia de paz”, para ello se propone generar una ideología de la paz con un sustento filosófico que será elaborado a partir de los avances en las investigaciones para la paz. Se debe redactar un manifiesto y un manual que sirva de guía para el activismo político, para los gobernantes y para la sociedad civil que explique pragmáticamente como se convierte desde la paz la violencia en paz.

Esta propuesta se haría siguiendo el siguiente esquema: IDEOLOGÍA PACÍFICA+FILOSOFÍA PACÍFICA+POLÍTICA PACÍFICA APLICADA= ESTADO PACÍFICOS, aunque suene ambicioso la propuesta es la creación de movimientos políticos pacifistas que poco a poco tomen el estado para convertirlos en “estados constitucionales de paz” con esto se consiguen dos cosas fundamentales:

A) Eliminar la anomía de la paz, y,

B) Cómo van a existir pautas y referencias de la paz se elimina el exceso punitivo porque se pondera la paz como punto de partida, medio y fin.

Si se comienza a trabajar en la segunda propuesta lograremos dos cosas adicionales que ya se han dicho en este Trabajo Final de Máster, la primera, es desarrollar condicionantes recíprocos o comportamientos modelados basados en los valores de la paz,  estos nuevos condicionantes recíprocos actuarían sobre los mecanismos cognitivos de desplazamiento moral mencionados en la teoría vicaría de Bandura, así la paz como fuente de valores reforzarían los inhibidores naturales del individuo evitando la reproducción de conductas ofensivas o delitos.

Segundo, la erradicación de la anomia de la paz serviría como “integrador” en el proceso de armonizar a ley, la moral y la cultura (lo que Mockus denomina “anfibio cultural”) logrando concordancia en los tres mecanismos regladores.

 

8.2. Propuesta desde una criminología para la paz:

Esta investigación nos ha dado una posible conclusión previa de que el conflicto social delincuencia es viable por la posible existencia de una “anomia de la paz” las propuestas hechas en el numeral anterior ya son acciones que se podrían realizar desde esta criminología para la paz, ahora bien, en el caso de que de alguna de esas propuestas sean debidamente socializadas, estructuradas y ejecutadas la suposición es que permitirán a largo plazo reducir los índices delictivos de forma pacífica.

Aunque ya ponerse a trabajar en un reducir la anomia de paz supondría un gran logro, sin embargo, los presupuestos que dieron inicio a esta investigación siguen estando presentes y sin haberles dado una respuesta al menos en forma de proposición, nos referimos a atender los factores individuales, sociales y comunitarios que son los generadores de conflicto social delincuencia y como contener el fenómeno del populismo penal que genera violencia simbólica, cultural, estructural y directa.

Como aclaración adicional, todas las soluciones que se van a sugerir en este numeral como las que se dieron en el anterior nacen del preconcepto dado por el suscrito de lo que es criminología, así mismo, de la idea de paz explicada y conceptualizada en el punto ocho de esta investigación denominada “La ideología de la Paz que se utilizará en esta investigación”, entendiendo que como no puedo obligar a compartir mi ideología de la paz por completo menos aún en su concepción metafísica, nos centraremos en sugerir estas soluciones desde la dimensión mental y física (endógena y exógena), su propagación y promulgación para generar un ambiente colectivo de paz.

Me enfocaré también en la tercera vertiente como derecho, pero se le agrega que es también una obligación ciudadana, así pues: la paz es un principio que permite la ponderación del ejercicio de los otros derechos, la normalización de la paz es la garantía de que todas demás garantías se hagan posibles. Por lo tanto, la Paz es la que debe nutrir todo lo que se hace y todo lo que se hace debe ser nutrido por la paz.

 

8.2.1. Factores individuales, sociales y comunitarios no atendidos generadores de la delincuencia:

En cuanto a los factores mencionados, esta investigación no puede proponer soluciones de todas las carencias, esto es, salud, sanidad, infraestructura, empleo, tecnología, pues no son cuestiones que esta criminología para la paz pueda tener alguna incidencia, salvo y como cualquier ciencia social supone su exigibilidad por ser cuestiones que atañen a los derechos ciudadanos y a los derechos humanos, en cuanto a lo que sí es resultado de esta línea de investigación considero que hay ciertas propuestas que son importantes sugerir sin adentrarnos en su ejecución pues eso sería una investigación propia por cada una de ellas.

 

8.2.1.2. Factores individuales:

 

Cuando hablamos de los factores individuales que generan la delincuencia ya sabemos que existen mecanismos que permiten el desplazamiento de la moral como inhibidor de las conductas antisociales u ofensiva, por eso está criminología para la paz propone dos posibles soluciones para mitigar los factores individuales, las dos son en el campo de la educación, una formal y la otra transversal.

En el campo de la educación formal es imperativo la generación de lazos cívicos mientras se instruye, se escolariza y se educa al individuo para que vaya formando una idea de cuál es la responsabilidad como ciudadano y que lo identifica como ente político con los demás que comparten con él en la comunidad esa calidad[22], lo que yo llamo la “otredad ciudadana”.

Esta educación cívica permite un compromiso interiorizado de cuál es mi importancia y mi actuar dentro del órgano social, a lo que se debe de sumar que el “lazo” simbólicamente será la paz, es decir, mi compromiso como ciudadano conmigo mismo y con el otro ciudadano es generar relaciones basadas en la paz y mantenerla vigente porque es importante de forma individual y colectiva, para mi propio beneficio pues como ya hemos dicho de la paz se fijan metas y se forjan medios.

La segunda parte de esta proposición es un modelo transversal de educación en valores de la paz con énfasis en el manejo de emociones y sentimientos, esta propuesta se basa de la deducción de que en los barrios donde existe mayor cantidad de delincuencia predomina la frustración por cuestiones que ya se han mencionado en esta investigación, siendo que muchos de los actos de violencia (o delitos) se producen ocasionalmente cuando estas emociones no logran contenerse, un ejemplo de esto es el maltrato familiar, las riñas entre vecinos u homicidios simples por rabia temporal, aunque no cito un estudio formal de la incidencia, en criminología se verifica que la prevalencia de delincuencia ocasional es muy alta, por eso se hace necesario la educación en valores.

Otra razón de porque es necesario la educación en valores para la paz es por la condicionante reciproca, y es que, si no se le enseña a un adulto a ser pacífico y actuar en valores, es probable que el niño, aunque se le enseñe en la escuela otra cosa actuara por repetición si ven a los adultos comportarse de otra manera, tenemos que tener claro, que somos los adultos los que tenemos la responsabilidad de cambiar el mundo, soy completamente contrario a querer imponer a púberes la responsabilidad de coser lo roto de la humanidad, eso es injusto además que es irreal y quizás podría ser demasiado tarde.

Volviendo al tema de la educación en valores, es que los valores nos ayudan en varios aspectos, el primero, cuando se tiene un código básico de valores que encaminan nuestro actuar (una especie de filosofía del proceder) sentimientos como la frustración, el enojo, la ira se aplacan porque estos se manifiestan precisamente cuando no hay una guía moral para gestionar nuestros problemas, los valores nos permiten tener una idea para aquello que nos frustra y direccionan las pensamientos de nuestras vidas. Segundo, los valores son bases, medios y fines[23], significa que los valores me identifican como persona ante mí mismo y me dan identidad y son las pautas para representarme en mi vida, los valores medios son aquellos que nos permiten enlazar las metas con los fines que me propongo claro ejemplo de esto es la perseverancia, constancia, y los valores fines son aquellos que expreso en mi vida cotidiana cuando logró algún cometido, ejemplo la alegría cuando me gradúe de este Máster. Tercero, los valores me dan valor pues es lo que la gente percibe y me encuadra en virtud de mis acciones o comportamiento, así mismo los valores me permiten valorar y ser valorado.

Cuarto, los valores reprimen comportamientos lesivos individuales y colectivamente, por ejemplo, el 16 de noviembre de 1.993 la Unesco declaró la tolerancia como valor medio para reducir los síntomas de la intolerancia como por ejemplo el racismo, la exclusión, la segregación, el sexismo, machismo, etc., otro valor de crucial importancia es la empatía que permite ponerme en el lugar del otro para poder resolver los problemas entendiendo la postura del contrario. Quinto, y lo más importante los valores inhiben las conductas delictivas, debemos recordar que el conflicto delincuencia primero ofende a la moral y luego a la ley, cuando una persona tiene valores cimentados es muy poco probable que los desplace y justifique su mal comportamiento.

Por último, la paz es un valor que se debe enseñar porque es la fuente de todos los valores, de allí nace la sana convivencia social y evita que los conflictos lleguen a tener connotaciones violentas.

8.2.1.3 Factores Sociales:

 

En lo que respecta a los factores sociales que generan el fenómeno social delincuencia la propuesta es muy sencilla, la desmitificación de zonas delictivas y el estereotipo del delincuente de ciertos barrios; se explica, muchas zonas pobres, en particular en Latinoamérica, son declaradas zonas inseguras que justifican una exclusión, segregación e incluso vergüenza por pertenecer a esa comunidad, esto hace que las oportunidades de desarrollo en esas zonas geográficas se vean coartadas sea por falta de inversión privada como la pública, produciéndose con esto que los factores que generan la delincuencia sea muchas veces producto de la falta de asistencia o excesivo control. Además, las personas que pertenecen a estos barrios se les hace muy difícil conseguir empleos, acceder a educación de calidad o servicios ya que la gente teme y muchas personas (p.e. profesores, médicos, enfermeros) no desean asistir a estos lugares por miedo a ser violentados.

La mitificación de zonas inseguras genera una especie “barrio fobia” que hace que la persona que vive allí no tenga las mismas oportunidades de ser visto como a cualquier otro ser humano, esto produce delincuencia ya que se genera un “desobligo cívico”,  marginación porque le es muy difícil encontrar empleo o ser educados como el resto de la población y por ultimo una permanente vigilancia por parte de la autoridades de control que lejos pacificar las zonas incitan a través de los medios de comunicación a ser precavidos con estos sectores o personas impidiendo cualquier inversión o intervención efectiva.

La propuesta es individualizar el acto violento en la persona y en el delito cometido para demostrar que la comunidad no es responsable del mismo, sino que es el resultado de la actividad de un individuo, así como su crimen y que por uno no debe castigarse a la comunidad entera.  

8.2.1.4. Factores Comunitarios:

 

El último factor es para mí el más importante en la posible baja de índices del fenómeno conflicto-delito, para esto tenemos que hacer mano de dos herramientas básicas la primera la una la “Cultura de Paz” como marco de generación de redes sociales sanas y pacíficas y la segunda, que este modelo de Cultura de Paz se promueva y propague por medio de del “Desarrollo Comunitario”.

 Antes de explicar un poco la propuesta es necesario definir brevemente que es comunidad, que es cultura de paz y que es desarrollo comunitario, y desde allí ir construyendo la atención a este factor determinante.

 “La comunidad es una unidad social cuyos miembros participan de algún rasgo, interés, elemento, o función común, con conciencia de pertenencia, situados en una determinada área geográfica, en la cual la pluralidad de las personas interaccionan más intensamente entre sí, que en otros contextos” (sic) (Lillo & Roselló, 2001: 76) (Sesma, Esther & Rejón, Girela, 2013).

Del concepto expuesto vemos elementos inherentes a la comunidad son: una población, un territorio, intereses y rasgos comunes y recursos pero lo más importante para la propuesta que se va a hacer son “interacciones intensas”  por lo que se entiende que es los hechos, formas y sistemas de interacción son más frecuentes y con mayor participación entre los miembros de una comunidad (barrio, pueblo, comuna) que con los otros miembros de la sociedad de un Estado o ciudad  y esto nos da una ventaja cuando se intervienen en una comunidad especifica por medio del desarrollo comunitario para implementar una Cultura de Paz.

Según la definición de las Naciones Unidas (1998) “la Cultura de paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas [énfasis añadido] para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas, los grupos y las naciones” (Naciones Unidas,1998:2) Así mismo Naciones Unidas considera la Cultura de paz como; El conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida de la persona humana, a su dignidad y a todos los derechos humanos, el rechazo de la violencia en todas sus formas y la adhesión a los principios de libertad, justicia, tolerancia y solidaridad, así como la comprensión tanto entre los pueblos los grupos y las personas” [énfasis añadido].

Por último T. Porzecanski (1983) define el Desarrollo de la Comunidad como: “El conjunto de acciones destinadas a provocar un cambio orientado de conductas a nivel de un microsistema social participativo y que signifique una etapa más avanzada de progreso humano.” (sic) (Sesma, Esther & Rejón, Girela, 2013)

Como vemos la comunidad tiene la ventaja de tener intereses comunes y sistemas de interacción más personales, además, existe cierta cohesión porque al pertenecer a la misma área geográfica comparten micro procesos culturales, económicos, sociales, políticos e incluso los mismos problemas por eso enfatizaba “interacciones intensas”; por regla general lo que sufre una comunidad lo sufren todos lo que a ella pertenecen.

Para exponer mejor a donde deseo llegar les voy a dar dos ejemplos, cuando hay un problema de violencia producto del consumo de drogas en el barrio Sergio Toral de Guayaquil todos los que son víctimas comparten el mismo dolor y una visión común de la dificultad, se ayudan, se cuidan entre ellos, se organizan pidiendo asistencia a las distintas autoridades en forma de “comités de barrio” y el alivio es esa interacción intensa que se manifiesta en la solidaridad, tolerancia, empatía, amor por el otro; otro ejemplo ecuatoriano que es muy común a todos los barrios es que comparten un patrono o santo, es así que en Guayaquil existe un barrio que se llama el Cristo del Consuelo que se mantienen unificado en virtud de esa tradición y a su patrono y, aunque es un barrio considerado “peligroso” cuando son las fiestas patronales toda la ciudad e incluso de muchas partes del país van a ese lugar a unirse a la procesión (de más de 200.000 personas) y los miembros de la comunidad incluso los delincuentes manifiestan respeto bajando la violencia y los delitos como una especie de código de respeto al patrono, a la fiesta y a sus propios vecinos que comparten esa creencia este es otro ejemplo de interacciones intensas.

El desarrollo comunitario entra en juego en esta propuesta en algo que yo ya experimenté en Guayaquil, Ecuador justamente cuando trabajaba en el área de Desarrollo Comunitario para el Gobierno Autónomo del Guayas, a través del trabajo de campo por medio de la participación ciudadana “aprovechamos esa intensidad en la interrelación” y formábamos líderes barriales con talleres y cursos en el conocimiento del plan de acción de Cultura de Paz de la Unesco, a quienes también se les enseñaba métodos alternativos de solución de conflicto en equidad y se gestionaba la solución de los conflictos de forma pacífica. 

Por medio de estos líderes barriales conformábamos redes y podíamos acceder a la comunidad con un programa adicional que se denominó “Pacificadores” el reto era que cada persona asumiera un valor para la paz lo promoviera e invitará a otro miembro de la comunidad a formar parte de algo que llamamos “Liga de Valores”, esta actividad dio muchos resultados positivos porque se cumplía el compromiso estatal de promover una cultura de paz, se enseñaba sobre la paz y los medios pacíficos de resolución de conflictos y se mejoraba la relación que entre vecinos se tenía y con nosotros que éramos parte del Estado estableciéndose una confianza mutua.

Este programa luego se amplió a otros actores como la policía comunitaria, asociaciones de trasportistas, comerciantes, escuelas, colegios en fin se iba haciendo un trabajo pequeño que poco a poco daba bastantes frutos. Considero que las ciencias para la paz podrían por medio de la criminología intervenir en lugares donde exista mucha violencia e ir propagando y promoviendo la transformación de los conflictos por medio de la cultura de paz con programas similares a este.

Como información adicional el programa de Liga de Valores que fue implementado entre el 2016 a Octubre del 2018 en la Provincia del Guayas, Ecuador,  fue también requerido por universidades públicas y privadas en temas que fueron más específicos como es así que la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Guayaquil y en la Politécnica Salesiana se nos pidió charlas de valores pacíficos para el emprendimiento, en otro caso como el sistema de transporte público llamado Metroquil en Guayaquil se nos pidió la conferencia para 400 choferes para resolver sus problemas con los usuarios y con la empresa de manera pacífica. En algunos barrios se nos pidió charlas de formación para resolver los problemas familiares de forma pacífica, talleres de tolerancia por parte de instituciones educativas en donde enseñamos a los profesores sobre las bondades de este valor medio para trabajar con sus alumnos de primaria y secundaria. 

Para concluir este punto, la ventaja de trabajar en la comunidad es aprovechar “lo común” de las personas que viven en un territorio determinado y con una población determinada, con intereses y problemas propios.

La criminología a través de un diagnostico podría establecer los parámetros que deban ser trabajados o los temas que son más conflictivos y generan violencia, por su parte las ciencias para para la paz en concreto el programa de Cultura de Paz de la Unesco nos da el marco de acción y la metodología  de intervención por medio del desarrollo comunitario en la rama de la participación ciudadana, se identifica los lideres barriales y se les da la formación de pacificadores y  a su vez por medio de estos líderes se va conociendo las necesidades de la población y a través de ellos se amplía las redes comunales hasta lograr que un barrio entero adopte la paz como sistema interacción social haciendo que el ciudadano comprenda su rol en el desarrollo de este derecho y su obligación en la preservación del mismo.

Con este modelo resolvemos además los factores individuales, sociales y generamos un condicionante reciproco haciendo que la paz sea la fuente de la ley, la moral y la cultura y se fortalezcan los inhibidores morales, creando un marco de actuación comunitario que reduciría lo que he denominado “anomia de paz”.

8.3. Sobre el Populismo Penal:

 

Lastimosamente, en esta investigación no he encontrado una propuesta concreta acerca de cómo enfrentar este fenómeno, el mismo que debo confesar es más serio que lo expuesto inicialmente, más aún si se logra demostrar que la “anomía de paz” es un hecho real pues esa falta de marco referencial no solo estaría afectando los modos de interacción social, sino que sería muy bien aprovechado por los defensores de este tipo de gobernanza punitiva.

Lo que sí puedo afirmar con respecto a este fenómeno, es la ventaja de que la criminología crítica ya lo tiene identificado y se están realizando trabajos académicos para detener esta forma de gobierno a través del miedo al delito, pese a lo dicho lo que si tenemos claro es que el exceso punitivo es simbólico y siempre trabaja sobre una supuesta emergencia con el objeto de centralizar el poder y la opinión, para esto considero que la esta criminología para la paz podría proponer lo siguiente:

Los observatorios de paz serían entes civiles que diagnostiquen y denuncien cuando un discurso, medida, noticia, política o ley atenta contra la paz, esto significa promover la paz como la máxima de actuación, como deber de respeto, como deber de ejercicio y como derecho colectivo.

Estos observatorios de paz tendrían como marcos de referencia académica lo desarrollado por las investigaciones para la paz, en especial, la paz cultural y paz simbólica, y los métodos de la paz neutra, como se ha podido evidenciar es claro que este populismo punitivo trabaja a nivel simbólico y cultural porque lo hace desde la política y los medios de comunicación, con procesos de mitificación, cosificación y exacerbación del miedo.

Los observatorios tendrían que vigilar los medios de comunicación y por medio del periodismo pacifista contrarrestar una noticia con claro tintes populistas, en el caso de los derechos cuando una ley que se quiera implantar viole principios de la paz como por ejemplo la tolerancia o actuar cuando se pretenda estigmatizar un lugar como peligroso y hacer intervenciones que vulneran derechos humanos, en general, organizaciones encargadas de la vigilancia de la irrupciones de la paz y la búsqueda inmediata de su restablecimiento.

Los derechos humanos están hechos entre otra cosa para limitar los excesos del poder punitivo, son un marco de referencia para que las actuaciones de la sociedad y la estatal reconozcan y respeten los derechos que son inalienables a los seres humanos, por eso para el populismo penal los derechos humanos constituyen un “estorbo” porque evidentemente se convierte en un obstáculo en la implementación de políticas violentas.

Es nuestro deber fortalecer el trabajo de los derechos humanos en la sociedad, los comités de defensa de los derechos humanos deben y están obligados a la denuncia permanente en la violación de los mismos, robustecer el sistema de derechos humanos es fundamental para limitar el exceso punitivo, para esto propondría trabajar en los siguientes ámbitos:

  1. Formar profesionales de criminología, derecho penal y derecho administrativo y periodismo sobre la base de los derechos humanos, debemos procurar que en los estudios de grado, educación continua y estudios de postgrados en estas cuatro ciencias tengan contempladas asignaturas sobre los derechos humanos no sólo como asignaturas optativas sino obligatorias.

Es que, los abogados debemos serlo en derechos humanos, los criminólogos debemos serlo en derechos humanos y lo policías, fiscales y jueces deben serlo en derechos humanos, así mismo el funcionario administrativo como el periodista, etc., si todo conocemos los mecanismos de derechos humanos el desarrollo profesional se ejercerá sobre esa base.

Lo anterior debería funcionar así ya que nuestros sistemas constitucionales se basan en el sistema de derechos humanos, al menos en su parte dogmática, por tanto, exigir el énfasis en su enseñanza y ejercicio es un mandato constitucional casi en todos los países occidentales, “simbólicamente” mientras más se ejerza sobre derechos humanos el populismo penal encontrará mayores obstáculos en su proliferación.

También hay que hacer un trabajo político de derechos humanos, considero que el problema de los derechos humanos en muchos países depende exclusivamente del respeto que los diferentes ámbitos de poder deseen reconocerle, en este sentido es necesario que se conformen comités interdisciplinarios que defiendan el sistema de derechos humanos, estos deberán ser independientes del poder y su trabajo solo debe centrarse en cimentar los derechos humanos sin confundirlos con otros propósitos.

Lastimosamente he sido testigo como en mi país los comités derechos humanos se han convertido en clientes del poder político que los absorben y los financian y terminan haciendo cualquier labor social con el membrete de derechos humanos, eso dolorosamente legitima un poder violento.

Por eso, considero que esta criminología para la paz podría educar a los representantes de los derechos humanos para que sean realmente observadores, promovedores, denunciadores y defensores de los derechos humanos y permitan contrarrestar las violaciones a los mismos.

Esta es una solución que podría ayudar a resolver un aspecto muy importante en todos los factores que producen el fenómeno social delincuencia que es la impunidad y ayudaría a mitigar profundamente la raíz del exceso punitivo producido por la centralización de la justicia, además fortalecería los lazos comunitarios que ya hemos visto.

Para entender un poco la propuesta vamos a explicar el contexto con el siguiente ejemplo, si en un barrio marginal (el ejemplo será tomado de Ecuador) se produce un hecho contrario a las normas morales o jurídicas o contra el bien de la comunidad, el escenario es que ese hecho debe ser judicializado siempre en distritos que se encuentran a kilómetros de distancia de donde se produjo el incidente, luego de que es aceptado al trámite la persona que espera recibir justicia deberá soportar que se ejecute todo un proceso y varias asistencias a la Corte para establecer si su reclamo tiene o no asidero jurídico, luego en virtud de los hechos un juez, quien es ajeno totalmente al contexto del evento, decide si alguna de las partes tiene la razón por medio de la emisión de una sentencia.

Esa sentencia debe ser ejecutada (si es que no se eleva a instancia jurisdiccional superior) en cuyo caso el perjudicado deberá acudir a la instancia administrativa (policía) a hacer vales sus derechos quienes luego de todas las verificaciones pertinentes decidirán hacer ejecutar lo decidido por el juez de la causa.

Para que un Estado sea pacifico debemos tener claro que si la justicia (no las administración de leyes) no es rápida u oportuno o JUSTA no podrá haber paz social, la impunidad hace que las personas desistan de acudir a un órgano judicial porque pasarán años o meses y tendrá altos costos hasta que un derecho vulnerado le sea reconocido, por eso muchas veces se hace justicia por mano propia lo que produce violencia y por supuesto si para que se me reconozca un derecho vulnerado debo pasar por tanta traba burocrática la solución es la corrupción (que también es violencia).

 Ahora bien, imaginémonos por un momento que todo el trámite anterior es por el robo de una gallina o el envenenamiento de una mascota o el movimiento de una cerca por centímetros en un lindero se pensaría dos veces en resolverlo directamente o a la fuerza o frustrarme por impunidad.

Para que no suceda lo anterior se ha creado la justicia comunitaria de paz, que es básicamente un representante de la comunidad, quien conoce sus costumbres, su territorio, sus “interacciones intensas”, su forma de hacer economía y los más importante conoce a sus vecinos; a quien se le da un poder jurisdiccional para resolver los problemas de la comunidad por medio de métodos alternativos de solución de conflictos no en derecho sino en equidad o conciencia, las formas que no se van a explicar aquí serían la conciliación, la mediación y el arbitraje.

Acompañando el trabajo de estos jueces comunitarios de paz estarían para hacer ejecutar las decisiones que estos tomen la policía comunitaria de paz, que serían miembros de la propia policía comunitaria con formación especial en ciencias para la paz en ámbito comunitario y resolución pacífica de conflictos para que no sean solo agentes del orden, sino que en cada intervención que efectúen traten de devolver la armonía social explicando que solo pueden ser agentes de orden si existe paz primero. Por último, a estos dos órganos se les acompañarían un equipo multidisciplinario de trabajadores sociales con conocimientos en paces.

¿Como ayudaría esto a reducir la influencia el populismo punitivo? creo que en primer lugar la comunidad se apropiaría de la justicia (la paz se hace efectiva por medio de la justicia) y además se la obtendría justicia de forma inmediata eliminando la impunidad que afecta a los factores individuales, sociales y comunitarios que generan el fenómeno delito.

Al apropiarse la comunidad de la justicia la centralización burocrática desaparecería y el exceso de poder en los funcionarios judiciales decrecería, los índices de violencia bajarían pues habría sentencias inmediatas, así como los índices de frustración que provocan la justicia por mano propia.

Lo que trato de explicar es que la comunidad se encontrará en capacidad de poder resolver sus problemas directamente sin necesidad de un salvador “populista”. Con esto no hay necesidad de la violencia simbólica y menos aún la cultural y por supuesto la relativización de los derechos humanos pues estos ya no le pertenecerían al poder de turno, la justicia y el fenómeno delincuencia le sería devuelto a la comunidad por su puesto con ciertas excepciones como crímenes de cuello blanco, delitos sexuales, narcotráfico, etc., el resto puede ser resuelto por sus propios jueces de paz comunitarios.         

CAPÍTULO IX:  CONCLUSIONES

La delincuencia es un fenómeno social que genera millones de muertes al año, a lo se suman también millones de lesionados y cuantiosas pérdidas económicas que impiden el ejercicio del derecho a la paz en muchos países del mundo, así mismo afecta el desarrollo de los pueblos y los derechos humanos de las poblaciones donde el conflicto es más recurrente, tan grave es el problema que es una preocupación para la salud pública como se vio del informe de la OMS[24], por  tanto, el delito es un fenómeno social que no puede estar alejado de las investigaciones para la paz precisamente porque impide el desarrollo de todo el potencial humano y afecta directamente a la calidad de vida de muchos habitantes en todo el planeta.

Agrava lo anterior la respuesta que algunos gobiernos han asumido para gestionar este problema, que lejos de resolver las causas sociales que generan el delito han adoptado una postura de “exceso de punición” por medio de una práctica que en criminología se conoce como “populismo punitivo”, en donde la política es  la de la relativización de los derechos humanos con el objetivo de no tener “estorbos” para resolver el problema con más violencia, lo que es auspiciado en muchas ocasiones por los medios de comunicación y otros órganos del poder estatal, generándose con esto violencia simbólica, cultural, estructural y directa.

Ante la gravedad de los hechos que se expusieron y toda vez que no existe una rama de las investigaciones para la paz específica para entender y atender el hecho del conflicto fenómeno delincuencia, me propuse crear una nueva línea de investigación con el objeto de prevenir pacíficamente los conflictos sociales que producen la delincuencia que se denominó “criminología para la paz”.

Planteado el reto era necesario establecer si esta línea de investigación se haría mediante la fusión de la criminología con las investigaciones para la paz, aprovechando que las dos ciencias son transdiciplinarias y que las mismas tienen objetivos similares: el conflicto, la violencia y la paz.

Para tratar de demostrar que la línea de investigación “criminología para la paz” era viable nos centramos en entender el fenómeno social delito desde las teorías psico socio criminológicas que explican la criminalidad; empecé por el análisis sociológico de las teorías de Emile Durkheim y Robert Merton que nos explicaban que la criminalidad se producía por cambios bruscos en la sociedad perdiéndose las pautas de comportamiento social que permitan al ciudadano tener modelos de referencias morales, culturales y éticos para distinguir que era lo correcto e incorrecto, ese fenómeno se conoce como anomía, por otra parte, se explicaba también que esta anomía era   también producida por la diferencia entre las metas que se instauraban socialmente a los ciudadanos y la falta de medios adecuados para obtenerlos haciendo que se generara una frustración y el posible cometimiento de delito.

Desde las teorías psico criminológicas conductista-cognitivas nos enfocamos en entender la conducta individual cuando se comete un hecho delictivo por eso no basamos en la teoría Vicaria de Albert Bandura donde se ilustró que existen mecanismos cognitivos desplazamiento moral que hacen que las personas justifiquen su conducta haciendo que el inhibidor moral no impida el acto delictivo, esto explica cómo se produce el conflicto delincuencia por debilitamiento en lo inhibidores de acciones ofensivas y delictivas.

 Por último, revisamos la tesis del divorcio de la ley, la moral y la cultura de Antanas Mockus y como esos sistemas reguladores deben armonizar para mantener una cultura ciudadana de paz y que cuando esto no ocurre se generan los hechos de violencia y la delincuencia, lo que nos permite entender desde un enfoque social y un enfoque individual las causas por medio de la cual se produce la delincuencia.

Todas las aproximaciones o, hallazgos o, explicaciones mencionados anteriormente fueron puestas bajo la lupa del modelo de paz escogido para este Trabajo de Final de Máster, que es básicamente se resumen a continuación:

a) la paz como obligación ciudadana y como derecho,

b) la paz como un principio que permite la ponderación del ejercicio de los otros derechos.

c) la normalización de la paz como garantía de que todas demás garantías se hagan posibles, llegando a la conclusión de que la Paz es la que debe nutrir todo lo que se hace y todo lo que se hace debe ser nutrido por la paz.

Hecha la revisión de la investigación documental frente a los conceptos de paz manejados he podido identificar un posible fenómeno social que explicaría el conflicto delincuencia y otros desajustes de la paz el cual que he denominado “anomia de la paz”, es decir falta de pautas de referencia que permitan al ciudadano común y a los gobernante de un estado entender cuando un acto es pacífico o cuando no lo es, de esa conclusión también se deduce de que no existe actualmente un modelo pragmático de la concepción de la paz y que se ha podido verificar que se pretende fortalecer la paz por medio de la práctica de otras actividades y no que las mismas sean alimentadas por la paz, y que hemos difuminado el poder de la paz como fuente de toda actividad  incluida la regulación humana.

Como resultado de estos análisis me propuse que una de las aportaciones de esta “criminología para paz” sería la tarea de llenar el vacío conceptual y social que la “anomia de la paz” produce, empezamos por proponer que debemos hacer un revisión metodológica de cómo se promueve y promulga la paz para que la misma sea el comienzo, el medio y el fin para obtener resultados de todas las actividades humanas, es decir su poder rector y que su ponderación sea las que influencien las reglas por las cuales sociedades conviven y los gobiernos actúen.

Decidí abordar los factores individuales, sociales y comunitarios y el fenómeno del populismo punitivo haciendo varias aportaciones y sugiriendo soluciones ya desde un enfoque de la “criminología para la paz”, siendo la criminología la encargada de hacer el diagnóstico del problema y las ciencias para la paz mediante la educación en valores para la paz, la educación cívica, el desarrollo comunitario, el comunitarismo, los métodos alternativos de solución de conflictos en conciencia o equidad, la paces y la transformación de los conflictos, la noviolencia, el trabajo social, los derechos humanos, entre otras, de dar la fundamentación del trabajo y la metodología de implementación de cada una de ellas.

Cada una de las sugerencias dadas en este trabajo intentan:

  • Mitigar el fenómeno populismo penal,
  • Reducir la anomía de la paz,
  • Atender los factores individuales, sociales y comunitarios que producen el fenómeno social delincuencia,
  • Fortalecer los inhibidores naturales de la conducta delictiva; y,
  • Armonizar la ley, la moral y la cultura para generar una Cultura de Paz Ciudadana que sirva como condicionante reciproco para fundar sociedades pacíficas y reducir los índices delictivos.

Finalmente, a la pregunta principal de esta investigación ¿se puede crear una línea de investigación denominada criminología para la paz?, mi conclusión es que sí y es más las ciencias para la paz solo podrán abordar el conflicto social delincuencia desde una perspectiva criminológica pues es la ciencia que estudia el crimen y a su vez la criminología solo podrá dar resultados pacíficos en sus actuaciones siempre que parta de la paz y ese conocimiento solo podrá dárselo las ciencias para la paz.

Las ciencias para la paz debe buscar la pacificación de los lugares donde la violencia producida por el fenómeno social delincuencia produce los estragos que hemos descrito en el recorrido de este trabajo de investigación, la criminalidad es falta de paz y según la Enciclopedia de la Paz y los conflictos la violencia “es un obstáculo que frena la potencialidades  de la realizaciones humanas”, por lo tanto si tiene que existir una criminología al servicio de la paz y a su vez al servicio de la humanidad.

La paz hay que perseguirla, promoverla e instaurarla en la consecución de estos objetivos todas las ciencias son un gran aporte a las investigaciones para la paz, sin embargo, debo reconocer que hay un camino largo por avanzar para afianzar esta línea de trabajo quedando claro que me queda mucho por estudiar y analizar por lo que es posible que este Trabajo Final de Máster merezca un estudio de mayor profundidad proponiendo de antemano un trabajo de investigación Doctoral con el objetivo de estudiar el fenómeno “anomía de la paz” desde el enforque de una “criminología para la paz”.

BIBLIOGRAFÍA:

(OMS), O. M. (20 de abril de 2019). Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud 2016. Obtenido de https://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/world_report/en/abstract_es.pdf: https://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/world_report/en/abstract_es.pdf

(UNODC), O. d. (2013). Estudio Mundial Sobre el Homicidio -Resumen Ejecutivo. Nueva York: Naciones Unidas. Obtenido de https://www.unodc.org/documents/gsh/pdfs/GLOBAL_HOMICIDE_Report_ExSum_spanish.pdf

Abi-Ackel, H. (2017). Tesis Doctoral: El Discurso Populista en la Intervención Punitiva: Un Análisis Político-Criminal. Obtenido de https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/68950/Tesis%202017%20Henrique%20%28completa%29.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Adams, D. (2014). Cultura de Paz, Una Utopía Posible. Ciudad de México, México: Editorial Herder.

Agudelo Ramírez, M. (2002). El derecho desde una actitud humanista. Obtenido de Opinión Jurídica: Revista Científica Vol. 1 No. 2: https://revistas.udem.edu.co/index.php/opinion/article/view/1293

Amnistía, I. (2018). Los Derechos Humanos en el Mundo. Londres: Amnistía Internacional. Obtenido de Informe 2017/2018.: https://crm.es.amnesty.org/sites/default/files/civicrm/persist/contribute/files/Informeanual2018air201718-spanish%20web.pdf

Asencio, E. (21 de mayo de 2019). http://educasocialts.blogspot.com/2017/10/teoria-del-aprendizaje-social-por_27.htmle. Obtenido de Educar Socialmente: http://educasocialts.blogspot.com/

Bauman, Z. (2007). Vida de Consumo. Ciudad de México, México: Fondo de Cultura Económica.

Bauman, Z. (2017). Retropía. Barcelona: Paidos.

Beade, G. (2010). El populismo penal y el derecho penal todoterreno en la argentina. Obtenido de Revista Derecho Penal y Criminología N° 90: https://www.academia.edu/6719185/El_populismo_penal_y_el_derecho_penal_todoterreno_en_la_Argentina

Bonet Navarro, J. (2014). Justicia de paz y alternativa. Madrid: Dykinson.

Camps, Victoria & Giner, Salvador. (2001). Manual de civismo. 4aed. Barcelona : Ariel.

Casas, V. (23 de mayo de 2019). La comunicación en niños diagnosticados con Trastorno de Espectro Autista. Obtenido de Psicología de la Comunicación: http://psicomunicacion16.blogspot.com/

Chavez, D. (21 de mayo de 2019). Aprendizaje Vicario. Obtenido de Psicologia Social: http://deysichavezcontreras.blogspot.com/

Clavel, T. (24 de mayo de 2019). Balance de InSight Crime sobre homicidios en Latinoamérica en 2017. Recuperado el 19, de https://es.insightcrime.org: https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/balance-de-insight-crime-sobre-homicidios-en-latinoamerica-en-2017/

Cortina, A. (1996). El quehacer ético. Madrid, España: Editorial Santillana.

Cortina, A. (2017). Aporofobia un desafío a la democracia. Barcelona , España: Editorial Espasa Libros.

Criminoloy, E. S. (2017). Criminologia: Instroducción a sus Pincipios. En M. D. Tárraga. Madrid : Editorial DYKINSON, S.L.

Díaz Núñez, V. & Ortiz Alvis A. . (15 de 12 de 2013). La ciudad y la arquitectura del miedo. (U. d. Guadalajara, Ed.) Recuperado el 22 de 07 de 2018, de file:///C:/Users/Juan%20Jose%20Hidalgo/Downloads/Dialnet-LaCiudadYLaArquitecturaDelMiedo-5646249.pdf

Dios, M. (2010). La Paz Como Cultura. Lleida, España: Editorial Milenio.

Durkheim, É. (.-1. (s.f.).

Durkheim, É. (1988). El Suicidio . Buenos Aires: Grupo Editoria Tomo.

E. (s.f.).

Enciclopeadia de Paz y Conflictos. (2004). Enciclopeadia de Paz y Conflictos. Granada, Granada, Granada, Andalucia, España: Editorial Universidad de Granada.

Galtung, J. (2003). Paz por medios pacíficos: paz y conflicto, desarrollo y civilización. (B. Gogoratuz, Ed.) Bilbao, España: Bakeaz/.

García-Pablos de Molina, A. (2009). Tratado de criminología. 4 o ed. actualizada, corregida y aumentada. Valencia, España: Tirant lo Blanch.

Gargarella, R. (2011). El Derecho y el Castigo: De la injusticia Penal. Derechos y Libertades, 38-39.

Gargarella, R. (2011). EL derecho y el castigo: de la injusticia penal. Derechos y Libertades No. 25, Epoca II, 1-2.

Gargarella, R. (2011). El Derecho y El Castigo: De la injusticia Penal . Derechos y Libertades No. 25 Epoca ii, 1-2.

Garland, D. (2005). La Cultura del Control. Barcelona, España: Editorial Gedisa.

Garrido Martín, Eugenio., Masip Pallejá, Jaume, Herrero, Alonso, Carmen. (2009). Autoeficacia y delincuencia. Madrid. Madrid, España: Dykinson.

Garrido, E., Herrero , C., & Masip, J. (23 de mayo de 2019). Teoría Cognitiva social de la conducta moral y de la delictiva. Obtenido de Psicologia Criminalista: http://www.conductitlan.org.mx/17_psicologiacriminalista/Materiales/E_Teoria%20cognitiva%20de%20la%20delincuencia.pdf

Gibran, K. (2003). El profeta. Santa Fe, Argentina: El Cid Editor.

Gill, F. (2013). Introducción a la Teorías Criminológica. Madrid, España: Editorial Tecnos.

Ginestet, A. (2012). Pax. Malaga, España: Editorial Mil Razones.

Hikail, H. (2009). Criminología Psicoanalítica, Conductual y del Desarrollo. México: Editorial VLex.

II., J. P. (2002). No hay paz sin justicia no hay justicia sin perdón. Mensaje de su Santidad Juan Pablo II para la celebración XXXV Jornada de la Paz mundial (págs. 1-8). Toronto, Canada: Vaticano. Obtenido de https://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/messages/peace/documents/hf_jp-ii_mes_20011211_xxxv-world-day-for-peace.html

Jiménez, F. (12 de 10 de 2009). Hacia una antropología para la paz. Obtenido de Gaceta de Antripología: https://www.ugr.es/~pwlac/G25_43Francisco_Jimenez_Bautista.html

Jiménez, F. (2018). Paz Imperfecta Nuevas Querellas Amistosas. Obtenido de Revista de Cultura de Paz, Vol. 2: https://www.revistadeculturadepaz.com/index.php/culturapaz/article/view/38

Jimenez, F. (2018). Paz Neutra: Una Ilustración Del Concepto. Obtenido de Revista de Paz y Conflictos Vol. 11, No 2. pp: 19–52: http://revistaseug.ugr.es/index.php/revpaz/article/view/1806/2627

King, M. (1999). La Fuerza de Amar. Madrid, España: Editorial Acción Cultura Cristiana.

Kripalani, Krishna, Gandhi & Mohandas Karamchand. (1998). Fe, Religión y Política. En Todos los hombres son hermanos (págs. 105-115). Madrid, España: Sociedad Educación Atenas.

Landrove, G. (2009). El nuevo derecho penal. Granada: Tirant lo Blanch.

López Fernández, M. d. (8 de julio-diciembre de 2009). El concepto de anomia de Durkheim y Las aportaciones teóricas posteriores. (R. d. Iberoamericana, Ed.) Iberóforum, IV numero 8, 130-147.

Machado M., Maqueda M, Marín de Espinoza E., Sánchez J., Moreno-Torres M., Pérez E., Pomares E., Portilla G, Ramos M., Zugaldía. (2002). Derecho Penal: Parte General. Valencia , España : Editorial Tiran lo Blanch.

Mahatma, G. (2008). Política de la Noviolencia. (R. Edición Campos, Ed.) Madrid, España: Editorial Los Libros de la Catarata.

Mahatma, G. (2015). Autobiografía. Buenos Aires, Argentina: Editorial Arkano Books.

Mandela, N. (2010). Conversaciones conmigo mismo. Barcelona: Planeta.

Mandela, N. (2013). Un ideal por el cual vivo. Navarra, España: Editorial Txalaparta.

Martines, V. (20022). Filosofía y culturas para hacer las paces. Red Andaluza Escuela Espacio de Paz (pág. 12). Sevilla: UNESCO. Obtenido de https://gruposhumanidades14.files.wordpress.com/2014/10/vicent-martc3adnez-guzmc3a1n-filosofc3ada-y-culturas-para-hacer-las-paces.pdf

Mayor, F. (2016). Cultura de Paz y no violencia. Transición histórica de la fuerza a la palabra. Obtenido de http://fund-culturadepaz.org/spa/03/cent03%20Actividades%20FMZ.htm

Moal, P. (2018). Violencia, Conciencia, No-Violencia. Madrid: Editorial Nueva Economía.

Mockus Antanas, Corzo Jimmy, Ramírez Andrea y Cancino Diego. (2012). Cultura ciudadana: en las antípodas de la violencia. En M. H. Mokus Antana, Antípodas de la violencia: Desafíos de cultura ciudadana para la crisis de (in)seguridad en América Latina (págs. 229-253). Nueva York, Estados Unidos : Banco Interamericano de Desarrollo & Corpovisionarios. Obtenido de https://publications.iadb.org/es/antipodas-de-la-violencia-desafios-de-cultura-ciudadana-para-la-crisis-de-inseguridad-en-america

Mokus, A. (1994). Divorcio de la Ley la Moral y la Culrura. Bogota, Colombia.

Mokus, A. (1994). Objetivo Cultura Ciudadana: Divorcio de la Ley, la moral y la Cultura . Bogota, Colombia.

Moloney, J. (2009). Peacemaking Criminology. Obtenido de Undergraduate Review, 5, 78-83.: http://vc.bridgew.edu/undergrad_rev/vol5/iss1/16

Morillas, L. (1991). Teorias Eclécticas de la Penas. Madrid, España: Morillas, Lorenzo, Editorial Tecnos.

Muñoz, F. (2001). La paz Imperfecta (ed) (2001). Obtenido de Granada, Editorial Universidad de Granada: https://www.ugr.es/~fmunoz/documentos/Paz%20imperfecta.html

Muñoz, Francisco & Bolaños, Jorge. (s.f.). La Praxis (Teoría y Práctica) de la Paz imperfecta. Obtenido de http://ipaz.ugr.es/wp-content/files/publicaciones/ColeccionEirene/eirene30/eirene30cap2.pdf

Nils, C. (1993). La Industria del Control del Delito: ¿La nueva forma de holocausto? Buenos Aires, Argentina: Editores del Puerto. Buenos Aires.

Nils, C. (2004). A Suitable Amount of Crime. London: Routledge.

ONU, O. d. (1999). Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz. Nueva York, Estados Unidos : ONU. Obtenido de https://es.wikisource.org/wiki/Declaraci%C3%B3n_y_Programa_de_Acci%C3%B3n_sobre_una_Cultura_de_Paz

Parent, Jacquemin & Juan, María. (2011). Reflexiones sobre la No-violencia. Toluca, México: Editorial Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.

Paris, Albert. (2005). Tesis Doctoral: Transformación de los conflictos desde la filosofía de la paz. (U. d. Plana, Ed.) Castellon de la Plana, España. Obtenido de https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/10456/paris.pdf

Peces-Barba, G. (2007). Educación para la ciudadanía y derechos humanos. Madrid: Espasa Calpe.

Percy, C. (2009). Teorias de los Conflictos de Johan Galtung. Revista de Paz y Conflictos No. 2, 2.

Rodríguez, M. J. (12 de 01 de 2014). https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4714053. Recuperado el 22 de 02 de 2019, de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4714053: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4714053

Roth, K. (7 de marzo de 2019). El peligroso avance del populismo: Ataques Globales a los valores de derechos humanos . Obtenido de Human Rights Wacht: https://www.hrw.org/es/world-report/2017/country-chapters/298722

Ruiz Ortiz & Carlos Antonio.Teología y Cultura de Paz (para una teología de paz y su cultura). (1 de 01/04 de 2014). Revista Cultura de Paz Volumen 20 • N° 62. Recuperado el 13 de 04 de 2019, de Revista Cultura de Paz: http:///C:/Users/Juan%20Jose%20Hidalgo/Downloads/1466-Texto%20del%20art%C3%ADc

Sánchez, Sebastián & Vargas Miriam. (2017). La Cultura de Paz en Educación Secundaria Obligatoria. Estudio Comparado de Libros de texto de Educación para la Ciudadanía. Obtenido de Revista de Pedagogía Bordón. Vol. 69 Núm. 2.: https://recyt.fecyt.es/index.php/BORDON/article/view/49768

Sesma, Esther & Rejón, Girela. (2013). Trabajo Social Comunitario y construcción de paz. 52. (V. d. Documentación, Ed.) Granada, España.

Simon, J. (2012). Gobernar a través del delito. Barcelona, España: Editorial Gedisa.

Simon, Jonathan, Boschiroli & Victoria de los Ángeles. (2007). Gobernar a través del delito. Barcelona, España: Editorial Gedisa.

Teijón, M. (2 de 1 de 2018). Anomia, frustración y delitio: una propuesta de medición para la variable principal de las teorías clásicas de la frustración. Recuperado el 18 de 01 de 2019, de Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología: http://criminet.ugr.es/recpc/20/recpc20-07.pdf

Telleschi, T. (2018). El alcance filosófico y sociológico de la Paz Imperfecta. Un re-enfoque crítico. Obtenido de Revista de Cultura de Paz: https://revistadeculturadepaz.com/index.php/culturapaz/article/view/27

Tolstoi, L. (2010). El Reino de Dios está dentro de todos Vosotros. Barcelona : Editorial Kairos .

Tortolero, U. (21 de Mayo de 2019). Teorias criminologicas que intentan explicar la delincuencia en la sociedad. Recuperado el 12 de 11 de 2018, de http://www.monografias.com: https://www.monografias.com/trabajos89/teorias-criminologicas-delincuencia-sociedad/teorias-criminologicas-delincuencia-sociedad.shtml#laanomiaa

Trejo, R. (2015). Mensajes de odio y discriminación en las redes sociales. Colección Matices, 35-37.

UNESCO. (1995). Declaración de Principios sobre la Tolerancia. Paris, Francia: UNESCO. Obtenido de http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13175&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

Villa, G. (2013). Subcultura desviadas . En F. G. Villa, Introducción a las Teorías Criminológicas (pág. 85). Madrid: Editorial Tecnos .

Yarce, J. (2004). Valor para vivir los Valores. Barcelona, España: Grupo Editorial Norma.

Zaffaroni, E. ¿. (2014). ¿Derecho penal humano o inhumano? Revista de Derecho Penal y Criminología III, AÑO Iv • Nº 08, Buenos Aires. Obtenido de http://www.pensamientopenal.com.ar/system/files/2016/05/doctrina43435.pdf

Zaffaroni, E. C. (2003). Criminología. Bogota, Colombia: Editorial Temis.


[1]                     Concepto desarrollado por el suscrito.

[2]              Aquí Algunos ejemplos: A) Filipinas: La difamación de los derechos humanos por Duterte, una “clásica táctica de distracción”: “Difamar a los grupos de derechos humanos es una táctica de distracción clásica de los autores de abusos contra los derechos humanos en todo el mundo. La bravuconería, el derramamiento de sangre y las amenazas a quienes lo critican han caracterizado hasta ahora la presidencia de Rodrigo Duterte. Por desgracia, cuando comienza su tercer año en el poder, parece que la población filipina se enfrenta a más de lo mismo”. B) Jair Bolsonaro, presidente de Brasil: “El error de la dictadura fue torturar y no matar”. “Hay que dar seis horas para que los delincuentes se entreguen. Si no, se ametralla el barrio pobre desde el aire “y C) Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, Ecuador: en un discurso como Gobernador en 1985 ““Ustedes, policías, tienen órdenes precisas, claras; tenéis el respaldo moral, legal y económico del Gobierno (…) Usad las armas porque están facultados para ello. Ya saldrán las cotorras nuevamente a clamar por los derechos humanos, pero por los derechos humanos de los asesinos, de los delincuentes, de los terroristas, de los violadores y de los secuestradores (…) Porque si una mínima porción, ínfima porción, la porción podrida de la sociedad, tiene que caer abatida, tendrá que caer abatida” , quiero agregar que el antes Gobernador es el actual Alcalde de la Ciudad por casi 20 años  y utiliza el mismo discurso para gobernar a través del delito y es probablemente un candidato a la presidencia del país. Podríamos usar otros ejemplos como la narrativa de Trump o los discursos de derecha de Europa, pero considero que el punto ha quedado bastante claro, para este tipo de políticos y políticas los derechos humanos son una amenaza a su estilo de gobierno.

[3] Idea tomada de la propuesta de la Paz Neutra hecha por el Profesor Francisco Jiménez Bautista y de la lectura de varios de sus artículos y que son parte de la bibliografía de este TFM.

[4] Gráfico 2: Se verifica que atendiendo los factores que producen el conflicto delincuencia desde la criminología para su diagnóstico y entendimiento y las ciencias para la paz para su intervención podría darnos una línea de investigación llamada “criminología para la paz” o “criminología al servicio de la paz”.

[5] Gráfico 3: Vemos que hay una relación inversamente proporcional entre las causas anteriores al conflicto que sumado a la violencia da igual delincuencia, lo que genera ausencia de paz, y, a su vez, si se atienden las causas previas al conflicto se aumenta el nivel de paz pues se reducen los niveles de violencia consecuentemente la delincuencia.                                                                                        

[6]Gráfico 4: En este cuadro se muestra como como la ausencia de paz al interior de la sociedad genera presión sobre los factores individuales, sociales y comunitarios, estos a su vez generan conflictos que se transforman en violencia por medio del delito, demandando de la sociedad una reacción punitiva la que se traslada a la esfera de poder público que responde ante la “emergencia” mediante el poder punitivo o populismo penal, como dato adicional se indica que las causas siempre son ascendentes y los efectos de exceso del control social formalizado siempre son descendentes aumentando aún más la frustración social desencadenando más conflicto, más violencia y más delincuencia.

[7]Acerca del suicido se refiere al descontento individual por la desestructuración de la sociedad y que la alternativa es una especie de rebelión que se traduce en criminalidad para efectos de este trabajo de investigación.

[8] Sobre la educación tendrá especial importancia en el capítulo de las propuestas para atender los factores que producen el fenómeno social delito y en especial cuando se trate de la idea de la “anomia de la paz”

[9] Gráfico 5: En este cuadro se grafica la dinámica que se produce por la anomia y como a partir de situación se origina los conflictos sociales como las conductas desviadas y la delincuencia.

[10] Gráfico 6: Diagrama explicativo de la teoría de la frustración en donde se verifica como se llega al delito por la anomía social determinada por la frustración entre los medios y los fines basada en la explicación de Merton.

[11] Gráfico 7: Explica los procesos de aprendizaje a través de los medios de comunicación como parte del ambiente cotidiano del individuo.

[12] Gráfico 8: Aquí se ilustra como se aprenden los comportamientos agresivos por imitación y las cuatro fases indicadas, si se desea saber más de esto se puede revisar el experimento del muñeco bobo de Albert Bandura 

[13]Gráfico 9: De elaboración propia pero tomado del esquema de Bandura para explicar la desvinculación moral.

[14] Películas Piratas son aquellas que se copian sin licencia de derecho de autor.

[15] Gráfico 10: Se presenta la ideología de paz del autor de este trabajo de investigación de como la paz es previa y va influenciando desde los intimo-individual hasta lo colectivo.

[16] Gráfico 11: Proceso que explica como la paz debe ser una experiencia cotidiana y que genera resultados en la persona que actúa desde un valor para la paz como la persona que la recibe.

[17] Gráfico 12: La Paz fundamenta todo lo demás bienes jurídicos y sociales, resultado Paz como derecho.

[18] Gráfico 13: Cuadro:   Aquí se verifica como las civilizaciones hemos distorsionado el valor de la paz, pensando que la paz no tiene ese poder de transformación social, por eso se especula que solo desarrollando otras materias se puede fortalecer la paz, claro ejemplo de una paz anómica.

[19] Gráfico 14:  Aquí se verifica que cuando se pondera el poder transformador de la paz, todo lo que la sociedad haga se fundamenta en ella, así los desarrollos tecnológicos, científicos, económicos, las leyes y la propia democracia tienen un núcleo, un medio de ejecución y un resultado pacifico, es decir desarrollar todo desde la paz y al servicio de la paz, incluso la propia existencia del estado.

[20] Gráfico 15: podemos verificar que una sociedad que actúa sobre los valores de la paz genera la activación de los inhibidores morales que actúan a nivel cognitivo y bloquean las intenciones antisociales u ofensivas, todo bajo el marco de una condicionante reciproca que modela el comportamiento.

[21] Gráfico 16: Sin anomía de la paz los sistemas reguladores de la conducta armonizan sobre un valor superior, permitiendo que todos conozcamos nuestro papel ciudadano en poner como meta máxima la paz, así lograríamos que exista una cultura ciudadana para la paz sostenible.

[22] Esta propuesta es una variante de la hecha por Adela Cortina en su libro el Quehacer Ético: Guía para la una Educación Moral, que es parte de la bibliografía de este TFM.

[23] Si se desea ahondar en esta idea se puede leer el modelo Hall-Tonna, aunque ese estudio no es parte de este TFM si podría ampliar los conocimientos de la importancia de los valores en la inhibición de conductas antisociales o como a través de ellos se logra rehabilitar a un adicto o un delincuente.

[24] Organización Mundial de la Salud

LA BÚSQUEDA DEL MALTRATADOR

No calles si eres víctima de violencia busca ayuda

 El maltrato es zona de claroscuros, tanto por la forma de producirse las agresiones, en ese siempre sombrío lugar del hogar violento, oculto a los ojos de la sociedad, como por la esencia de una conducta que es confundida con el amor, aplicada en nombre de un orden y por culpa, según se trata de presentar, de quien la sufre.

Y el maltratador, como el depredador más feroz, aparece camuflado con la actitud y las formas adecuadas para conseguir ese mimetismo con el ambiente que lo haga pasar desapercibido para su presa y para la sociedad.

Con la sociedad lo consigue por medio de las formas, por esa manera de presentarse en público, por cumplir con lo que se espera, pues lo demás se supone; y frente a su víctima pasa desapercibido por el camuflaje del afecto, que no sólo ciega los ojos, sino que también oscurece la razón.

No es fácil ver al maltratador, pues sólo se manifiesta como tal ante la víctima, pero sin duda, la mejor forma de identificarlo debajo de ese disfraz de las “buenas conductas” es con la luz del conocimiento. Esta, como si fueran los rayos X que nos permiten descubrir la estructura interna de su esqueleto violento, traspasa los elementos externos de su representación para mostrar signos y datos que pueden identificarlo respecto a las conductas realizadas y a las que puede llevar a cabo en el futuro.

¿Qué se debe conocer sobre la figura del maltratador? No es fácil contestar a esta pregunta, pues, como los virus más letales, son muy diferentes y mutan con facilidad. Quizá, lo primero que se debe saber, aunque parezca una afirmación propia de Perogrullo, es que al maltratador hay que buscarlo y encontrarlo. Difícilmente se presentará ante nosotros como cualquier otro delincuente, es cierto que vendrán al Juzgado, podrá, incluso, venir detenido, pero aun así habrá que desplegar, como el cirujano coloca sobre la mesa auxiliar todo el material necesario para ir diseccionando los distintos planos de la anatomía, toda una estrategia investigadora que permita ir avanzando por la estructura que se levanta ante la idea del maltratador, repleta de imágenes y razones falsas, unas centradas sobre cuestiones puntuales relacionadas con los hechos, otras amparándose en los elementos que habitan en el lugar común de la cultura, con el control siempre vigilante de unas normas que rechazan sólo lo visible, pero que en cierto modo silencian ante lo que no trasciende.

Por eso hay que buscarlo, porque de lo contrario es fácil que demos más credibilidad a aquello que coincide con la normalidad desarrollada, y en lugar de avanzar en esa búsqueda nos quedemos en una de sus antesalas, sobre todo si los hechos ocurren en las tinieblas de los conflictos de pareja, más aún si la propia víctima de su violencia aparenta una inseguridad y unas dudas que hacen sospechar de su credibilidad al desconocer que forman parte de las agresiones que han sufrido.

“Sólo se ve lo que se mira, y sólo se mira lo que se tiene en la mente”.

Con esta frase el investigador francés Alphonse Bertillon, a finales del siglo XIX, resumió de forma gráfica cómo el principio directivo de la conducta hacia la consecución de un determinado objetivo parte de su identificación, y esta del conocimiento de la situación que se va a presentar y de sus posibles variables, que como interferencias en las ondas, se pueden entrometer entre la imagen o la idea que tenemos de esa realidad para deformarla, ocultarla o, incluso, hacerla desaparecer.

De manera que ante la propia realidad permaneceremos ciegos de entendimiento, no por negar lo objetivo o lo evidente, sino por dejarlo hueco de valor o sentido, ligero de significado y capaz, por esa maleabilidad que da la orfandad conceptual, de integrarlo a cualquier contexto con tal de hacerlo desaparecer de nuestra conciencia, si su presencia nos genera algún tipo de conflicto o inseguridad.

Si, además, ese hecho ya de por sí entra en conflicto con nuestra idea de convivencia, con los valores que nos mueven en el día a día entre las calles de la sociedad, o con los sentimientos que nos llevan a buscar las relaciones interpersonales como fuente de riqueza personal, la tendencia al ocultamiento se convertirá en una necesidad, y el lugar donde esconderlo será el recoveco más estrecho y oscuro de todos los disponibles.

No se trata de una pieza aislada, sólo tiene sentido en un determinado contexto y con las otras piezas que lo forman (la relación de pareja, la víctima, los hijos – cuando los hay-, las circunstancias en las que se desarrolla,…) y desempeña una función concreta (mantener una posición de poder), no es como otro delincuente que un día puede robar una casa, otro asaltar a una persona, y al siguiente herir o matar a alguien. Él es un maltratador en su relación de pareja.

CARACTERISTICAS DEL MALTRATADOR.

Para el hombre, la mujer es un objeto que le pertenece. Y cuando no acata sumisamente su voluntad cuando se le ocurre “rebelarse”, se siente humillado y recurre a la violencia.

Esta es la clave de la conducta del maltratador. Un hombre celoso, posesivo y controlador, que actúa como si tuviese una especie de derecho natural para degradar a su pareja.

Luis Bonino Méndez ha referido en su obra que Las palabras de uno de estos hombres, sometido a terapia con el psicoterapeuta Luis Bonino en el centro de estudios de la condición masculina de Madrid, lo confirman: “ella no me hace caso y no puedo aguantar que tenga una opinión diferente a la mía por eso cuando su mujer no se adapta a sus ideas él se le va de las manos y responde con violencia.”

La mayoría de estos hombres tienden a minimizar los efectos de su conducta, suelen recurrir a la mentira y no se reconocen como maltratadores.

Los golpes que propinan a la mujer se transforman en una simple pelea cuando quien lo cuenta, es el agresor.

Los insultos y los gritos, en comunes “problemas de pareja”. Tampoco son conscientes del daño que hacen. Simplemente ponen a sus mujeres en el lugar que les corresponde, siempre por debajo de ellos.

El complejo de inferioridad y la poca autoestima que suelen tener convierten cualquier desaire si ven cualquier opinión o conducta que no se ajuste a su punto de vista- en una ofensa a su virilidad.

Un sentimiento de humillación que quieren eludir a toda costa, para ello optan por el extremo contrario y buscan en las palizas a sus mujeres un poder que se les niega en la calle. Por eso no se resignan a perderlas.

Las necesitan vitalmente para desahogarse. Y encuentran la excusa perfecta cuando a ellas se les ocurre llevarles la contraria.

Los hombres agresores son machistas. Según la psicóloga Soraya Lara de Mármol, presidenta del Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM), el hombre agresor es machista con distorsiones cognitivas, por lo que cree ser dueño absoluto de su compañera.

Además, muestra conductas de control y posesividad y utiliza a la mujer para su propio beneficio como si fuera un objeto que puede manipular a su antojo.

Destaca que los maltratadores son hombres perversos, narcisistas y saben cómo esconderse y escudarse en su falsa imagen con el fin de conquistar a la futura víctima.

Indica que en estos casos la mujer no puede detectar la violencia fácilmente. La víctima queda como encantada con la personalidad del agresor, explica.

No obstante, aclara que detrás del agresor se esconde un hombre inseguro, dependiente y con baja autoestima.

 El agresor, definido como un hombre inseguro e inestable por Lara de Mármol, en primer momento lacera la autoestima de la mujer para dejarla desarmada a nivel interior y así convertirla en víctima.

Estas son algunas de las características del maltratador:

  • Utiliza la violencia con el fin de doblegar la voluntad de la víctima.
  •  Los ejes en que basa los abusos domésticos vienen determinados por la edad y el género.
  • No es enfermo mental.
  • Selecciona a la víctima y escoge el lugar del ataque.
  • Tiene actitudes sexistas y creencias estereotipadas de las mujeres.
  • Ve amenazado permanentemente su poder en el ámbito familiar.
  • Impone el aislamiento social de su entorno familiar, como estrategia para romper la independencia y autoestima de su pareja. La imposición de aislamiento en no pocas ocasiones va más allá de lo psicológico y pasa a la inmovilidad física, dándose situaciones de secuestro en el propio hogar.
  • Critica constantemente con el ánimo de crear inseguridad y fomentar la dependencia.
  • No asume la responsabilidad de sus actos violentos no considera el problema como propio.
  • Tienen una gran capacidad de persuasión. Con extraños utiliza la seducción para imponer sus criterios.
  • Racionaliza su conducta violenta, la justifica y minimiza.
  • Utiliza todo tipo de estrategias para lograr un único fin: que la mujer no se aleje o que vuelva a su lado.
  • Atribuye el problema a la propia conducta de la víctima, a la familia, el trabajo, la situación socioeconómica.
  •  Representa una imagen social opuesta a la que tienen en el ámbito privado. Fuera de casa puede ser educado, alegre, amable, seductor, solidario, atento, respetuoso.
  • Una de sus estrategias es la de convencer a la mujer de que no puede vivir sin él, cuando en realidad es él quien depende “funcionalmente de ella”
  • Manipula a la compañera ejerciendo el control sobre los bienes materiales.
  • Utiliza las visitas a sus hijos para acercarse a su víctima y seguir maltratándola.
  • Tiende a manipular e intenta seducir a los profesionales con su juego de doble fachada.
  • Entiende su equilibrio emocional como control absoluto del otro.
  • Siempre pide una segunda oportunidad.
  • Esgrime los celos para invadir y controlar la vida de la mujer.
  • Tienen generalmente antecedentes de violencia en su familia de origen. Repetirá su conducta violenta en las sucesivas relaciones que mantenga con mujeres.

Una investigación de los psicólogos norteamericanos, el Dr. John Gottman y Dr. Neil Jacobson. “Señalan que los hombres maltratadores caen en dos categorías: pitbull y cobra, con sus propias características personales:

Pit bull:

  •  Solamente es violento con las personas que ama.
  • Celoso y tiene miedo al abandono.
  • Priva a la pareja de su independencia.
  • Vigilar y atacar públicamente a su propia pareja.
  • Su cuerpo reacciona violentamente durante una discusión.
  • Tiene potencial para la rehabilitación.
  • No ha sido acusado de ningún crimen.
  • Posiblemente tuvo un padre abusivo.

Cobra:

  •  Agresivo con todo el mundo.
  • Propenso a amenazar con cuchillos o revólveres.
  • Se calma internamente, según se vuelve agresivo.
  • Difícil de tratar en terapia psicológica.
  • Uno depende emocionalmente de otra persona, pero insiste que su pareja haga lo que él quiere.
  • Posiblemente haya sido acusado de algún crimen.
  • Abusa de alcohol y drogas.

El pitbull espía a su mujer, es celópata, cae bien a todas las personas, excepto a sus novias o esposas. El cobra es un sociópata, frío, calculador, puede ser cálido. El maltrato no cesa por sí solo.”

Después de que la mujer ha sido físicamente maltratada y tiene miedo, a veces cesa este tipo de abuso y lo reemplaza con un constante maltrato psicológico, a través del cual le deja saber a su víctima, que el abuso físico podría continuar en cualquier momento.

En ocasiones la violencia del maltratador oculta el miedo o la inseguridad, que sintió de niño ante un padre abusivo que lo golpeaba con frecuencia, al llegar a ser un adulto prefiere adoptar la personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado.

En otros casos, los comportamientos ofensivos son la consecuencia de una niñez demasiado permisiva durante la cual los padres complacieron al niño en todo.

Esto lleva al niño a creerse superior al llegar a ser un adulto y a pensar que él está por encima de la ley. O sea, que puede hacer lo que quiera y abusar de quien quiera.

Piensa que se merece un trato especial, mejor que el que se les da a los demás.

Donald G. Dutton en su obra hace referencia que “Según Carrasco Gómez, un primer aspecto del perfil psicopatológico de los maltratadores es que no existe un perfil determinado, no forman un grupo específico.

Se describen rasgos o características más o menos comunes pero sin llegar a definir categorías.

Una de las primeras aproximaciones al conocimiento del maltratador, según Corsi, se hicieron desde modelos psicopatológicos, considerándolo como psicológicamente enfermo intentando definir las patologías que estaban en la base de su personalidad. Y una de las definiciones más frecuentes que se dieron de los maltratadores es que poseían una personalidad sádica o bien pasivo-agresiva, y que eran individuos con características paranoides o “bordeline”.

Este tipo de consideraciones e interpretaciones, hechas por profesionales suponen un fortalecimiento del hecho de llegar a considerar el maltrato como producto de una enfermedad, cuando es justamente lo contrario, es decir que el maltrato genera psicopatología, y por otra parte, atenuaba o eximia la responsabilidad penal del agresor de ser considerado un enfermo

Resulta evidente, que es posible encontrar entre las personas violentas y maltratadores rasgos y maneras de ser, que no pueden ser catalogables como trastornos mentales, no son enfermos mentales a tenor de las clasificaciones internacionales al uso, al no reunir todas las características para ello.

Son personas que fuera del hogar mantienen una adecuación y equilibrio social adecuados.

Y sin embargo esos rasgos que originan una forma de comportamiento violento familiar son susceptibles de ser considerados como patológicos. Son rasgos de una personalidad anómala que se pueden considerar como psicopatológicos, por su frecuencia o intensidad y ser generadores de una conducta anormal.”

Los males que aquejan a los hombres violentos son la pasividad, la indecisión o la inadaptación sexual, con decisiones que los conducen a realizar conductas agresivas para así compensar las acreencias y debilidades de su carácter, pero no hay una relación de causalidad directa. La falta de adecuación total con el modelo de masculinidad hegemónica (psicopatología) es un factor que puede influir en el comportamiento violento, pero de ninguna manera es el único.

El hombre que actúa violentamente lo hace porque no soporta ciertas condiciones de su vida y entonces estalla. Cuando no es capaz de mantener cierto autocontrol se vuelve ofensivo, gritón, destruye objetos, golpea.

Las circunstancias que pueden conjugarse para ocasionar frustración son muy variadas: van desde factores económicos tales como el desempleo, el hacinamiento, la pobreza; aspectos sociales como el aislamiento, la falta de amigos, los conflictos con la familia de origen, las dificultades en el trabajo, el estrés.

Los hombres se sienten abrumados con una serie de problemas y ante la incapacidad de manejarlos desahogan la tensión ejerciendo maltrato hacia su esposa y sus hijos.

PERFIL DE LOS FEMICIDAS

La edad  de los femicidas en su mayoría, oscila entre los 18 y 47 años. Dentro de las investigaciones indican que esta violencia se vuelve más crítica cuando los femicidas mantienen o inician otras relaciones, paralela o fuera  del hogar.

Quien comete feminicidio posee ciertos rasgos que permiten identificarle. 

El experto del Inmujeres comparte algunos de ellos desde el punto de vista de los derechos humanos y aclara que cada uno de los puntos mencionados no funcionan de la misma forma aisladamente sino cuando se presentan de manera conjunta.

– Personas violentas y celosas. Se trata de una violencia incontrolable. Aquellos que responden con excesiva violencia ante cualquier situación que ponga en riesgo su instinto de “superioridad”, son propensos a cometer este delito.

– Consumo de drogas. Muchos de los ataques que se han hecho contra mujeres se han perpetrado bajo el influjo de una droga o el alcohol.

Complacencia social con la violencia. Quienes crecieron en un contexto social en donde la violencia contra las mujeres se celebra y se incentiva tienen comportamientos que pueden derivar en violencia feminicida.

Impunidad. Quienes han tocado a una mujer indebidamente, sin consecuencias jurídicas por su actuar, van incrementando su nivel de agresión y puede llegar a cometer un feminicidio.

– Misoginia. Aquellos que muestran un odio irracional hacia las mujeres son propensos ejercer violencia extrema.

– Machismo exacerbado. Las personas que consideran a la mujer como un ser inferior podrían ser potenciales feminicidas.

– Cultura patriarcal. Quienes viven en un entorno en el que constantemente se minimizar los derechos de las mujeres sólo por cuestiones de género constituyen un foco rojo.

PERFIL DE LAS VICTIMAS

En nuestro país, de acuerdo a las investigaciones, las edades de las victimas oscilan entre los 19 y 35 años aproximadamente, es decir en toda la etapa productiva y reproductiva.

También se han registrado víctimas en edades entre 14 y 16 años de edad, edad de desarrollo de nuevas características sexuales físicas y emocionales, de  idealización del amor, de inicio del relacionamiento con el otro, de búsqueda de confirmación de sí mismo, de los primeros encuentros amorosos.

Las mujeres víctimas de violencia, por lo general no toman decisiones propias y son temerosas. También es fácil observar la actitud de los hijos hacia ella, no demuestran respeto y contienen una rabia interna hacia la madre.

 La mujer víctima de violencia presenta condiciones específicas, al igual que el hombre agresor.

Regularmente, es una mujer con baja autoestima y en muchos casos con una fuerte dependencia emocional o económica de su compañero, aunque puede haber excepciones.

Ésta suele jugar un papel de víctima y en muchos casos las primeras agresiones que recibe son psicológicas.

Con esta premisa se puede determinar que el círculo de la violencia no es algo que se instala de un día para otro, sino que es una escalada que comienza con poca intensidad y se va agravando con el tiempo.

Según advierte Lara de Mármol, la violencia psicológica impregna miedo en el sistema emocional de la víctima, crea una sensación de locura que la lleva a dudar y hasta a convencerse de que provoca las ofensas que recibe por parte de su victimario.

Lara puntualiza que, en estos casos, la mujer no puede detectar la violencia fácilmente. Enunciados como “tú no sirves para nada, al no recibir lo requerido en el momento o restar valor a los aportes de la mujer en la casa, son algunas de las situaciones que comúnmente suceden y no se identifican como violencia, y sí lo son.

Visto esto, creo que a todas y a todos nos corresponde cuidarnos y estar alertas ante estos rasgos, porque si bien es cierto que no se puede generalizar también es cierto que a veces no existen las coincidencias.

RASGOS TÍPICOS DE LA MUJER MALTRATADA.

El poder y las jerarquías sociales que se reproducen en el interior de la familia implican, relaciones de desigualdad: posiciones asimétricas donde alguien manda y alguien obedece, alguien decide y ordena, y alguien acepta sin mayores cuestionamientos.

En cuanto a los rasgos típicos de la mujer maltratada, podemos señalar que:

  • Cree todos los mitos acerca de la violencia doméstica.
  • Baja autoestima.
  • Se siente culpable por haber sido agredida.
  • Se cree fracasada en forma total como mujer, como esposa y como madre.
  • Siente temor, pánico, que no controla su vida.
  • Ambivalencia-sentimientos encontrados, como por ejemplo le da mucha rabia haber sido agredida, pero siente que fue por su culpa el que le pegaran, (que se lo merecía).
  • Piensa que es completamente incapaz e impotente para resolver su situación, debido a que siempre ha sido controlada y dominada.
  • Es tradicionalista en cuanto al hogar, la unidad familiar y los roles sexuales femeninos.
  • Ha sido socializada para pensar que los golpes son cosa normal en el matrimonio.
  • Cree que nadie la puede ayudar a resolver su problema.
  • Se siente responsable por la conducta del agresor.
  • Exhibe o demuestra una gran resistencia y una actitud de aceptación pasiva.
  • Abriga esperanzas irreales de que el cambio es inminente.
  • Se vuelve aislada socialmente. Se define así misma en términos de las necesidades de los demás.
  • Es capaz de hacer todo aquello que los demás desean, en especial su amante masculino.
  • Posee un alto riesgo de volverse adicta a las drogas o alcohol.

 -Exhibe desordenes de estrés, depresiones y condiciones p sicosomáticas.

– Basa sus sentimientos de autovalía en la habilidad de conquistar y mantener a un hombre a su lado.

­- Acepta el mito de superioridad masculina.

  • Subestima el peligro de su situación.
  • Acepta la visión de la realidad que tiene su compañero.
  • Siente que no tiene derecho a defenderse.
  • Duda de su propia salud mental.  
  • Teme al estigma del divorcio

Esta información a más de ampliar nuestros conocimientos debe ser útil para que la tengamos en consideración y darnos cuenta de que podemos ayudar a las personas que sufren de estos trastornos en especial a la mujer o familia maltratada.

Colabora con la causa

Ayudanos a seguir dando información de interes social y humano, de antemano te lo agradecemos

€2,00

LA CULTURA DE PAZ COMO RESPUESTA A LA VIOLENCIA CULTURAL Y SÍMBOLICA PRODUCIDA POR EL FENOMENO DENOMINADO “POPULISMO PENAL O POPULIMOS PUNITIVO

Por: Juan José Hidalgo Huerta

Hay que tener cuidado porque no es verdad que los castigos más crueles consigan algún efectivo. A medida que los castigos son más crueles, los hombres se endurecen y para que una pena obtenga su efecto basta, y esto es necesario tenerlo presente, que el mal sea superior al bien que sale del delito”.

Cesar Beccaria

  1. INTRODUCCIÓN

Si bien es cierto en este Máster de Cultura de Paz, Educación, Conflictos y Derechos Humanos hemos estudiado mucho acerca de los conflictos como oportunidad de hacer las paces, de las guerras y su clasificación, de derechos humanos en especial el humanitario en el campo de los conflictos bélicos, de la historia de la Investigación para la Paz, entre otras muchas disciplinas, pero me causa preocupación dos cosas que a manera de critica “amistosa” no hemos visto, la primera, la criminalidad: domestica, organizada, social, ocasional, eventual, intrafamiliar, etc., sin duda su existencia es un hecho que no debe obviarse pues deja más de dos millones[1] de personas afectadas por año como resultado de violencia directa (asesinatos, homicidios, lesiones, feminicidios, etc.) y, además, es el fenómeno violento que más profundas heridas deja en los tejidos sociales –entre otras cosas por la cantidad de muertos a nivel mundial- y cuantiosas pérdidas económicas, hecho que altera la paz y que sirve de germinadora de más hechos, formas y sistemas de interrelación violentas, por eso sugiero que las ciencias para la paz tome en consideración este tema, aunque parezca que son asuntos de la criminología, derecho o política, lo cierto es que la transdiciplinaridad de la ciencias para la paz y lo desarrollado hasta el momento debería ser canalizado a resolver problemas concretos como lo es el fenómeno criminal, es una cuestión de sensibilidad saber cómo se puede resolver algo que genera muertos, destrucción y menos paz.

Segundo, aunque como Penalista y Criminólogo me apasionaría estudiar la problemática descrita en el párrafo anterior, sé que es muy extenso y quizás en un futuro podría dedicarme a aportar más de lo que se ha hecho desde las ciencias para la paz –un doctorado-,sin embargo, pretender hacerlo desde este ensayo sería poco realista y demasiado ambicioso, he mencionado el fenómeno delincuencia con el objetivo de mostrar que es una temática penetrante y que altera a millones de personas al día, como un fenómeno social que debe ser prioridad para aquellos que nos interesa la paz pero que no ha sido tomado en consideración lo suficiente.

En todo caso, este preludio lo que quiere es demostrar que existe una violencia directa sobre la vida de las personas en todas partes del mundo pero que la misma es consecuencia o, para ser más preciso tiene como un conductor dos fenómenos aún peores, la violencia ejercida por las estructuras de poder o violencia estructural y la violencia cultural aquella que crea un marco legitimador para la alteración de la paz, comprimiendo lo dicho, nos vamos a concentrar desde la óptica de las ciencias para la paz y la criminología a demostrar que los discursos políticos, acciones de poder y creación de una “cultura de guerra” promovida por los actores políticos están por un lado deslegitimando las soluciones pacificas al fenómeno delincuencial y con esto lograr ocultar cierta incapacidad para resolver los conflictos sociales intubadores de la criminalidad, y por otro lado, una violencia selectiva y universal en los estados donde se produce una política de “gobernar a través del delito[2] o lo que se conoce vulgarmente como “populismo penal”, en este último elemento vamos a concentrar nuestros esfuerzos pues sin duda alguna, el poder político cuando es gobierno y cuando ejerce un estado policial destruye la democracia y es productora y generadora de los tres tipos de violencia antes descritas, además, es donde considero que la paz directa, la paz neutra y la cultura de paz podrían tener mayores efectos sobre el poder y desde esta ubicación tener la capacidad para cambiar las cosas.

Nos concentraremos en el poder ya que este tiene la capacidad de ser de mayor  destrucción o de mayor  beneficios a la sociedad, en todo caso, debemos tener claro, que si es el poder el que ejerce la violencia tiene una afectación en todos los aspectos de un estado, aquí es donde la paz neutra nos ayudaría a neutralizar los simbolismos que este tipo de populismo penal usa para exacerbar el quebrantamiento de la paz y desconocer los derechos humanos y  producir más violencia.

  1. Diagnostico del Problema:

“Si vis pacem para pacem”[3] considero que debe ser el primer desafío que los pacificadores –como me denomino-  y que los estudios para la paz deben de trazar como camino para resolver uno de los mayores problemas de la humanidad: la delincuencia, y sí ese debe ser el camino, esto es, hacer entender a las autoridades y poderes políticos que ejercen el poder en los estados que resolver las causas que conllevan a la criminalidad de forma pacífica es el único camino, habremos cumplido un gran cometido; los resultados académicos e investigaciones para la paz deben y están obligadas a tener una aplicación práctica y es acercándonos a las autoridades estatales y políticas es que los descubrimientos y esfuerzos podrán dar resultados a la mayor cantidad de personas posibles.

Como lo anterior no ha ocurrido aún, nuestros políticos en especial los Latinoamericanos y los Anglosajones han adoptado el principio contrario a la paz ellos prefieren: “Si vis pacem, para bellum” «Si quieres la paz, prepara la guerra»[4], a lo que sumado a su incapacidad de resolver los asuntos que fraguan la delincuencia han optado por un discurso y acciones extremadamente violentas (sumado a acciones de poder y en muchos casos violación a los derechos humanos) como mecanismos para afrontar el problema, es así que oímos que la criminalidad es un “tumor”, “cáncer”,  una “lacra” una “epidemia social”, “una amenaza”, “nos son seres humanos son engendros”, podemos evidenciar ya el simbolismo de hacer semejanzas de dolor extremo para delimitar el problema y apologías de terror creando en la población una aptitud de temor y hostilidad sobre el asunto, en este primer diagnostico, ya vemos el primer indicio de un malicioso simbolismo y violencia estructural y cultural para justificar en una primera fase un discurso punitivo.

La segunda fase es el de la proclamación, como vimos el carácter simbólico de la descripción del problema social es tan fuerte, pues no debemos olvidar que es la autoridad quien la define así y al tener esa fuente su réplica y valor en cuanto a la verdad descriptiva tiende a tener credibilidad por la mayor parte de la sociedad, es  por eso que las respuestas deben ser de igual magnitud por eso se sugieren términos de política criminal como: “Intervención Quirúrgica a la Delincuencia”, “Tolerancia Cero” (que se traduce como entendimiento de las causas cero), “Mano Dura contra el Crimen”, “La ley y el Orden o “La ley es La ley”, “Duro con la delincuencia”, “O ellos o nosotros”, “Basta de Bestias”, entre otras irrazonables nomenclaturas, todas ellas se traducen, en que por el bien de la seguridad se van a tener que tomar acciones de violencia contra los ciudadanos y limitar a los derechos humanos; aquí nuevamente vemos la “mitificación” de una situación para justificar políticas públicas que alteran la paz y los derechos humanos, es decir, violencia estructural, simbólica, cultura y directa, pues el discurso político repetido muchas veces genera pauta y hábitos de comportamientos social.

Y por último, la tercera parte de este diagnostico, son las “consecuencias violentas”, estos es:  la violaciones o relativización de los derechos humanos[5], sociedades verticales en donde priman los estados-policiales, aumento desproporcionado de las penas, militarización de las calles y mayor uso de la fuerza, inflación de  nuevos tipos penales donde todo problema social se criminaliza, mayor gasto de seguridad en detrimento de salud, medicinas, educación, aumentando el número de fiscalías, juzgados penales lo que satura los sistemas de justicia pues los ponen a resolver asuntos no propios del Derecho Penal, construcción de más cárceles, excesivo control de los espacios privados y públicos, vigilancia con cámaras de seguridad, ubicación de puestos de guardianías en cada esquina, radares, patrulleros, mayor cantidad de armas, en fin, un sinnúmero de medidas de control social, estatal y privadas que lo único que han generado es un ciudadano con menos libertad, ya que, cada vez está más vigilado y por supuesto más controlado, donde dicho ciudadano solo pierde frente a la igualdad jurídica entre él y el Estado, y como si fuera poco, sin verdadera libertad interior pues cada vez tiene más miedo al “monstro” (cosificado en la imaginación social al delincuente, que por no ser humano se le hace de todo), que es delincuente descrito por los políticos y los medios de comunicación que justifican la limitación de la libertad, los derechos humanos y la paz en detrimento de la democracia y los estados sociales de derecho.

Para reafirmar lo expuesto y su gravedad cito un extracto del informe anual del año 2017 de la Organización Hunan Wright Wacht en donde se lee: “Los derechos humanos existen para proteger a las personas de los abusos y el desamparo de los gobiernos. Los derechos limitan lo que un Estado puede hacer e imponen obligaciones con respecto a cómo debe actuar. No obstante, en la actualidad, una nueva generación de populistas está malogrando estas garantías. Pretendiendo hablar en nombre del “pueblo”, consideran a los derechos un impedimento para lo que ellos entienden como la voluntad de la mayoría, un obstáculo superfluo que se interpone a la defensa de la nación frente a las amenazas y los males que supuestamente se ciernen sobre ella. En lugar de aceptar que los derechos protegen a todas las personas, los populistas privilegian los intereses declarados de la mayoría y alientan a la población a adoptar la peligrosa creencia de que ellos mismos nunca necesitarán hacer valer sus derechos frente a un gobierno avasallante que afirma estar actuando en su nombre[6]. (Las cursivas, las negrillas y subrayado es mío)

 “El populismo” generalmente es una denominación que se utiliza para designar una serie de prácticas políticas que consisten en el establecimiento de una relación directa – sin la mediación de instituciones políticas representativa, entre las masas y un líder político, en la mayoría de las veces carismático, en consecuencia, el populismo habla en nombre del pueblo y utiliza por no decir manipula la voluntad popular para en este caso presionar sin una disquisición adecuada por medios democráticos la adopción de medidas punitivas so pretexto de defender a la población que previamente mantiene aterrorizada.

Alfredo Rámiez Nardiz en su libro “La belleza de los monstruos” nos dice acerca del populismo lo siguiente: ¿Cómo mantiene el populismo movilizado al pueblo? Mediante una regresión tribal. Igual que hizo el totalitarismo. Sea cual sea la forma que adopte (de izquierdas, de derechas, nacionalista), el populismo siempre construye su discurso alrededor de oposiciones de tipo antiético, excluyente e irreconciliable basadas en el odio de unos hacia otros y que niegan la inherente diversidad y complejidad de cualquier sociedad, la cual pasa a ser vista como una colectividad homogénea, un todo uniforme organizado siempre sobre una tesis dialéctica: la oposición al antagonista. Pobres y ricos, nacionales y extranjeros, los de aquí y los de allí, buenos ciudadanos y traidores vende-patrias, pueblo honesto y élite parasitaria… Para el populismo la sociedad es una unidad ideal (la buena gente) enfrentada a un enemigo infiltrado en el cuerpo social, siendo que el partido populista se constituye en el representante no ya de un grupo de esa sociedad, sino de la sociedad en su conjunto. Se niega toda posible negociación, transversalidad y acuerdo, consustanciales a la democracia representativa (puesto que ya no hay nadie con quien negociar, dado que la sociedad es una unidad y el otro es un enemigo ajeno a la sociedad), y se afirma que sólo mediante la victoria total, aplastando al enemigo (ya no rival digno de respeto, sino el enemigo que debe ser derrotado y, en su caso, destruido), consiguiendo la hegemonía, se puede gobernar adecuadamente la sociedad y llevarla al progreso. La sociedad no es una suma de grupos en competencia por alcanzar el poder y desarrollar su plan político, como podría considerar la democracia liberal, sino un todo asediado por enemigos con los que no es posible ningún tipo de negociación ni acuerdo. Somos, en definitiva, nosotros y ellos. Si eso no es una concepción tribal, que baje Dios y lo vea[7]. (Lo subrayado, las negrillas y las cursivas son mías)

Así, la expresión “populismo penal” es utilizada para designar una específica forma de ejercicio e de expansión del poder punitivo de orientación claramente intimidatoria y inocuizadora. No equiparase simplemente al punitivismo, sino que es un “hiperpunitivismo simbólico”[8], pasando la idea de una solución simples a un problema extremamente complejo. -Los rasgos del populismo punitivo son: a) que todos los males de la inseguridad pueden ser resueltos con leyes más duras; b) El análisis técnico en la producción normativa deja de ser fundamentada para dar lugar a la total improvisación; c) flexibilización y relativización de los derechos y garantías fundamentales; d) cambio de lógica en el discurso para una lógica polarizada sobre conflictos, y crítica y desconstrucción de los discursos disonantes, de cuño tradicional, tanto en el universo académico como en el doctrinario; e) utiliza el miedo como discurso para mantener el terror al delito como pauta social; f) inobservancia de los principios limitadores del Derecho penal; g) sumisión al clamor creado de los medios de comunicación (…..) Pero, los agentes que representan el Estado, buscando fines electorales, acaban por engendrar una Política simbólica, que les dará destaque, así crean leyes penales endurecidas, con carácter simbólico – lo que no resuelve el problema de la criminalidad[9].(Las negrillas, lo subrayado, las cursivas son mías)

Como dice Gerardo Díaz Landgrave Díaz en su libro El nuevo derecho penal, “Progresivamente, la ley penal va alcanzando protagonismo en el discurso político y, sobretodo, en el discurso político electoral; en definitiva, aunque solo brinde soluciones meramente simbólicas que permiten eludir a sus promotores sus responsabilidades políticas[10] y como dice Garland: “El centro de gravedad política se ha corrido y se ha formado un nuevo consensó rígido en torno de medidas penales que se perciben como duras y agradables por parte del público[11]. (Las cursivas en las citas son mías).

Como conclusión de este apartado, vemos que existe una expansión del populismo penal el cual es peligroso ya que aunque pretende revestirse de legitimidad pierde todo sentido de legalidad y racionalidad jurídica y política, propias de las democracias liberales, más aún cuando se elaboran leyes que limitan derechos humanos, que al ser el populista quienes hablan a nombre del pueblo exigen en nombre éste la “emergencia” en la elaboración de leyes sin que pase un filtro legislativo exigiendo mayor punitiva, por su parte los legisladores “también populistas” las tramitan y aprueban desechando las teorías y técnicas de la legislación, relativizando también ellos los derechos humanos y las garantías básicas de la constitucionalidad, generando miedo y pánico social y provocando más problemas sociales ,que resolver las causas que los generan, y eso que no estamos analizando al “juez súper estrella” que lejos de estar preocupado por el respeto y aplicación de la ley sale a luz pública como alguien que defiende a los vulnerables pues también desea ser parte del protagonismo, siendo en esta lucha de popularidad que todo lo que hacen agravan el problema en sí, violando los derechos humanos de los detenidos como por ejemplo el hacinamiento; en fin un estilo de hacer política popular que trata de resolver los problemas de violencia con más violencia y no por medio de la paz, por eso se incrementa la violencia simbólica,  estructural, cultural y directa.

Tenemos que tener claro que “…la pena de prisión es una forma cara de lograr que los males se hagan todavía peores[12], por eso el creador del Derecho Penal Moderno Cesar Beccaria decía; “Es mejor evitar los delitos que castigarlos”.

  1. Propuestas: Cultura de Paz, Criminología para la Paz, Paz Neutra, Paz Estructural y Paz Neutra.

En este apartado vamos a ver de manera general los conceptos y los aportes de la ciencia de la paz y de la criminología como contrapropuesta al populismo penal.

  • Criminología e investigación Para la Paz:

“…la criminología es una ciencia interdisciplinaria que tiene por objeto el crimen, el delincuente, la víctima y el control social del comportamiento delictivo; y que aporta información sobre su génesis, dinámicas, y variables del crimen – contemplando éste fenómeno individual y como problema social. Comunitario-; así como su prevención eficaz, las formas y estrategias de reacción al mismo y las técnicas de intervención positiva en el infractor y la victima”[13].  (Lo subrayado, las cursivas y las negrillas son mías).

De la definición dada vemos que la criminología es una ciencia interdisciplinar, indicó además que la componen básicamente seis ciencias auxiliares tales como: la Criminalística, la Antropología, la Biología, la Sociología, la Psicología, el Derecho Penal, los Derechos Humanos, con el objeto de reducir los niveles de delincuencia y permitir, por un lado, mediante la prevención que el conflicto no se transforme en violencia, y segundo, intervenir una vez producido el hecho violento con aportes científicos y prácticos para restablecer la justicia, la armonía social y la paz. A más de estas ciencias auxiliares básicas en algunas teorías criminológicas se hace uso de otras ciencias que ayudan a estos cometidos como son por ejemplo la educación, el trabajo social, la no violencia y las ciencias políticas, como vemos es una ciencia transdisciplinar también.

Según la Enciclopedia de Paz y Conflicto de la Universidad de Granada la definición de la Investigación para la Paz se delimita y se define como: “Los ejes princípiales que a lo largo de los años han ido definiendo la Investigación para la Paz, podríamos agruparlos entre: La Paz como objetivo que se persigue y a su vez aúna todas las realidades y expectativas. La Violencia como obstáculo que frena las potencialidades de las realizaciones humanas. Y el Conflicto como mediación omnipresente, en todas las realidades humanas, entre una y otra (…) Existe, además, otro valor añadido que concierne a cada disciplina, ya que al interactuar en el campo transdisciplinar de la paz adquiere mayor transcendencia científica, relación con las demandas sociales y utilidad filantrópica.  Por último, la  transdiciplinaridad es la síntesis orgánica que se produce al interaccionarse diferentes disciplinas, y combinar los medios propios de cada una de ellas, con el objetivo de estudiar los problemas bajo una nueva luz, conceder así una nueva identidad a esta investigación[14]. (Lo subrayado, las negrillas y las cursivas son mías)

De lo expuesto, las ciencias para la paz se encargan de la paz (su existencia, permanencia, etc.) pero también se ocupa de la violencia y del conflicto y para el logro de sus objetivos no solo la componen la educación, la antropología, los derechos humanos, la psicología, el trabajo social, la historia, entre otras ciencias, sino que hace una invitación permanente a que para que se integren otros saberes, por eso, la criminología –ciencia transdisciplinar compuesta por ciencias que integran ya las ciencia para la paz con objetivos similares: el conflicto, la violencia y la paz, podría y más bien es su deber sumarse a las actividades del Peace Research. Por su parte, de su devenir histórico la criminología ha venido incorporando a sus estudios varias ciencias y ha ampliado sus metas no sólo estudiando el fenómeno criminal sino la prevención del conflicto, la violencia y al establecimiento o res-establecimiento de la paz.

En conclusión la investigación para la paz y la criminología se amalgaman no solo en la Inter-transdiciplinaridad sino en objetivos específicos e idénticos: paz, violencia y conflicto, por lo tanto, es factible y consecuente crear una “Criminología para la Paz” como nuevo saber científico de la Investigación para la Paz.

  • Avances en la Criminología Pacificadora:

La Criminología Pacificadora surge como una forma de comprender el crimen y la justicia a partir de una colección de ensayos editada en 1991 por Pepinsky y Quinney titulada Criminology as Peacemaking. Se trata de una perspectiva sobre el crimen en cuya virtud sería posible utilizar métodos alternativos no violentos para la búsqueda de soluciones pacíficas al problema del crimen. Para el enfoque pacificador, en lugar de incrementar la violencia ya de por sí presente en nuestra sociedad violenta mediante la respuesta estatal violenta a la violencia y a los conflictos que suponen las sanciones penales como la pena de muerte o la pena de prisión, necesitamos minimizar esa violencia a través de respuestas como la mediación, conciliación y solución de diferencias. La Criminología Pacificadora distingue entre “paz negativa” y “paz positiva”. La paz negativa se refiere simplemente a la ausencia de violencia, mientras que la paz positiva se refiere a la existencia de apoyo mutuo, feminismo y liberación de los oprimidos. La Criminología Pacificadora debe dirigir su esfuerzo a conseguir la paz entendida en este último sentido, con la presencia de organizaciones humanas que reduzcan las motivaciones violentas[15].

Como vemos la criminología pacificadora toma como modelos de desarrollo de la paz sólo partiendo de la aplicación de los métodos alternativos de solución de conflictos, aunque considero que es un gran avance, mi propuesta es más amplia pues pretende integrar a  las ciencias criminológicas el desarrollo de una ciencia que parta de la paz para no sólo enfrentar el delito sino desarrollar métodos para alcanzarla en su génesis misma integrando los descubrimientos de las ciencias para la paz.

  • Cultura de Paz: Armonizar la ley, la moral y la Cultura

En la sociedad democrática ideal, los tres sistemas de regulación del comportamiento mencionados -ley, moral y cultura- tienden a ser congruentes en el sentido que se explica a continuación. Todos los comportamientos moralmente válidos a la luz del juicio moral individual suelen ser culturalmente aceptados (no sucede necesariamente lo contrario: existen comportamientos culturalmente aceptados que algunos individuos se abstienen de realizar por consideraciones morales). A su vez lo culturalmente permitido cabe dentro de lo legalmente permitido (aquí tampoco sucede lo inverso: hay comportamientos jurídicamente permitidos pero culturalmente rechazados). En esas sociedades la cultura simplemente exige más que la ley y la moral más que la cultura. He llamado “divorcio entre ley, moral y cultura” la ausencia de esta congruencia. (…) La falta de congruencia entre la regulación cultural del comportamiento y las regulaciones morales y jurídicas del comportamiento se expresa en Colombia como auge de la violencia, de la delincuencia y de la corrupción; como ilegitimidad de las instituciones, como debilitamiento del poder de muchas de las tradiciones culturales y como crisis o debilidad de la moral individual”.[16] (Mockus, 1994a). (Las cursivas son mías)

Una consecuencia de la hipótesis fue intentar acercar la cultura a la ley y a la moral. Más de una vez se afirmaría a lo largo del proceso “de leyes y de moral estamos bien, debemos transformar algunos hábitos, algunas costumbres”. La regulación cultural y su congruencia con las regulaciones moral y legal ayudan mucho a entender cómo funciona lo sano, lo no violento, lo no corrupto. Se trataba de reconocer y mejorar la regulación cultural de la interacción entre desconocidos o entre persona y funcionario en tanto que desconocidos….La noción de cultura ciudadana buscaba impulsar ante todo la autorregulación interpersonal[17]. (Las cursivas, lo subrayado y las cursivas son mías).

  • La Cultura de Paz:

La cultura de paz es un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, al ser humano y su dignidad. La cultura de paz pone en primer plano los derechos humanos, el rechazo a la violencia en todas sus formas y la adhesión a los principios de libertad, justicia, solidaridad y tolerancia, así como la comprensión entre los pueblos, los colectivos y las personas.

  • La Paz Neutra:

La paz neutra como una categoría de análisis útil para reducir la violencia cultural y/o simbólica. El método que subyace es la interconexión de habla, lenguaje y diálogo para transformar conflictos buscando la paz, donde confluye la noviolencia y la asertividad, como actitud personal que genera en uno mismo, sosiego y seguridad y en los demás, respeto y reflexión más que reacciones negativas que se disponen contra el diálogo, la educación, la investigación y el trabajo de campo como una forma de ejercer la investigación-acción. La paz neutra desarrolla una Educación neutral para la paz, donde la piedra angular es neutralizar desde la tesis que «educar es aprender a criticar» convirtiéndose en la herramienta e instrumento más importante a la hora de eliminar los conflictos y las violencias[18].

La paz neutra busca neutralizar los conflictos en especial la violencia simbólica, se fundamenta en una idea bien cimentada y con mecanismos de acción claramente definidos en particular la atención la otredad, la educación, los valores sociales y medios: tolerancia, empatía, libertad y el lenguaje y la forma en que dialogamos o lo que se define como lenguaje neutro, estos medios y conceptos se complementan con lo indicado en las definiciones anteriores se podría construir un modelo de cultura de paz ciudadana como propuesta alternativa a la cultura de violencia estructural, simbólica y cultural para evitar la violencia directa que se da en el ámbito de la delincuencia.

  1. PROPUESTA Y CONCLUSIÓN:

4.1.2 VALORES ETICOS Y MORALES COMO INHIBIDORES DE CONDUCTAS DELITIVAS Y OFENSIVAS

La base de los delitos y de las conductas inmorales son los vicios en la formación moral de las personas; es el desconocimiento y la falta de práctica de las virtudes[19].

Las virtudes son potencias humanas, que por constancia adquieren formas estables de actuación denominadas hábitos; si son positivos se llaman virtudes, si son negativos, se denominan vicios. La virtud, por tanto es una cualidad positiva que forma buenos hábitos, inclinando a la persona a pensar, hablar y obrar bien; personas pro sociales. Las virtudes morales, protegen y perfeccionan la conducta de las personas, la práctica de los anti valores o, el poco conocimiento de los valores morales, dan como resultados a los antisociales (comportamientos desviados, antisociales o delictivos) y sus acciones denominadas delitos

Ciertamente, los individuos podemos esforzarnos por elaborar códigos jurídicos para defender nuestros derechos individuales y públicos. Pero el derecho es totalmente insuficiente para crear en todos nosotros la conciencia de lo malo y lo bueno,[20].

En resumen los delitos y las conductas desviadas son vicios contrarios a la moral, son un fenómeno sociológico, psicológico, cultural y económico que tienen solución, no sólo en la aplicación de la ley, sino en un conjunto interdisciplinario de medidas que fomenten y promuevan la practica general de los valores morales y éticos, pues las conductas desviadas como sabemos primero afecta a la moral y luego al derecho, el poco conocimiento y práctica de valores morales tendrá como efecto directo la falta de inhibidores de las conductas desviadas y criminales[21].

  • PROPUESTA PARA NEUTRALIZAR EL DISCURSO PUNITIVO Y LA VIOLENCIA QUE GENERA:

Como hemos visto el populismo penal es una forma totalitaria de abordar una problemática social, la delincuencia según se verifica por múltiples estudios sociológicos, jurídicos,  antropológicos, psicológicos y criminológicos son el resultado, entre otras cosas, de la falta de atención y de políticas púbicas a la resolución de esas necesidades sociales. La respuesta violenta por parte del “hiperpunitivismo” no sólo que buscan desatender las demandas sociales, ocultarlas, y se ha escogido el simbolismo violento del fenómeno como de sus actores, lo que pone en riesgo la paz ciudadana y además no permite una discusión racional del tema en una democracia verdadera, a lo que se suma una relativización de la importancia de los derechos humanos, así como, políticas que promuevan su inaplicación, ante esto, las propuestas para acabar con este fenómeno serían las siguientes:

A) Iniciar un dialogo con las personas que ostentan cargos de poder y mediante una investigación científica demostrar que es más beneficioso partir de la paz para resolver los fenómenos sociales que reproducen la delincuencia; empiezo con los funcionarios estatales ya que son ellos los que generan las políticas criminales, los planes de seguridad y las legislaciones que generan violencia,  cualquier forma de pacificación es minúscula sin la intervención de ellos, ya que, son ellos los que tienen valga la redundancia el poder de cambiar de forma inmediata las cosas y además quienes más influencia y retroalimentación generan en la sociedades, como nos acercamos, como lo propone la paz neutra tratar de generar un cambio en el discurso para neutralizar los simbolismos conductores de la violencia estructural y cultural.

Además de las autoridades que ostentan el poder hay que acercarse a los partidos y movimientos políticos, a las asociaciones, organizaciones sociales, sindicatos y todo otro actor político que aunque no ostenta el poder pero reproduce la violencia simbólica y cultural, además se entregan argumentos y métodos para contrarrestar el discurso punitivo como alternativa, otra gran ventaja es que como la política es cíclica cuando les toque ejercer autoridad los planteamientos de políticas públicas se harían de un vasto conocimiento de la paz y la criminología para la paz.

B) Desarrollar programas de Pacificación por medio de las acciones de Cultura de Paz, debemos de entender que los valores, actitudes y comportamientos solo se logra trabajando con la población, son ellos los que generan los sistemas de interacciones sociales, si son éticas hay paz, sin son morales hay paz, sin nacen de la paz producen paz.

Trabajar con la población por medio de campañas por ejemplo de la Liga de Valores que intentan demostrar las ventajas de interactuar en valores proporcionando a las personas herramientas para conveniencia basada en un actuar pacífico; otra gran ventaja de trabajar con programas de Cultura de Paz es que le da conocimientos a la población para rechazar los discursos del populismo penal, en consecuencia, el “político” que es un producto social se apegará a los valores de sus electores, la paz neutra podría por ejemplo ser de gran utilidad por la relevancia que le da a los valores medios como la empatía, la libertad, la democracia, la tolerancia, la equidad y la justicia, un programa como el de Liga de Valores que se haría por medio de la educación, otro elemento esencial de la paz neutra, permitiría ir cambiando patrones conductuales violentos que son culturalmente practicados por las sociedades, el programa de valores intentaría promulgar y propagar la importancia de aquello que es real en nuestra vida diaria así como su reconocimiento.

Otro beneficio es que los valores no se desplazarían fácilmente sino que reforzarían como parte integral de los individuos haciendo que cumplan su función inhibidora de conductas violentas y ofensivas, es decir, violencia directa anclada en la violencia cultural y estructural.

 

 El Famoso Psicólogo Social Albert Bandura decía: “Es verdad que la sociedad hace al individuo, pero no es menos cierto que el individuo hace a la sociedad” bajo esta premisa la violencia estructural y cultural podría irse transformando en comportamientos y actitudes de paz desde abajo para ir influenciando la altas esferas, bajo esta concepción lograríamos una autoeficacia individual y colectiva y con esto una autorregulación en el actuar para entender un poco mejor vuelvo a citar a Bandura: “El aprendizaje es bidireccional: nosotros aprendemos del entorno, y el entorno aprende y se modifica gracias a nuestras acciones[22]. Cuando la población comienza a buscar la paz desde la paz por medio de los valores, neutralizando los absolutos violentos y además se generan acuerdos mínimos incluso en países pluriculturales, desde abajo se realizan los anhelos ciudadanos pacíficos se genera una condicionante reciproca capaz de limitar el poder y neutralizar los simbolismos, se generan leyes racionalizadas y el discurso político dejará de ser violento por que bajo la “condición” deberá actuar solo y desde la paz. 

C) Retomar y adaptar dependiendo de cada país un programa de Armonización de la Ley, la Moral y la Cultura, se explica, el problema es que muchas legislaciones no responden a la idea moral o a la cultura de un pueblo, el caso de Ecuador es un buen ejemplo, se legisla para un país definido en zonas geográficas y pluricultural bien definidas por su cultura, clima, creencias, etc.,  esto hace que los hábitos de los que viven en un paramó sean muy distintas al del que vive en la costa, es así que el comercio en la costa al ser puerto es mucho más dinámico que en la sierra central que está aislado por las montañas, otra descripción es que mientras en la sierra central a las 19h00 los comercios están cerrados por el frio en la costa se inicia toda una nueva actividad comercial (comidas rápidas o callejeras) y los comercios en gran parte de las ciudades queda abierto hasta las nueve o diez de la noche, por eso las leyes que se promulgan no son acatadas de la misma forma en todas partes del país. Por otra parte, cuando las leyes son represivas generan un rechazo en la población afectada provoca disputas entre los gobernantes y los gobernados lo que luego se traduce en violencia afectando lo que yo denominó la “calidad de ciudadana”, por una parte, por poco interés o ventaja en acatar las normas y por parte del Estado al tener que tomar medidas poco efectivas que generan más problemas sociales, las leyes por lo tanto deben adecuarse a la cultura, moral y costumbres de los pueblos. Esta medida sumado a las anterior es lo que yo denominó: “mejorar la forma en que el ciudadano trata al estado, la forma en que el ciudadano trata a otro ciudadano, y la forma en que el estado trata al ciudadano, queriendo con esto definir la calidad de la ciudadanía propenso a la paz”.

D) Apoyar las iniciativas anteriores con un modelo de prevención de los delitos por medio de la criminología para la paz y las investigaciones para la paz, en el campo nos permitiría formar mediadores de paz en el ámbito comunitario y desarrollar modelos menos formales de los métodos alternativos de solución de conflictos, en especial la conciliación y la mediación (no en derecho); otro aspecto es descentralizar al mayor grado posible la resolución de los conflictos para que por falta de atención oportuna de los sistemas de justicia no desemboquen en violencia, por eso jueces de paz tiene un papel importante en el  ámbito comunitario y la resolución inmediata de los problemas sociales y así la frustración que genera la justicia, su formalidad y lentitud no deriven en acciones de venganza o de justicia por mano propia, Como indica  Antonio García-Pablos Molina, “….Pienso, sin embargo, que cualquier aproximación científica al crimen sugiere la conceptualización de éste como un problema social (…) El  “es” ante todo, un problema “de” la comunidad  que “en” la comunidad y debe resolverse “por” la comunidad[23], según lo transcrito, la comunidad conoce mejor los modelos de hacer justicia en base a la cultura de cada barrio, asentamiento, sector geográfico o pueblo, para un juez de paz del barrio o comunitario aplicaría la justicia de forma inmediata y diaria (sin la formalidades de la justicia formal, valga la redundancia) logrando dos cosas de suma importancia: uno, el retorno de la armonía social rápidamente y comprensible para las partes y consecuentemente la paz, y, dos, una forma de prevención general inmediata pues el delincuente sabrá por el numero de resoluciones efectivas de tener un alto grado de ser detenido y juzgado prontamente, y, como algo adicional no se dependería tanto el estado y su burocracia (gobiernos), se descongestionarían los juzgados y no se anularía la posibilidad de querer hacer política por medio del populismo pues esa justicia no estaría en manos ya de la política sino de la comunidad, permitiendo que desaparezca el discurso simbólico y se los obligue a atender los problemas sociales causantes de la delincuencia, con esto se quita poder  las estructuras de poder y se baja la tensión de la violencia cultural, y por último al resolverse los problemas de forma inmediata los que es una forma de prevención general primaría se reduce la violencia directa.

  • CONCLUSIONES:

Existe “Afán Punitivo en un intento desesperado por criminalizar todo lo que se pueda, hasta el punto de que apenas hay un sector en la conflictividad social que no sea objeto de la interdependencia del derecho penal[24].

Sin embargo, ¿Cuando  no se respetan los derechos humanos los derechos humanos e impera la injusticia social? Considero estamos en la obligación de resistir las leyes punitivas y el populismo penal, si el Estado y la sociedad no cumplen sus compromisos no se puede exigir del ciudadano lo que en un principio ellos no cumplieron, peor aun cuando se trata de castigar me pregunto ¿Al Estado quien lo castiga?

Acerca de la Justicia Penal en contextos de Justicia Penal Roberto Gargarella nos dice: “Detengámonos a reflexionar, a continuación, sobre el caso de las normas penales originadas en sociedades marcadas por la pobreza y la desigualdad, es decir, comunidades socialmente injustas. En estos casos, –podemos asumir y anticipar, razonablemente– existe un riesgo muy alto de que los medios coercitivos del Estado sean manipulados para proteger un orden social injusto. Es decir, en estas situaciones existen fuertes chances de que un pequeño grupo –el más beneficiado dentro de ese contexto de desigualdad y pobreza– utilice su poder de influencia para apropiarse del proceso de creación normativa (o presionar indebidamente sobre el mismo) de modo tal de orientar el uso de la coerción estatal a su favor. En el peor de los casos, dicho orden represivo puede utilizarse para custodiar la propia situación aventajada, persiguiendo y sancionando penalmente a aquellos que, de algún modo, osan ponerla en cuestión. Adviértase que, si tal fuera el caso, nos encontraríamos con normas vinculadas con el derecho penal, absolutamente ajenas (por los modos de su creación) a toda o parte de la sociedad, y que son diseñadas por un grupo pequeño, a su servicio, para su propio beneficio[25]. (Las negrillas, las cursivas y lo subrayado es mío)

Como hemos visto el Populismo Penal es una generadora de violencia simbólica, cultural, estructural y directa, y, trata de esconder a través de estos discursos los problemas sociales o más estrictamente hablando la pobreza, al estar incapacitado en resolverla se recurre a este discurso para crear enemigos construidos, mitificar personas –estereotipar- que usualmente pertenecen a esa clase pobre y así ganarse el favor popular castigándolos precisamente a ellos, destruyendo la democracia y sacando cualquier forma racional de resolver el problema principal, limitando derechos, relativizando los derechos humanos y creando una cultura de guerra que ha sido detalladamente explicada en las páginas anteriores, visto así el problema poco a poco se va saliendo de la pobreza para entrar en el terreno de la miseria y una miseria castigada y castigable.

Mientras todo esto ocurre, los problemas sociales se acrecientan la justicia se aletarga, y la sensación de inseguridad se incrementan, no se sale de la pobreza y lo que es peor aún existe una doble impunidad: la justicia social y la justicia legal, ante lo cual los índices delictivos aumentan por rechazo y por la seguridad de no ser juzgado, mientras el estado llano pierde sus libertades e igualdad ante el Estado.

Como se ve, este ensayo no solo tenía la intención de exponer un tema y hacer una crítica más, aunque algunos aspectos son muy obvios, quería por lo menos intentar por medio de este trabajo demostrar, que las investigación para la paz deben incorporar a la criminología como ciencia que estudia el fenómeno criminal y juntas –criminología para la paz- dar soluciones concretas para neutralizar los simbolismos del discurso punitivo, segundo, prevenir la delincuencia desde la educación, los valores, el lenguaje y así generar una cultura de paz ciudadana –ojo no solo cultura de paz solamente-, en donde se armonicen la moral, la ley y la cultura y se desarrollen mecanismos de autoeficacia y autorregulación desde un marco de acuerdo mínimos y condicionantes reciprocas, así mismo, con el fomento de jueces de paz que resuelvan los problemas sociales desde sus propias comunidades, al fin de cuentas las personas son las que las conocen y saben efectivamente devolver la armonía social, de esta manera se resuelve en parte la necesidad de crear exceso de normas “hiperpunitivas”, se acelera la justicia y se restablece la paz por medios de métodos alternativos de conflictos no formales; por último, mediante los programas de Liga de Valores y la Cultura de Paz conteniendo los marcos democráticos y políticos de las naciones para desde la paz resolver los conflictos para la paz y marcar limites a los exceso de poderes punitivos ya que como se indicaba los populista no obtendrán replica popular pues la población no aceptará la violencia como solución a sus problemas económicos, sociales y criminales.

Las propuestas hechas en el Capitulo V están diseñadas para atender, aunque no con la misma metodología, los triángulos de los conflictos de Galtung pues se atienden a las actitudes, y motivaciones, las contradicciones y genera comportamientos pacíficos[26], de igual manera, se atiende la violencia directa basada en la violencia estructural y Cultural, así como la Simbólica, las propuesta combinadas generan una Cultura de Paz en acción y permite la reconstrucción de la sociedad devastada por la delincuencia, la reconciliación por medio de los jueces de paz, pues devuelven la armonía social de inmediato y le da poder a la comunidad (lo que es más democráticos) y resuelve el conflicto, creo que la propuesta permitiría la implementación de la paz negativa, positiva, neutra e hibrida, pero sobre todo neutralizando la respuesta política del Populismo Penal que lejos de traer paz trae más pobreza, mayor miseria, abuso a los derechos humanos e irrupción permanente de la paz. Termino mi ensayo con el siguiente pensamiento:

Una de dos: los hombres son o no son seres racionales. Si no son seres racionales, no cabe establecer entre ellos diferencias acerca de su razón, y entonces todo deberá regirse por la violencia, sin que haya motivo alguno para conceder a uno y no a todos el derecho a usar la violencia.”  Contra aquellos que nos gobiernan[27].

León Tolstoi.

  • BIBLIOGRAFÍA

1.- Muñoz, Francisco A. (ed) (2001) La paz Imperfecta, Granada, Editorial Universidad de Granada.

2.- Jimenez Bautista, Francisco (2018) Paz Imperfecta, nuevas querellas amistosas, revista de Cultura de Paz, Vol. 2, enero-diciembre, pp. 25-43.

3.- Telleschi, Tiziano (2018) El alcanze filosófico y sociológico de la Paz Imperfecta. Un re-enfoque crítico, Revista de Cultura de Paz, Vol. 2, enero-diciembre, pp. 45-67.

4.- Jimenez Bautista, Francisco (2014) Paz Neutra: Una ilustración del concepto, Revista Paz y Conflictos, No. 7, Universidad de Granada, pp. 19-52.

5.- José Luis Olaizola, articulo “La Felicidad hace al hombre libre”, pag. 29, contenido en el libro Las Bienaventuranzas Hoy, Editorial Planeta 1.995.

6.- Teoría de los Conflictos de Johan Glatung, Percy calderón Concha, Revista de Paz y Conflictos No. 2 (2009) Instituto para la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada.

7.- Kenneth Roth, Executive Director, Organization Human Wright Watch: Informe 2017. El peligroso avance del populismo: Ataques globales a los valores de derechos humanos. https://www.hrw.org/es/world-report/2017/country-chapters/298722

8.- Tomado de “El Discurso Populista en la Intervención Punitiva: un análisis político-criminal, Tesis Doctoral de Henrique Abi-Ackel Torres, Doctorado en Grado en Derecho, Universidad de Sevilla, España, 2016/2017, pág. 166-167.

9.- El Nuevo Derecho Penal. Autor: Gerardo Landrove Díaz. Tirant Monografías 639. Pág. 59

10.- David Garland: La Cultura del Control: Crimen y Orden Social en la Sociedad Contemporánea, Editorial Gedisa, Barcelona (2005) pág. 50.

11.- Definición de Antonio García-Pablos Molina, Tratado de Criminología. Tirant Lo Blanch 2009, Pág. 53.

12.- Enciclopedia de Paz y Conflicto de la Universidad de Granada, Editorial Universidad de Granada 2004, Pág. 596-597.

13.- Archivos de Criminología, Seguridad Privada y Criminalística: Nuevos Lineamientos de la Criminología, Dra. María José Rodríguez Mesa, Universidad de Cádiz (2013), pág. 7.

14.- Armonizar ley, moral y cultura. Cultura ciudadana, prioridad de gobierno con resultados en prevención y control de violencia en Bogotá, 1995-1997: Antana Mokus. Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia Ex-Alcalde Mayor de Santa Fe de Bogotá, D.C. pág. 8.

http://www.institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/coleccion_digital/Cultura_Ciudadana/Armonizar_Ley_Moral-Mockus_%20Antanas.pdf

15.- POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm, revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833.

16.- La ética de la sociedad civil, Adela Cortina, Capítulo 3: LA FÓRMULA MÁGICA DEL PLURALISMO MORAL. Universidad de Chile, departamento de Pregrado. Contenidos de Formación Básica.

17.- Prologo por Francisco Muñoz Conde, del libro “El Nuevo Derecho Penal”, autor: Gerardo Landrove Díaz, pág. 13.

18.- El Derecho y el Castigo: De la injusticia penal a la justicia social: Roberto Gargarella, pág. 43.

https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/17097/DyL-2011-25-gargarella.pdf

20.-Teorías de las Consecuencias Jurídicas de Delito: Autor: Lorenzo Morilla Cueva, Editorial Tecnos (1.991).

21.- Populismo y castigo Pena. Autoría: Romina Frontalini Rekers.

http://www.pensamientopenal.com.ar/system/files/2012/10/doctrina34815.pdf


[1] Según Informe de la Violencia de la Organización Mundial de la Salud 2014 e Informe Homicidios de a nivel mundial del 2012 UNODC.

[2] Termino tomado de: Gobernar a través del Delito. Autor: Jonathan Simon .Editorial Gedisa. Oxford University Press Inc.

[3][3] Tomado: Teoría de los Conflictos de Johan Glatung, Percy calderón Concha, Revista de Paz y Conflictos No. 2 (2009) Instituto para la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada.

[4] Tomado de Wilkypedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Si_vis_pacem,_para_bellum

[5] Aquí Algunos ejemplos: A)  Filipinas: La difamación de los derechos humanos por Duterte, una “clásica táctica de distracción”: “Difamar a los grupos de derechos humanos es una táctica de distracción clásica de los autores de abusos contra los derechos humanos en todo el mundo. La bravuconería, el derramamiento de sangre y las amenazas a quienes lo critican han caracterizado hasta ahora la presidencia de Rodrigo Duterte. Por desgracia, cuando comienza su tercer año en el poder, parece que la población filipina se enfrenta a más de lo mismo”. B) Jair bolsonaro, Presidente de Brasil: “El error de la dictadura fue torturar y no matar”. “Hay que dar seis horas para que los delincuentes se entreguen. Si no, se ametralla el barrio pobre desde el aire “y C) Jaime Nebot, Alcalde de Guayaquil, Ecuador: en un discurso como Gobernador en 1985 ““Ustedes, policías, tienen órdenes precisas, claras; tenéis el respaldo moral, legal y económico del Gobierno (…) Usad las armas porque están facultados para ello. Ya saldrán las cotorras nuevamente a clamar por los derechos humanos, pero por los derechos humanos de los asesinos, de los delincuentes, de los terroristas, de los violadores y de los secuestradores (…) Porque si una mínima porción, ínfima porción, la porción podrida de la sociedad, tiene que caer abatida, tendrá que caer abatida” , quiero agregar que el antes Gobernador es el actual Alcalde de la Ciudad por casi 20 años  y utiliza el mismo discurso para gobernar a través del delito y es probablemente un candidato a la presidencia del país. Podríamos usar otros ejemplos como la narrativa de Trump o los discursos de derecha de Europa, pero considero que el punto ha quedado bastante claro, para este tipo de políticos y políticas los derechos humanos son una amenaza a su estilo de gobierno.

[6] Kenneth Roth, Executive Director, Organization Human Wright Watch: Informe 2017. El peligroso avance del populismo: Ataques globales a los valores de derechos humanos. https://www.hrw.org/es/world-report/2017/country-chapters/298722

[7] Tomado de “El Discurso Populista en la Intervención Punitiva: un análisis político-criminal, Tesis Doctoral de Henrique Abi-Ackel Torres, Doctorado en Grado en Derecho, Universidad de Sevilla, España, 2016/2017, pág. 166-167

[8] Nota explicativa: Aquí vemos como por medio del simbolismo del discurso populista se prentende sustentar la etructural, cultural y directa.

[9] Tomado de “El Discurso Populista en la Intervención Punitiva: un análisis político-criminal, Tesis Doctoral de Henrique Abi-Ackel Torres, Doctorado en Grado en Derecho, Universidad de Sevilla, España, 2016/2017, pág. 166-167

https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/68950/Tesis%202017%20Henrique%20%28completa%29.pdf?sequence=1&isAllowed=yAquí el término “simbolismo” se traduce a acciones concretas de violencia estructural y cultural, que se traduce en muchas ocasiones en violencia directa por parte de agentes del Estado con cierto tipo de ciudadanos (selección primaria) previamente mitificados y cosificados a los que se les puede hacer de todos porque pertenecen a los “otros”.

[10] El Nuevo Derecho Penal. Autor: Gerardo Landrove Díaz. Tirant Monografías 639. Pág. 59

[11] David Garland: La Cultura del Control: Crimen y Orden Social en la Sociedad Contemporánea, Editorial Gedisa, Barcelona (2005) pág. 50.

[12] Nuevo Derecho Penal. Autor: Gerardo Landrove Díaz. Tirant Monografías 639. Pág. 19.

[13] Definición de Antonio García-Pablos Molina, Tratado de Criminología. Tirant Lo Blanch 2009, Pág. 53 

[14] Enciclopedia de Paz y Conflicto de la Universidad de Granada, Editorial Universidad de Granada 2004, Pág. 596-597

[15] Archivos de Criminología, Seguridad Privada y Criminalística: Nuevos Lineamientos de la Criminología, Dra. María José Rodríguez Mesa, Universidad de Cádiz (2013), pág. 7

[16] Armonizar ley, moral y cultura. Cultura ciudadana, prioridad de gobierno con resultados en prevención y control de violencia en Bogotá, 1995-1997: Antana Mokus. Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia Ex-Alcalde Mayor de Santa Fe de Bogotá, D.C. pág. 8.

http://www.institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/coleccion_digital/Cultura_Ciudadana/Armonizar_Ley_Moral-Mockus_%20Antanas.pdf

[17]Mokus fue ejecutor ya de un proyecto de Cultura Ciudadana con resultados importantes en Bogotá, Colombia en su periodo como Alcalde (1995-1997), en donde no sólo se bajaron drásticamente los índices delictivos sino que además se desarrollaron acuerdos mínimos en beneficio de los ciudadanos como por ejemplo el uso responsable del agua, esto demuestra que sí se puede enfrentar los problemas sociales con buenos resultados, atendiendo las causas, sin alterar la paz y sin usos excesivo de la violencia.

[18] Revista de Paz y Conflictos (Vol.7) : Paz Neutra: Una ilustración del Concepto. Francisco Jiménez Bautista. Universidad de Granada (2014)

[19] POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm, revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833

[20] La ética de la sociedad civil, Adela Cortina, Capítulo 3: LA FÓRMULA MÁGICA DEL PLURALISMO MORAL. Universidad de Chile, departamento de Pregrado. Contenidos de Formación Básica, http://www.plataforma.uchile.cl. Ética

[21] POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm, revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833

[22] Frase tomada de: https://psicologiaymente.com/reflexiones/frases-albert-bandura

[23] Definición de Antonio García-Pablos Molina, Tratado de Criminología. Tirant Lo Blanch 2009, Pág. 70.

[24] Prologo por Francisco Muñoz Conde, del libro “El Nuevo Derecho Penal”, autor: Gerardo Landrove Díaz, pág. 13.

[25] El Derecho y el Castigo: De la injusticia penal a la justicia social: Roberto Gargarella, pág. 43.

https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/17097/DyL-2011-25-gargarella.pdf

[26] Peace-making, Peace-Keeping y Peace-Making

[27] Pensamiento Tomado de: https://yosoytuprofe.20minutos.es/2017/12/20/24-citas-de-tolstoi-imprescindibles-en-el-mundo-educativo/

Colabora con la causa

Si deseas colaborar con la propagación del mensaje de paz y los conocimientos que se ofrecen te invitamos a colaborar con la causa. De antemano muchas gracias

€2,00

RECESIÓN Y CRÍTICA AL LIBRO “RETROPÍA”

Por: Juan José Hidalgo Huerta

  1. Introducción:

Soy un admirador de Zygmunt Bauman la finesa del análisis de los sistemas de interrelación resultados de la modernidad y postmodernidad, la forma como describe cada fenómeno social que engloba al ser humano actual es de un realismo innegable y al mismo tiempo reflexivo, invitándonos a abrir nuestra comprensión para poder cambiar lo establecido, desde su modernidad liquida viene describiendo al ser humano y como ha perdido la seguridad, sus propósitos y sus utopías; lo transitorio, la inestabilidad en fin lo desechable ha hecho de los individuos hojas de viento arrastrados por las ideas  de creer tener libre albedrio pero que este ha sido previamente limitado por el poder, el mercado y el capital; el “éxito” ese ideal ingeniado por aquellos que no desean asumir el castigo de ser malos políticos o empresarios, diseñado para el auto flagelo individual a sabiendas de que las oportunidades son pocas y cada vez más elusivas, mantienen a la humanidad menos humanizada y siempre ocupadas en lo que en realidad no es tan importante, por eso lo liquido, lo temporal y lo cambiante.

 “Retropía” la obra póstuma de Bauman es básicamente un razonamiento de los grandes desasosiegos mundiales, un análisis crítico del Estado-Nación Hobbesiano, una búsqueda del ser humano y su necesidad de pertenecer para diferenciarse entre “el” y “nosotros”, la falta de solidaridad, la desesperanza del futuro y el sondeo de seguridad en la vida basada en la eterna oferta de “tener” para “ser” y no quedar relegado del aquel que “no tiene” o no “es”, la perspectiva ofrecida por el mercado de satisfacer el espíritu del hombre pero nunca acabada porque siempre hay algo nuevo que consumir lo que genera ansiedades, depresiones y angustias, por eso la necesidad de escapar de esconderse de no tener en cuenta a nadie más que aquello que le devuelva la tranquilidad, es decir, una ilusión –escapar de la fea realidad- algo que él llama de vuelta al seño materno; finalmente el autor nos invita a mirar el pasado para rectificar los problemas actuales y porque no los futuros.

En lo personal haber hecho esta lectura enriquece mi necesidad de “criticar” constructivamente el sistema del mundo, pero me da unas nuevas y buenas herramientas para hacerlo, aunque lo haré siempre desde mi enfoque ideológico, pero sin duda alguna ahora miro el problema de forma más realista desplazando las soluciones ilusorias –liquidas para centrarnos en lo concreto en lo solido.

  • UNA ACLARACIÓN NECESARIA:

Como esta es una crítica, la que no puede ser más que mis ideas frente a estas ideas, desde ya le informo que el suscrito es un Anarquista Cristiano, por lo tanto, no creo en la idea del Estado-Nación como forma de organizar a la sociedad, el poder, la economía menos aún los gobiernos y, segundo, mi filosofía –no mi práctica religiosa porque este en un ensayo académico- de vida que está basada en doctrinas que llevo a la práctica dentro de la realidad que el sistema mundial a construido, por lo tanto, aunque influenciado por el mercado neoliberal no respondo a él con angustia sino con aceptación que no es lo mismo que resignación, así como, aunque deba someterme a un Estado de Derecho no creo que el derecho genere en si mismo ningún estado de bienestar; Retropía y la modernidad liquida es un claro ejemplo de eso y la realidad mundial es un reflejo de que la modernidad aunque ha traído desarrollos extraordinarios en el campo de las ciencias, la tecnología, salud, llenos de productos y mejores sistemas de comunicaciones, etc.,  por otra parte ha dejado un mundo sin propósitos humanos y humanos que están destruyéndose así mismo y al mundo que nos acoge. Resumo este apartado con el siguiente pensamiento:

El gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás”

León Tolstoi

  • CRÍTICA Y CONCLUSIONES:

En la página veintiocho del libro Bauman cita a Henry Giroux con la siguiente sentencia: “…Hay integrada en el sistema una especie de violencia orgánica que está destruyendo el planeta, toda noción de bien público y democracia, y que ya no se controla a sí misma mediante ideología, sino mediante el ascenso de un Estado castigador en el que todo está cada vez más criminalizado porque representa una amenaza para la élite financiera y para el control que esta ejerce sobre el país. (…) El neoliberalismo inyecta violencia en nuestras vidas y temor en nuestra vida política”.

Esta reflexión es totalmente cierta, el Estado-Nación creación de Hobbes no logró nunca controlar esos impulsos humanos agresivos o violentos propios de nuestra naturaleza, no ha tenido la capacidad de contener las nuevas formas de dominación, opresión que ya no se hace conquistando territorios (eso no es de la era liquida) sino conquistando la libertad del ciudadano –ahora súbdito del mercado-  con una sociedad de consumidores sometiendo a su vez a las fuerzas que controlan los estados; el poder finalmente se ha logrado liberar de los Estados y consecuentemente de sus gobiernos y someten a la población a un sistema que coacciona la voluntad personal y social, por su parte, el político que luego pasará a gobernar agacha la cabeza de igual manera a los intereses del poder económico, generando a su vez una forma de gobernar que responden a esos mercados y al capital (sus verdaderos patrones), los medios para realizar esos cometidos son sin duda criminalizar todo, ser más flexible con  los más ricos y menos solidarios con los más desposeídos, el estado de bienestar se pone en riesgo y la violencia con que el neoliberalismo fomentan estas prácticas tienen efectos desastrosos en la sociedad.

Ante lo anterior debemos regresar a revisar la postulación del Estado, pues aunque eliminó una era donde cada uno sabía quién era y su rol en la sociedad, el que sin duda era injusto, no es menos cierto que revisando la historia, la idea del Estado-Nación solo ha beneficiado en gran medida aquellos –burgueses antiguos y modernos- que por medios económicos logran poner en cargos de poder aquellos que en la mayoría de las veces solo responde a sus intereses, la idea del ciudadano con derechos naturales propios de su calidad de personas es sin duda una utopía que debemos de rebatir, como decía Tolstoi:  “Quien tiene dinero, tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen.”, siendo el estado de las cosas, quien tiene el dinero tiene el poder y quien tienen el poder impone, ordena y manipula a su antojo a aquellos que no lo tienen incluidos los Estados y sus gobernantes.

El deseo de esa nación civilizadora, solidaria y cívica, fue consumida a lo largo del tiempo por lo que el mismo Bauman denomina  la “sociedad de consumidores” que implica un tipo de trabajo que promueve, alienta o refuerza la elección de un estilo o estrategia de vida consumista, y que desaprueba toda opción cultural alternativa; una sociedad en la cual amoldarse a los preceptos de la cultura de consumo y ceñirse estrictamente a ello es, a todos los efectos prácticos, la única elección aprobada: una opción viable y por lo tanto plausible, un requisito de pertenencia[1].

El consumo promueve el tribalismo entre los que poseen y los que no poseen, entre las naciones ricas y pobres, en donde las personas ya no solo se identifican como miembros de un clan por el país o cultura de procedencia sino por las fuerzas externas que los identifican como personas a raíz de la marca o estilo de vida escogido y ofertado por el mercado, un ejemplo de eso es todos aquellos que se distinguen entre los Apple o los Android y alrededor de esas marcas se construye todo un sistema de cultura basado en el consumo que me diferencia del otro, las marcas crean tribus y esas tienen que estar plenamente separadas, estas tribus son extra naciones pues no son exclusivas de un lugar o país especifico sino de identidad creada, este es sin duda alguna resultado de la globalización, pues como bien lo señala Agier citado en el libro “tras la globalización de los capitales, mercancías y las imágenes, ha llegado la hora de la globalización de la humanidad[2].

Pero qué pasa con aquellos que no pueden formar parte de la tribus, en el libro se habla de la disrupción entre equivalencia de fuerzas entre capital y trabajo que como vemos luego de la neoliberal globalización ha perdido efectos condicionados, pues el capital ya no desea crear fabricas y lidiar con una fuerza laboral, la automatización y la globalización con la desestructuración laboral ha destruido el equilibrio entre la estabilidad laboral y el empresario, en la era de la especulación muchos han perdido su trabajo y la ilusión de idear una planeación de vida hasta llegar a la adultez. Con este fenómeno se genera lo que Gurnar Myrland llama los “infraclase” aquellos que no son resultado de defectos morales o ineficaces, son las grandes masas de personas sin trabajo, en fin, el desempleado aquel a quienes este sistema dejó sin capacidad de vivir bajo una ética de trabajo.

La idea del “infraclase” de Gurnar Myrland no son el resultado de la ineficiencia o los defectos morales de quienes se quedan sin trabajo, sino porque lisa y llanamente no habría trabajo para todos aquellos que lo necesitarán, desearán o pudieran trabajar, el desempleo estructural es la incapacidad de la sociedad para vivir según una ética de trabajo, esta es sin duda alguna una de las peores formas de tribalismo la división de aquellos “nosotros los trabajadores, los que podemos consumir” con aquellos denominados infraclase que son “parias” o “parásitos”, esos que no pueden consumir y que viven de las prestaciones o la beneficencia.

A más del tribalismo y toda vez que nunca será posible una renta minina, el sistema actual, moderno liquido ha creado una desigualdad bastante marcada, la libertad solo es valiosa en la medida en que tengo los recursos para ejercerla, caso contrario en un mundo donde el capital, el consumo y el dinero imponen las reglas, nacer libre pero sin medios es una esclavitud ciudadana, Edward Banfield nos describe muy bien esta libertad sin ejercicio: “El individuo de clase baja vive el día a día (…) Su conducta está gobernada por sus impulsos, ya sea porque no puede someterse a sacrificar el presente en pos de una satisfacción de futura o porque no tiene sentido del futuro en absoluto[3], por lo tanto, en este mundo desigual la valía de una persona depende de los recursos para hacer uso de su libertad.

Pero al no encontrar los Estados que hacer con esta Infraclase y los mercados menos aún, la desigualdad se hace coercible como bien lo afirma Giroux citado al inicio de este ensayo “criminalizar la pobreza”, sin duda alguna ahora las prisiones sustituyen a las instituciones del bienestar social y deberán seguir reajustándose a medida que se sigan reduciendo las medidas del estado de bienestar, es decir, como son pobres, no consumen, demandan  y como no hay como satisfacer la demanda, cosifico, criminalizo y saco del mercado aquel “rechazo” que ya no cumple su propósito: consumir. Esto me recuerda  hay un grafiti en las afueras de la cárcel de Guayaquil, Ecuador que decía: “aquí no se castiga el delito sino la pobreza”.

Los dos últimos puntos:, la vuelta al seno materno y la mirando hacia adelante pero yo le agrego mirando hacia atrás también, me permite revelar, aunque se vea oscuro el panorama, las ventaja de todo esto y es que ya tenemos el diagnostico, pero también tenemos las referencias, las causas y las motivaciones, a lo que debemos de sumarle las herramientas desarrolladas por una ciencia social que se está ocupando de estos temas y que denuncian día a día la insostenibilidad de este sistema y los grandes problemas que está causando, además cosa que no es poco tenemos una ciencias para la paz capaces de

abordar las raíces del conflicto actual para transformarlas y desarrollar el potencial no del ser humano sino de la humanidad completa, la paz neutra puede ser un aporte importante sobre todo en la capacidad de educar y transmitir valores que nos hagan menos consumidores y más humanos y quizás llenemos el vacío existencial de ser algo vendible.

Termino el análisis del libro concordando con Bauman y el Papa Francisco, el dialogo una poderosa herramienta de la paz neutra y de todos los tipos de pases, yo creo que ese es el método de la paz, el dialogo permite conocernos para salir de la tribu, emerger del seno materno, conocer al otro, darme cuenta que no es tan difícil la empatía, tolerar y amar, ser auténticamente solidarios, quizás a Hobbes le falto eso, no contener al ser humano por medio del Estado sino entender que la esencia del bien está dentro de él, quizás una sociedad de principios con una inteligencia espiritual (ética y moral) transforme las estructuras del poder y nos vaya devolviendo la humanidad a los humanos.

Como indicará antes, mi ideología me dice que hay tres cosas previas: el amor, la justicia y la paz,  aunque no tengo ninguna discrepancia con el análisis de Bauman, la Retropía podría empezar en tener la capacidad de que el mundo se construye desde aquellos principios incluso anteriores de la existencia de la tierra, partiendo a modo de carrera circular el amor como punto de partida y la meta y el camino será construido por  y en amor dando futro de amor, así con  la paz y la justicia si esos son los puntos de partida  las metas serán las mismas y el camino igual: paz, amor y justicia. Cierro con Tolstoi: “Yo creo que… si bien es cierto que hay tantas mentes como cabezas, entonces hay tantas clases de amor como corazones”.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Retropía: Autor Zygmunt Bauman; Barcelona, Paidos (2017)
  2. Vida de Consumo: Autor Zygmunt Bauman, Polity Press Ltd. (2007)

[1] Vida de Consumo, Zygmunt Bauman, Polity Press (2007), pág. 78.

[2] Retropía: Zygmunt Bauman cita a Michael Agier, pág. 80

[3] Edward Banfield, The Unheavenly City: The nature and Future of Our Urban Crisis, Londres, Little Brown, 1968, pp. 34 y 35.

ANALIZYNG THE BIGGEST DRUG BARON IN HISTORY (Life of Pablo Escobar)

Estimados lectores, a continuación les hago conocer la historia de Pablo Escobar uno de los hombres más conocidos y odiados del mundo, por ser en su momento el narcotraficante más influyente y poderoso en la historia del narcotráfico, este trabajo se presento dentro de un programa de Maestrías y fue elaborado por el Dr. David Velasquez quien tienen un Master Degree en Justicia Criminal y es además criminólogo teórico y analista  criminal, el trabajo muestra desde el comienzo de la existencia de Pablo Escobar hasta su ultimo día,  analizando sus sociopatías desde el punto de vista criminologico, se que esta en Ingles en próximas entregas lo traduciremos en Español, es un trabajo muy impresionante y muy ilustrativo que estoy seguro encontrará interes en estudiantes, abogados, criminologos, sociologos, psiquiatras y muchos profesionales afines. Espero lo disfruten.

Dear lectures,

This is the story of Pablo Emilio Escobar, being one of the most ruthless capo of of the entire world. This research was complete by Ph.D leaner David Velasquez while doing a part of his Masters in Criminal Justice. This investigation commence since the day the ruthless capo was born until the last days of his life. Within the reserach we will show his sociophatic behavior. This report is very illustrative and impresive, I can assure you that you will find it intersting for students in criminla justice fields as well as attorneys, and sociologist, I hope you enjoy it.

Como siempre estaremos gustosos de sus comentarios.

If you have any coments please fell free to share it with us.

Analyzing the Biggest Drug Baron in HistoryDavid VelasquezCriminological TheoryNovember 16, 2012

Abstract

By the late 1980s, Colombia turned into the world’s primary manufacturer and exporter of cocaine, along with the most vital coca producing countries in the Andes. In the perspective of the War on Drugs, U.S. assistance to the country augmented meaningfully through this era, and by 1991, Colombia was the foremost receiver of U.S. support in Latin America. Even with the upsurge in U.S. funds, Colombia’s military experienced a sequence of significant setbacks to protruding guerrilla units, which were observed as main players in the cocaine traffic, as well as a severe menace to political constancy in the country.  The function of this essay is to analyze the theory of differential association by Edwin Sutherland, beside with structural strain theory by Robert K Merton. I, Furthermore, included analysis of surveys, which challenge the test of rationality of Sutherland’s theory and Merton. Theoretical Criminology tries to describe speculations of why and how delinquency happens by inspecting the numerous details connected to illegal performance and crime. These theories suggest the sociological, psychological, and psychiatric opinions about the reasons of crime and other methods of abnormal behavior. Among these is a set of theories denoted to as learning theories, which emphasis on the notions and actions that can be cultured, the procedures by which the learning transpires, and the structure of collaboration and reassurance for law violation. Maybe the toughest and most conspicuous of these theories is Edwin Sutherland’s Differential Association theory. As an intern actionist of sociology, Sutherland’s perspective on the etiology of crime was a particular procedures or associations that could clarify most transgression, in spite of its great mixture.

Analyzing the Biggest Drug Baron in History

In a small town of Rio Negro close to the city of Medellin Colombia on December 1st 1949, the ruthless Capo was born as Pablo Emilio Escobar Gaviria. The son of a laborer farmer and a school governess, there was nothing in Escobar’s upbringing to recommend the dramatic and astonishingly sociopathic course his life would pursue. While he was properly well-educated, he under no circumstances had a status as a bright intellect. Reasonably, like Al Capone, his key “ability” was an unrestricted ability for violence.(The Biography Channel website. 2012)

When scarcity compelled Escobar to withdraw of Antioquia’s small-town university in 1966, he commenced to steal vehicles and smuggling marijuana, which he became a millionaire at 22. Next he financed his wealth in the blossoming cocaine industry, dominating local coca manufacture by disbursing laborer farmers twice the going percentage and capitalizing in coca agriculture in an isolated highland valley of Peru and Bolivia, far from feeble dominant governments.(Bio. True Story, 1996)

Coca, kickbacks, and assassination pushed Escobar to the top statuses of the Medellin crime outlook. Here he encountered Jorge Luis Ochoa Vasquez, who’d by now had set up a small range of trafficking and delivery setup in south Florida before going back to Colombia to construct his clansof cocaine handling operation in 1977. Now their enterprise permitted Escobar to increase their distribution. At the moment, the Colombians were still blocked out of the U.S. cocaine traffic by Cuban smugglers who hired “mules” (frequently airline travelers or flight attendants) to transport moderately insignificant amounts of the drug into south Florida, where it was retailed to mid-level suppliers employed with the American Mafia.(Medellin Cartel Background Guide, 2012)

The Cuban trafficking cartel was definitively disintegrated by a third Colombian, Carlos Lehder Rivas, operating with George Jung, an American drug smuggler. Whereas being cellmates in Federal penitentiary in the mid-1970s, Jung and Lehder arranged strategies to fly cocaine into the U.S. inside of a single-prop Cessna’s, permitting them to do away with untrustworthy “mules” and transport much greater quantities of cocaine. In 1977, their first trip of 250 kilograms wholesaled for roughly $15 million, enticing the interest of their contractors, who were considering shipping extra cocaine to the U.S. — a lot more.(Justicia US Law, 1992)

Now the final section fell into place. With Lehder involved, Escobar had the resource, handling, and trafficking capability to upkeep mass selling in the US. On a usual trip, Lehder and Jung hovered from Bahamas to Escobar’s estate in Colombia on Friday, go back to the Bahamas Saturday with 300-500 kilos of drugs (cocaine), and then mingled into the Sunday urgency of planes transporting weekend travelers returning to the U.S.(Justicia US Law, 1992)

The proceeds were enormous at every step. Every kilo made by Escobar’s lab during 1978 cost him $2,000 dollars, which wholesaled to Lehder and Jung for $22,000, netting Escobar $20,000 per kilo. In the next phase they shipped around of 400 kilos to south Florida (acquiring some extra costs in hush money for local airport permissions) where mid-level suppliers paid a general price of $60,000 per kilo; thus in 1978 every 400-kilo cargo grossed Escobar $8 million and Lehder, Ochoa, and Jung $5 million each in proceeds. Obviously, the mid-level sellers did just reasonable: after chopping the drug with baking soda each consignment sold on the street for $210 million, virtually ten times the purchase amount.(Justicia US Law, 1992)

Almost immediately Lehder was contracting American aviators to fly a solid flow of cocaine into the U.S., compensating them $400,000 per expedition. At least, it was one tour per week, in 1978 this interpreted into a wholesale proceeds of $1.3 billion and earnings of $1 billion. That time Escobar, Ochoa and Lehder together they financed a 2,000 man guerrilla to protect their common interests, commemorating the official commencement of the Cartel of Medellin. Apparently, a conference of colleagues, the Cartel had just one physical leader — El Patron, “The Boss,” or El Padrino, “The Godfather” — revealing Escobar’s authoritarian character in the supply chain as well as his absolute mercilessness. It was a smooth group organized of at least 17 sub-groups (involving two sub-cartels operating Cali and Colombia’s north coast), which worked separately, so merely the superiors distinguished what was actually going on. A mixture of a mafia dynasty and a Fortune 500 company, it’s not penetrable, nebulous structure that disillusioned investigation by defending the chiefs from prosecution and overwhelming outsiders who could only venture about its factual size.(The Biography Channel website., 2012)

By 1982, Escobar’s individual wealth exceeded $3 billion, establishing him the wealthiest man in Colombia, but his immeasurable greed took him to ever-bolder conspiracies. He procured a convoy of vintage DC-3s, DC-4s and DC-6s to transport greater loads, and the distribution timetable changed into even more frenzied reminder Vice President George Bush to growl to the Bahamian Prime Minister whom the movement of vehicles at Norman’s Cay was “like O’Hare.” He also invested in the appointment to Colombia’s Congress and utilized his diplomatic passport to assume a family trip in the U.S. (including a presumptuous tour to the White House and an unusual visit to Graceland to pay respect to his icon Elvis Presley).(Medellin Cartel Background Guide, 2012)

Within the period of March 1982, there was a confiscation of two tons of drugs (cocaine) at Miami International Airport, which stunned U.S. officials, who understood that they are facing a considerably bigger operation than anything witnessed before. Nevertheless, they still didn’t familiarize of the Cartel’s entity making Escobar being continually one or two steps ahead. By the time U.S. investigation arrived, it forced Lehder to abandon Norman’s Cay in September. Escobar had previously sham a new alliance with Panamanian tyrant Manuel Noriega, and the task didn’t miss a beat. From the time of 1982-1984, most of the cargos have increased from 80 tons to 145 tons, overflowing the U.S. market and generating wholesale charges to descent from $60,000 per kilo to $16,000. However, cash flow continued irrational with profits of $3 billion in 1982 and $2.3 billion in 1984, clearing Escobar exclusively at least $1.3 billion in proceeds. Around this time, he had acquired a Learjet to transport money out of the U.S. By this time the Cartels was expending $2,500 per month for just rubber bands to be used on the bricks of cash.(The Biography Channel website., 2012)

Escobar hired a group of 10 full-time accountants to manage all his businesses, so he could be able to relax. In one incident, he could discount $5 million because it was stuffed on the wrong boat — “you win some; you lose some” — somehow; he also acknowledged a typical loss of 10% of his returns to “spoilage,” adding up to $500 million per annum consumed by rats or decomposed due to inappropriate storage. Escobar’s private wealth was assessed at $7-$10 billion during 1985. Of which maybe $3 billion was in Colombia, with the remainder was circulated into numerous international bank accounts and investments such as a penthouse in Miami, hotels in Venezuela, and near to one million hectares of estate in Colombia.(Medellin Cartel Background Guide, 2012)

The highest potential the Cartel of Medellin had was during 1985. In precisely ten years he subdued America. As the amount of individuals who’d experimented with cocaine at least once it quadrupled to 25 million tons of drugs, meanwhile the figure of habitual users escalated from one million to six million. People from North Americans used approximately 150 tons of the white powder (cocaine) during 1985, producing $30 billion of profits for mid-level traders and $6 billion for the Cartel. The DEA discovered full-time traders in twelve out of fifteen locations on down town Manhattan. Corruption procured all over 10% of Miami’s police force were on Escobar’s payroll, as were high-ranking characters from the FBI, DEA, Customs, IRS, INS and CIA.(Medellin Cartel Background Guide, 2012)

However, this is dimmed in relation to Medellin’s manipulation in South America, where it occupied as many as 750,000 citizens and managed 40%-50% of entirely exportations from Colombia, Bolivia and Peru. The biggest preparing facilities were areas with their individual schools and health centers. During March 1984, the Colombian police force in helicopters arrived on Tranquilandia. There was a structure of 19 labs dispersed throughout the 1,200 square miles of tropical forest from southeast of Bogota, which was approachable exclusively via air. It had eight landing strips along with residence halls for hundreds of laborers plus its own hydroelectric power source, private roads, and a fleet of vehicles. Somehow, in 1985, the special police unit dismantled 667 labs and 90 landing strips but hardly made a dent to the entire production.(Frontline PBS, 2010)

Corruption was everywhere in 1985, close to 400 magistrates were on the payroll and by 1989; the attorney general was looking into 6,000 cases of crookedness in the police and military. As the preceding Colombian President BelisarioBetancur stated, “We are up in contrast to a consortium stronger than the nation” Escobar also obtained public perspective by creating schools, churches, soccer fields and free dwellings for tens of thousands of poor people.US attempts to procure Escobar to be extradite, and it generated an all-out war among the Cartel and the government of Colombia. In 1988-1991, the Cartel assassinated Colombia’s attorney general, the small-town governor and police chief of Antioquia, an alternate nominee for president, Luis Carlos Galan, and a substitute Minister of Justice. Escobar additionally instructed the bombardments of El Espectador and another prime newspaper, Van Guardia Liberal, murdering four; Avianca Flight 203, exterminating 110 (but not the predetermined objective Galan’s successor Cesar Gaviria Trujillo); and secret police headquarters, murdering 50 and destroying various city blocks.(EncyclopediaBritannica, 2010)

To conclude the influence of intimidation the government consented upon not to deport Escobar if he spent five years in a minimum-security confinement — in spite of the fact that “no-security” might be additionally precise as he was permitted to construct his own penitentiary.  A self-indulgent complex was nicknamed “Club Medellin” where he kept overseeing his Commonwealth as previously (And just to be protected, he also corrupted adequate amount of legislators to abolish the extradition agreement with the U.S.)(Encyclopedia Britannica, 2010)

However, in July 1992, Escobar definitely proceeded too far, killing four high-ranking dealers with connections to the growing self-determining cartel de Cali. Citizen’s outburst with forced from the government to do something about it, but Escobar evaded sooner than the army could move him to an authentic penitentiary Now Escobar was obviously on the defensive attitude pursued severely by the Colombian state police and armed forces with reinforcement from the CIA, the U.S. Armies of “Delta” force, and U.S. Navy Seals. The enraged Cali Cartel also turned on Escobar, collaborating as a defendant crew formed by the families of Escobar’s casualties labeled the PEPES (Perseguidospor Pablo Escobar) whose exclusive intent was retribution. In short; the entire planet yearned for Escobar death, and it was only a matter of time.(TRIPOD, 2010)

Unhindered by legal distinctions, the Cali Cartel and the PEPES assaulted Escobar’s relatives associates and revenue murdering 300 relatives and business partners. Then on December 2, 1993; Colombian police obstructed a phone discussion with his son who distinguished his whereabouts in a Medellin home unit block. Outgunned, Escobar ventured to escape via the rooftops, where he was escorted down by a shower of bullets. Pablo Emilio Escobar Gavira at 44 years old was killed, he was accountable for the massacres of 40 magistrates 200 court officials, 1,000 officers and 3,500 private citizens some opinions put the overall as high as 60,000.(TRIPOD, 2010)

Throughout the history of criminological concept, countless hypotheses on crime causation have been revealed.  One of this is Edwin Sutherland’s theory of differential association, which alleges that criminal performance is enlightened through participation with others or societies. In 1939, Sutherland released his book labeled principles of Criminology third edition, in which he summarized his viewpoints on the hypothesis of differential association. However, Sutherland restricted the differential association theory to illustrate career delinquents and methodical criminal behavior. This experimental hypothesis of criminal behavior is arbitrated on the frame of the seven succeeding propositions. (“International Encyclopedia of the Social Sciences,” 1968)

We now have to view at what hypothesis can be employed for Pablo to describe his behavior. Firstly, glancing at the social learning theory it is conceivable that Pablo cultured various of his conduct from others. In the social learning theory, an individual determines criminal behavior by way of correspondence and upbringing. Pablo did get into some inconvenience while he was an adolescent. He began to shoplift, car theft, and bringing illegally coca paste (Chepesiuk, 1999). When reasoning the methods Pablo became into a drug baron, he used to employ intimidation. With this theory, we can convey some hypotheses of how his adolescent life was all about. When he was a teenager running around his surroundings of Engivado he probably was an acquaintance with other underprivileged youngsters. Throughout his upbringing with these fellow’s operatives, he most likely established that perpetrating crimes paid off in the end.  However, by developing this hypothesis for Pablo, we encounter that as a youth he did have a decent education, and he was not underprivileged in anyway; his mother was a schoolteacher (Grajales, 2007), and his father was a farm laborer. With that state, it is under the assumption that he educated in his criminal methods through social learning.

I do not agree that Pablo just one day had the urges to sell drugs, and steal cars, etc…. Pablo undoubtedly had his ups and downs while he was an adolescent but why would he alter to violent misconduct? Some of the offenses he committed before he began to sell cocaine were misdemeanors and child-like offenses. This in alteration induces me to exercise the social learning theory, because, in fact, he was cultured from others of his surroundings. Through powerful educational abilities Pablo Escobar got to be the “Don” of Colombia. After enlightenment in finding ways to become a flourishing criminal, he had to learn the procedures of delinquencies; He understood that he needed it motives to drive him to execute them. He, consequently, discovered that being a criminal is advantageous. This is not just a possibility it was his fate to develop into the most powerful drug lord.(Chepesiuk, 1999)

In the meantime, Robert K Merton constituted the structural strain theory as an attachment of the functionalist relation on deviance. This assumption summarizes the fundamental part of deviance to the struggles that are encouraged by the opening between cultural objectives, and the resources of individuals been expressionless when accomplishing those targets.  Although there is an additional theory that can justify Pablo a little more, this hypothesis is the strain theory. Pablo was not very well-off when he was teenager. His relative was pre-dominating working-class family that made enough for the nourishment and to put a roof over his head (Bio. True Story, 1996). This was a “strain” on Escobar. The strain theory primarily states that if an individual cannot encounter lawful ways of making money, or other products, they will determine a delinquent path to do so, and most likely accomplishing. Well, Pablo did manage to be suitable, rich and high-powered but only after he discovered paths to circumvent the law, or methods to alter them without getting captured.(Agnew, 1992)

Pablo employs his ring of bandits to subdue most of Colombia let alone the North American with the cocaine business. Due to the fact, he was short of funds; this made a struggle on him throughout his younger years. He constantly expressed that he yearned for becoming the president of Colombia one day, well finally he discovered a way to do it (Chepesuik, 1999), He didn’t turn out to be president, but having an assembly seat created him untouchable. His group assassinated sixty-five men of the Colombian police force in order to preserve Pablo’s cartel in action. Pablo would do whatever at any expense for authority and resources. This conveys to the deduction that social learning, and strain theory could be wrapped into one to illustrate why Escobar was who he was.(Akers, Krohn, Lanza-Kaduce, &Radosevich, 1979)

However, there must be three theories. So the tertiary assumption that I found associates to Pablo as the self-control theory. I had selected this one as third, since I truthfully believe that the two theories illustrated before do make comprehensible sense. After considering at the time I determined that Escobar had no self-control over his behavior. Pablo was incapable of applying a socially bearable means of “self-control”. I suppose this is since he realized he was the greatest drug baron of the world. Unquestionably, Pablo had to apply logic with his common sense. Except that, his analysis was modified since he experienced who he was. I suppose you could claim that his self-esteem got a hold of him. I also perceived that when I was investigating concerning Pablo that most of his photographs are of him in a happy state of mind. Even though he understood what he was doing was unlawful he was having a pleasant time.(“International Encyclopedia of the Social Sciences ,” 1968)

Etiology

As an intricate consequence of isolation prejudice and unfairness we observed the origin in for the phenomenon of sicariato. Such a theory which can only be interpreted as ‘hit man ship’, originates from the Spanish phrase sicario (hit man); alternatively, as determined by the thesaurus of the Royal Spanish Academy: a “salaried killer.” Such a curiosity had a considerable effect during the 1980s in the most marginalized surroundings of Colombia, all whereas being promoted and exploited by drug dealing and other law breaking societies having been at the time.(Carvajal, 2011)

Sicariato is an unlawful institution which appointed assassinations to be conveyed in order to deal with unsettled disagreements, and terrorize specific segments of society to punish or silence those who publicly denounced such illegal activities. Various drug dealers, as well as other people practiced and disciplined ordinary offenders (in most cases under the age of 18), to convey this assignment.(Carvajal, 2011)

Such lethal associations can be somehow be connected by the necessity of various adolescents to find nourishment and vocations as well as to numerous other complicated circumstances of the Colombian State and its tradition, particularly that of the sector of Antioquia, where the town of Medellin is situated. The reasons that drove countless adolescents to get implicated in this category of venture with such a low opportunity of survival will establish the foundation of the research of this essay. Furthermore, we have investigated the motives for the source of sicariato in the urban area of Medellin, which has come to be recognized as Metrallo in the vocabulary list of these merciless killers, for whom their country and society are in no way else but an additional representation of aggression and extermination in Colombia.(Carvajal, 2011)

Supporting Ideas

A remarkable explanation behind this inconvenience is that the mass media generally characterizes the principles and ways of living of the middle upper class in Colombian and global civilization as unfamiliar to the youngsters in the comunas of Medellin. They are demonstrated with a distinction they cannot accomplish with the resources; they have been frequently attainable. As a result, they do not contrast themselves with their friends but to the wealthiest in society, or occasionally a fictitious norm and a style of life that may not even subsist other than in the media. From such speculating, we can then perceive why people who are underprivileged from reaching a burdened social objective in this occasion due to financial reasons, are hence distinctly possible to offer the crime. Since teenagers are indeed within the age group that can be the most influenced by the media and the consumption patterns it portrays, sicarios can be seen as a group of youngsters deeply frustrated by their inability to attain the (material) goals imposed by our society, who turn to homicide to resolve those conflicts. As stated by Robert Agnew, the “gap between one’s anticipations and accomplishments may affect not only in disillusionment but also in indignation or even rage”. (Agnew, 1992)

This complex phenomenon, which was born in the poorest neighborhoods in the case of Medellin, provided employment to thousands of kids who were shown how easy and quick it was to make money and raise their social status by frequenting drug barons who would be squander their earnings by paying good money in return for the annihilation of their enemies in the most brutal ways possible. This mafia tradition circulated even further the significance of physical use implanting nouveau-riche merits such as the value to purchase brand commodities value one’s notion over anything else by way of the infliction of overstated styles while at the same time, it supported the thought that being rich is worth doing anything to come by.(Agnew, 1992)

Prediction and Prevention

Escobar constructed his illicit empire to such a magnitude that he ultimately administers about 80% of the drugs ship to North America. Escobar was able to manage the Colombian specialists towards a no deportation article and award forgiveness to drug barons in trade for giving up the drug trade.

Supporting Ideas

In 1982, Pablo was designated as a delegate spokesperson to the” Chamber of Representatives of Colombia’s Congress”(Madellin Cartel Background Guide, 2012), as an element of the Liberal Party. During the 1980s, Escobar came to be recognized inter culturally as a drug lord; the Medellin Cartel monitored a large share of the cocaine that penetrated insidethe United States, Mexico, Puerto Rico, and the Dominican Republic with drugs brought strictly from Peru and Bolivia, as Colombian coca was originally of low grade quality. Escobar’s merchandise arrived in various other countries usually nearby the Americas; however, it is revealed that his organization reached as far as Asia. Corruption and terrorization distinguished Escobar’s negotiations with the Colombian technique. He had an efficacious unavoidable guideline in dealing with the police and authorities from the government; It was directed as “plata o plomo,”(Medellin Cartel Background Guide, 2012) (literally silver or lead, colloquially receive money or confront bullets). This culminated by losing hundreds of people as well as civilians, policemen and state officials in the hands of the Cartel de Medellin. At the same time, Escobar corrupted innumerable government agent judges and other statesmen.  At the time of the blockade the Supreme Court was considering using the constitution of Colombia’s of the extradition agreement with the U.S. designated as a deputy representative to the Chamber of Representatives of Colombia’s Congress, and a division of the Colombian Liberal Party.(Medellin Cartel Background Guide, 2012)

Escobar was accountable for the murder of the presidential aspirant Luis Carlos Galán, along with the executed contenders who was all struggling in the same election, as well as the blasting of Avianca Flight 203 in which 107 honest citizens perished because he needed to assassinate just one individual who was not on board and also the attack over at the DAS headquarters in Bogotá in 1989. The drug lords of Medellin were implicated in dangerous cocaine battles against their fundamental competitive the Cali Cartel. (Justice Dept., 2010)

At one time, the dubious Escobar supported the 1985 assailing of the Colombian Supreme Court by guerrillas. Another para-military organization known as M-19 was involved in the massacre of half the magistrates at the court in Colombia. Many of the affirmations were incorporated in a late 2006 article concerning some judges at the present Supreme Court. He mentioned his involvement in the fight for the override of the 1979 American-Colombian Extradition agreement.(Justice Dept., 2010)

Recommended Criminal Justice Responses

The United States really amplified their density on Colombia to extradite Escobar. There was increasing public distrust as to the backgrounds of his massive wealth and American authorities considered duty-bound to examine further.

Supporting Ideas

In 1984, the Medellin cartel came presuming with a recommendation to the authorities. The “extraditable”  volunteered to pay out the national debt, discontinue drug manufacture, trafficking, and invest the illegal money in National development programs in replace for exoneration to criminal prosecution and submission to the United States. This recommendation was contemplated but eventually refused by the government due to political aristocracies and the ethics to the public.(Richani, 2011)

After the political execution of the Minister of Justice Rodrigo Lara Bonillo (who was accountable for commencing one of the first crusades in contrast to the drug commerce), the government carried out the extradition agreement endorsed with the United States. Four unimportant drug sellers were dispatched to the US for hearings. However, the extraditable induce a campaign opposing the negotiation by the government, and it came out with the phrase better a grave in Colombia than a jail in the USA. Despite an intermediate nationalist encouragement throughout the campaign, the government has persisted aggressively supporting the treaty. Medellin has answered with bloodshed of the unreserved treaty supporters. Last year, the anti-narcotics authorities collaborated with the DEA to repatriate a top drug baron Carlos Ledher.(Richani, 2011)

The United States has long knowledge summoning cartels, and our accomplishments have originated substantial outcomes. In the fiscal year that terminated on September 30, 2006; the Division conveyed thirty-three cases implicating breaches of the Sherman Act and associated federal statutes, and obtained a total forfeitures of larger than $473 million, compensation of more than $2 million, and guilty verdicts for nineteen individual offenders adding up 5,383 days of a jail term. Before I converse on many motives for the determination of our program, let me tell you some facts about our investigations and prosecutions, and the penalties we have sought.(“Dept. of Justice,” 2009, p. 3)

Investigations: at present, there are roughly 130 sessions of grand juries looking into speculated cartel activity. Worldwide cartel inquests report shows close 50 percent of the Antitrust Division’s grand jury inquiry. The subjects and targets of the Antitrust Division’s international investigations would reveal in six continents and perhaps in an approximately twenty-five distinctive nations. However, the geographic range of the delinquent venture is even extensive than these sums reflect. Our investigations have exposed rendezvouses of intercontinental cartels in more than hundred cities and thirty-five nations involving the majority of the Far East and practically every nation in Western Europe.(Masoudi, 2007, figure III)

Cartels Prosecuted: The Antitrust Division has indicted global cartels in regions with businesses, including vitamins, textiles, construction, food, feed additives, food preservatives, chemicals, graphite electrodes, fine arts auctions, ocean tanker shipping, marine construction, maritime transportation services, rubber chemicals, synthetic rubber and dynamic random-access memory that had injured firms and Cartel’s billions of dollars per annum.(Masoudi, 2007, figure II)

Fines Imposed: Approximately, $1.38 billion in criminal forfeitures inflicted by the Antitrust Division cases throughout the five years. More than ninety percent were encumbered in relationship with the criminal prosecution of worldwide cartel actions. In forty-five court cases out fifty the Antitrust Division has obtained a corporate forfeiture of $10 million or greater; the shared offenders were foreign stationed. These sums demonstrate the fact that the classic intercontinental cartel probable resides in the U.S. and with adversaries companies in many places in Europe, Asia and throughout the world.(Masoudi, 2007, figure II)

Jail Sentences: The Antitrust Division always speculated that the most efficient path to intimidate and discipline cartel offensive activity is to inflict jail sentences on fellows who execute them. In June 2004, the United States intensified the Sherman Act to an extremity jail time from three to ten years. In the 1990s, the typical jail decree for offenders indicted by the Antitrust Division was less than a year. In recent years the penalty has doubled to almost two years of incarceration. Within the past five years, the Antitrust Division has given more than 125 years of confinement been imposed to drug’s offenders. Approximately, forty-one offenders are encountering incarceration of one year or longer.” Foreign offenders from Canada, France, Germany, Japan, South Korea, the Netherlands, Norway, Sweden, Switzerland and the United Kingdom have been accused for being connected in the cartel ventures, and at the moment they are serving a prison sentence for transgressing U.S. antitrust laws in US penitentiaries.”(Masoudi, 2007, figure II)

The best motivator of our accomplishment is our Corporate Leniency Program. Under this program, the first collective cartel associate who comes expeditiously to the Antitrust Division and collaborates with our inquiry and measures up to the conditions of our program will obtain an assurance of total exoneration ­not only for the organization but also for any contributing parties. The Antitrust Division’s Corporate Leniency Program is the finest derivation of cartel confirmation and has functioned as exemplary programs to be accepted by antitrust jurisdiction all over the world. Our knowledge with cartel personnel has instructed us that cartels generally are excessively money making for those who participate in them, and it is very strenuous to disclose cartel conduct but once disclosed we start to accumulate effective substantiation to victoriously prosecute cartel associates in court. The Antitrust Division should be able to considerable accomplishment by merging active criminal prosecution with our leniency program in order to an upsurge, the probability of cartel detection.(Masoudi, 2007, figure III)

To be fortunate, a leniency program ought to be furnish a significant advantage as contrasted with the optional planning’s of remaining in a cartel or removing from but stay silent. This demands both extreme punishments and a legitimate dismay of detection. If syndicates detect that the chance of being trapped by antitrust authorities is very insignificant hardened maximum retributions will not be adequate to discourage cartel action or to provoke corporations to notify their law-breaking to officials in replace for amnesty. Once the reliability risk of awareness exists, the threat of being turned in by a fellow corporate that can be an upsurge. It is also very useful to have a distinctive leniency policy, which produces the capacity for an immunity group among a corporation and its own responsible workers. Ultimately there must be a resemblance and clarity to the program. This provides possible candidates a high degree of confidence that, if they take the chance of coming forward, they will receive compensation. Transparency in a leniency program gives a better probability that aspirants will give in and the cartel will be crushed up.(Masoudi, 2007, figure III)

The Antitrust Division’s leniency program employs some unique appeal to anti-cartel enforcement: it furnishes outstanding enticements for organizations that select to self-report antitrust activities (e.g., release from delinquent prosecution for the snitch and its agent), but this immunity is attainable purely to the first offender walking towards the door and on specific circumstances (e.g., it is not valid to syndicate heads and demands full report and trustworthy collaboration). The essential is that just one company can be considered for clemency. If a syndicate does not come forward to the prosecutor regardless of the time or circumstances, they will not be acceptable for pardon. Any other organization can attempt to collaborate and may enroll a plea agreement and have its punishment minimized. However, this protocol does not have anything to do with our leniency program. This predicament induces apprehension and skepticism among the cartel associates. In this way, the program can function as to impede cartels from creating or to impair them by provoking members to snitch towards each other and rush to get a deal from the government.(Masoudi, 2007, figure III)

Nearly all corporate offenders in an intercontinental cartel case are transnational businesses marketing numerous products. It will come as no astonishment then to comprehend that the company are mending costs for one commodity market and should be doing in different areas. The Antitrust Division have accomplishment investigating tactics of cartel profiling, in which one inquest can ultimately give a foundation to prosecutions in increasing distinctive markets. In fact, approximately half of the grand jury at present is being looked into speculated cartel activity where instituted as an outcome of confirmation attained as a result of an investigation of an entirely separate market.(WilmerHale, 2009)

For example, new inquiry ensues when an organization turns to the Antitrust Division to bargain a plea agreement in an ongoing inquest regarding illegal operations and then strives to obtain more lenient treatment by furnishing to reveal the entity of a second distinct scheme. Under this condition’s syndicates that pick to self-report and collaborate in a different issue can acquire what is recognized as “Amnesty Plus.” In such a case, the organization will welcome amnesty that is unconditional immunity for the syndicate and its collaborating workers in relation with that additional conspiracy. Besides the organization they will accept a considerable extra reduction by the Antitrust Division in measuring a suitable forfeiture for its involvement in the first conspiracy.(WilmerHale, 2009)

Amnesty Plus encourages institutions that are already under inquiry to clear house and inform any infractions in other businesses in which they may be implicated. Companies that decide not to obtain assistance of the Amnesty Plus opportunity endanger severe repercussions with the Antitrust Division’s guidelines. If an organization contributed in an alternate antitrust offence and does not inform it, and the action is later uncovered and victoriously prosecuted, where applicable the Antitrust Division will recommend the punishing court to meditate on the organization and any reliable boss.  Failure to inform the behavior will be willingly as an exacerbating burdensome factor. We will aim for a forfeiture or jail ruling at or preceding the upper end of the convicting guidelines’ latitude. Furthermore, were numerous convictions take place, a company’s or person punishing calculations may be augmented founded on the previous criminal record? In one new Penalty Plus case, the Antitrust Division inquired the judicial system to enforce a sentence that was considerably more than the sentencing procedures which limits the organization regression as an antitrust transgressor. In that condition, the amount of counterfeit marketing was $17 million; the company paid a fine of $12 million and three of its executives were carved out of the plea bargain. If the syndicate had informed the behavior when it had the opportunity in relation with the earlier criminal prosecution it would have spent no penalty and its bosses who now are liable to be prosecuted, would have (if they collaborated) not be granted a complete amnesty protection.(WilmerHale, 2009)

For the Cartel, the negligence to be self-report under the Amnesty Plus program may compromise the diversity between a possible forfeiture as high as eighty percent or greater than the capacity of counterfeit dealings versus no damages at all on the Amnesty Plus product. For the person, it could imply the distinction between an extended jail verdict and evading incarceration altogether. As an outcome of the Antitrust Division’s Amnesty Plus and Penalty Plus procedures organizations comprehend that they could not furnish to endure deliberately inexperienced by confining the latitude of their inside investigations. The dangers to the organizations and their organizers are too extreme.(WilmerHale, 2009)

Finally, concerning global participation, I should concentrated on how we do things in the United States; it is significant for all of us here to take an Annotation of the struggles and triumphs of the cartel prosecutions in different territories are there  since the advantages of cartel enforcement across boundaries are strong. Over the past, a number of years there have been a flourishing international agreement that worldwide cartel enterprise is far reaching, and it terrorizing industries and people everywhere. The remarkable accomplishment of the Antitrust Division’s leniency program has produced an extensive involvement worldwide. In particular, various countries are backing the Antitrust Division’s well-known carrot-and-stick reach and improve volunteer exposure programs to compare our leniency program that recompenses self-reporting, while concurrently striking harder regulations for establishments and executives who forfeit the race for immunity. We have suggested an amount of international governments in composing and enforcing efficient leniency programs in their own territories. As an outcome, nations such as Japan, Australia, Brazil, Canada, Germany, Ireland, Korea and the United Kingdom will proclaimed new or modified leniency programs. The approach in leniency programs can generated it a much easier and better appealing for organizations that at once pursue and obtain amnesty in the United States, Europe, Canada and other jurisdictions where the applicants have publicity.(Masaudi, 2007, figure IV)

One advantage of intensified international cartel enforcement is merely that cartels run a bigger danger of detection with extra prosecutors on the beat. Having associates in other territories, you aimed on criminal enforcement that directs you to a greater accomplishment in the Antitrust Division’s particular prosecutions, with a simpler approach to testimony and witnesses. Adding extra jurisdictions to the list of nations with illicit enforcement in addition it intensifies deterrence since it enhances the expense of entering or continuous being in cartels. We acknowledge that bosses actively involved in organizations in other nations have explicitly determined not to restore values in the United States in order to diminish the danger of being incarcerated there. By expanding the amount of territories that needs to be averted cause’s cartels to be tougher to manipulate and be less lucrative. Moreover, expanding cartel enforcement globally decreases the amount of safe havens for drug lords who have immersed in cartel offensive activities and contributes firmer enticements for those bosses to acknowledge culpability and collaborate with anti-cartel inquiries.(Masaudi, 2007, figure IV)

Of course, these advantages will flux only if cartels perceive that they will encounter strong prosecution. Such prosecutions are expanding and I am delighted to contemplate the criminal enforcement achievements of other jurisdictions. Antitrust authorities worldwide have turned out to be gradually more hostile in investigating and penalizing cartels that terrorize their clients. The Antitrust Division’s recent victory in prosecuting foreign citizens who have infringed the U.S. antitrust laws that assisted by the varying perspectives globally concerning the detriment produced by cartels and the consequent raised participation contributed by foreign officials.(Masaudi, 2007)

The improved teamwork with foreign law enforcement officials already has granted us with an intensified approach to foreign-located confirmation and witnesses who have verified to be influential in the breaking of several international cartels. For instance, in February 2003, the Antitrust Division, the European Commission Directorate-General for Competition, the Canadian Competition Bureau and the Japanese Fair Trade Commission collaborated in the investigations and drop-in meetings in an abnormal level of participation. More than 250 detectives and agents were implicated in the coinciding introduction of these researches on three continents. This illustrated the beginning of a worldwide cartel examination that had gone visible concurrently in four jurisdictions, but it is no more distinctive for international antitrust officials to converse on investigative plans and to combine searches, service of subpoenas, drop-in interviews and the timing of charges in order to avoid the premature disclosure of an inquiry and the conceivable devastation of proof. Such coordination between multiple territories will resume being an influential part of cartel inquiries, and with that assistance will lead to more productive anti-cartel enforcement in the future.(Masaudi, 2007)

III.      CONCLUSION

Indigence and deprivation of education and love, among other circumstances are indispensable during the evolution and survival as a child. It has conducted numerous teenagers in the comunas of Medellin into becoming genuine instruments of death and devastation. In addition, several other consumerists, vicious, improper, unscrupulous and broad-minded are factors, inflicted by cruel criminals on the Colombian youth. Sicarios have turned adolescents into a widespread of creatures who are meant to fall into the tendency of conveying illicit businesses, such as extortion, drug trafficking and other uncivilized crimes such as murder. Edwin Sutherland’s differential association theory cannot clarify any detailed type of delinquency or unlawful behavior. In fact, maybe the motive why Sutherland’s theory has continued its meaning is because it incorporates a general technique and the essential ideas or way of investigative misconduct and criminal behavior. Unfortunately, the reality is that not each person is intelligent to succeed. There are winners and losers. Merton’s dispute is that the stress from society to attain financial achievement actively shoves individuals (the losers) to perpetrate crimes and therefore, is the reason of deviant.

References

Agnew, R. (1992). Foundation for a General Strain Theory of Crime and Delinquency. Retrieved from http://courses.missouristate.edu/karlkunkel/soc540/agnew.pdf

Akers, R. L., Krohn, M. D., Lanza-Kaduce, L., &Radosevich, M. (1979, August). Social Learning and Diviant Behavior: A specificTest of a General Theory [Review of the book American Sociological Review, by M. Radosevich]. Retrieved from http://colorado.edu/ibs/pb/thornberry/socy7004/pdfs/Social%20Learning%20and%20Deviant%20Behavior.pdf

Bio.True Story. (1996). http://www.biography.com/people/pablo-escobar-9542497

Carvajal, A. (2011). Killing for Bread? A studyof the Phenomenon of Sicariato in Medellin. Retrieved from http://www.carvajal.ca/documents/Carvajal,%20Killing%20for%20Bread.pdf

Chepesiuk, R. (1999). The War on Drugs. Retrieved from http://www.abc-clio.com/product.aspx?id=2147514142

EncycoplediaBritanica. (2010). http://www.britannica.com/EBchecked/topic/63346/Belisario-Betancur-Cuartas

Frontline PBS. (2010). http://www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/shows/drugs/interviews/ochoajorge.html

Grajales, M. (2007). Pablo Escobar. Retrieved from http://www.kean.edu/~eslprog/accents/2005/page2005_7.html

IN THE UNITED STATES (AND BEYOND). Retrieved from http://www.justice.gov/atr/public/speeches/221868.htm

Justice Dept. (2010). http://www.justice.gov/oig/special/9704a/06avianc.htm

Justicia US Law. (1992). http://law.justia.com/cases/federal/appellate-courts/F2/955/1510/448042/

Masaudi, G. F. (2007). DEPARTMENT OF JUSTICE CARTEL ENFORCEMENTIN THE UNITED STATES (AND BEYOND). Retrieved from http://www.justice.gov/atr/public/speeches/221868.htm

Medellin Cartel Background Guide. (2012). http://wumuns.com/WUMUNS/Committees_files/Medellin.pdf

Richani, N. (2011). Colombian Narcotraffickers Court U.S. Extradition. Retrieved from https://nacla.org/blog/2011/8/1/colombian-narcotraffickers-court-us-extradition

Sutherland, Edwin H. (1968). Retrieved from http://www.encyclopedia.com/doc/1G2-3045001231.html

TRIPOD. (2010). http://fom2.tripod.com/kpabtwo.htm

The Accomplishments of the US Department of Justice 2001-2009. (2009). Retrieved from http://www.justice.gov/opa/documents/doj-accomplishments.pdf

The Biography Channel website. . (2012). http://www.biography.com/people/pablo-escobar-9542497

WilmerHale. (2009). http://www.wilmerhale.com/publications/whPubsDetail.aspx?publication=9

PROYECTO LIGA DE VALORES

ANTECEDENTES

[1]La base de los delitos y de las conductas inmorales son los vicios en la formación moral de las personas; es el desconocimiento y la falta de práctica de las virtudes.

Las virtudes son potencias humanas, que por constancia adquieren formas estables de actuación denominadas hábitos; si son positivos se llaman virtudes, si son negativos, se denominan vicios. La virtud, por tanto es una cualidad positiva que forma buenos hábitos, inclinando a la persona a pensar, hablar y obrar bien; personas pros sociales. Las virtudes morales, protegen y perfeccionan la conducta de las personas, la práctica de los anti valores o, el poco conocimiento de los valores morales, dan como resultados a los antisociales (comportamientos desviados, antisociales o delincuentes) y sus acciones denominadas delitos.

[2]Ciertamente, los individuos que vivimos en Ecuador podemos esforzarnos por elaborar códigos jurídicos para defender nuestros derechos individuales y públicos. Pero el derecho es totalmente insuficiente para crear en todos nosotros la conciencia de lo malo y lo bueno.

[3]En resumen los delitos y las conductas desviadas son vicios contrarios a la moral, son un fenómeno sociológico, psicológico, cultural y económico que tienen

solución, no sólo en la aplicación de la ley, sino en un conjunto interdisciplinario de medidas que fomenten y promuevan la practica general de los valores morales y éticos, pues las conductas desviadas como sabemos primero afecta a la moral y luego al derecho, la falta de valores morales tendrá como efecto directo la falta de inhibidores de las conductas desviadas y criminales. 

[4]En países como el nuestro, confesional-religioso, donde hasta hace poco años predominó la práctica de una religión única e íntimamente ligada a la educación y al propio Estado, se dio como fenómeno social la existencia de una especie de código moral único, mediante el cual se determinaba lo que era incorrecto y lo que no lo era, a su vez, creó una pasividad sobre el tema en los ciudadanos comunes pues se pensaba que aquello era competencias de terceros, siendo así las cosas, el proyecto intenta cambiar esto empoderando a todos los ciudadanos e instituciones públicas y privadas en la discusión de los asuntos morales.

Los procesos de globalización, el consumismo agobiante que se vive actualmente,  entre otra múltiples causas, nos fue alejando cada vez más del conocimiento de esta especie de código moral único existente y aceptado por la comunidad, como consecuencia fue quedando un vacío en el conocimiento de la norma moral y su práctica, quedándose la sociedad progresivamente sin este medio de control social informalizado (o difuso) que inhibía a los individuos en comportamientos erróneos y conductas anti delictivas.

Así las cosas, surgió la pregunta que es base de este proyecto ¿Mediante el fomento de los valores morales y éticos se puede disminuir la delincuencia actual, así como, los comportamientos erróneos al ser estos inhibidores de la conducta desviadas o criminal, tomando en cuenta que la responsabilidad penal deriva de la conciencia y la voluntad?, para contestar a esta pregunta y para sustentar este proyecto nos hemos valido del análisis psico-sociologico-criminologico, el cual da como resultado que sí.

CONTRIBUCIÓN POTENCIAL DEL PROYECTO.-

Son varias las contribuciones potenciales de este proyecto, los mismos que ya fueron establecidos en una investigación criminológica y psicosociológica denominada: PREVENCIÓN DELINCUENCIAL: “EL FOMENTO DE LOS VALORES ETICOS Y MORALES COMO INHIBIDORES DE LA CONDUCTA DELICTIVA Y COMO MECANISMO A LARGO PLAZO DE REDUCCIÓN DE DELITOS”, estos fueron los resultados:

Lo primero que queríamos identificar, es si lo ecuatorianos teníamos un código moral básico (a manera de la ética protestante en Estados Unidos) y pudimos verificar que en realidad este sí existe, pues existen conductas, sean estas infracciones penales o no, que los ecuatorianos no aceptan o consideran totalmente inmorales, sin embargo, también verificamos que estos códigos morales dejan de ser consistentes o pierden fuerza inhibitoria, en especial, cuando el individualismo o causas impulsivas se le ponen en cuestionamiento, claro ejemplo de esto fue, que los ecuatorianos rechazan tajantemente los delitos contra la propiedad, sin embargo, cuando se les plantea la posibilidad de comprar una película pirata haciendo énfasis en que este era un delito, su moral se desplaza y justifican aquella conducta afirmando que los dueños de esos productos ganan mucho, o que para ellos es más barato, es decir, saben que es inmoral o lo que es peor un crimen, pero como no afecta su individualidad, el principio de valor moral “no le quites a otros”, traducido, un delito contra la propiedad intelectual, se acepta.

Entonces la potencialidad de este primer punto era, saber que debemos reforzar mediante campañas públicas y privadas, la promoción de valores éticos y morales, con el objeto que el código de valores básicos de los ecuatorianos no discrepe con las acciones que se realizan.

El ejemplo anterior, nos lleva a la segunda contribución potencial de nuestro proyecto, esto es, verificar a través de las teorías psicosociocriminológicas, en especial, el conductismo y el aprendizaje social como escuelas psicológicas y sociológicas, también, si la tesis de Albert Bandura sobre los mecanismos de desconexión moral como pensamientos y juicios que las personas hacen para justificar su comportamiento amoral, se cumplen en el Ecuador.

Al respecto vimos que en ciertos casos se cumple y en otros no, pero una advertencia en este sentido, las  conclusiones que se presentaron se realizaron mediante encuestas, sin poner al individuo en situaciones reales.

Entonces y en concordancia con el primer punto, debemos indicar que la segunda potencialidad del estudio, fue la verificación de la teoría vicaria de Bandura y que siguiendo sus recomendaciones, podemos a través de respuestas creativas, pues como plantea el proyecto, proponer las soluciones, implementar planes y acciones concretas para mejorar el entorno amoral y por lo tanto la formación de ciudadanos amorales, en entornos pro sociales, por lo tanto, en individuos pro sociales, al respecto, quedamos con el pensamiento de Albert Bandura cuando expresa:

“Es verdad que la sociedad hace al individuo, pero no es menos cierto que el individuo hace a la sociedad”.

Como tercera contribución potencial del proyecto, fue la verificación de antecedentes investigativos relacionados a la nuestra y la implementación de acciones concretas como políticas públicas y privadas en el reforzamiento de valores morales y éticos en otros países, concretamente pudimos verificar las campañas “Niños Ven Niños Hacen” en México, como campaña pública y como estudio; “El Divorcio de la Ley, la Moral y la Cultura” como planteamiento del problema delincuencial; y, “La Armonización de la Ley, la Moral y la Cultura” como solución al problema, todo esto se hizo en Bogotá, Colombia, siendo una propuesta del ex Alcalde de tal ciudad, el señor Anthana Mokus, campaña que fue ejecutada con éxito, teniendo como ejemplo la Ley Zanahoria. Es así, que tomando estas experiencias podríamos (como  LIGA DE VALORES) crear programas similares que encajen en nuestra sociedad con el objeto de lograr lo que en palabras de Mokus indica: “Aumentar el cumplimiento voluntario de normas, la capacidad de celebrar y cumplir acuerdos y la mutua ayuda para actuar según la propia conciencia, en armonía con la ley. Promover la comunicación y la solidaridad entre los ciudadano”.[5]

La tercera contribución potencial del proyecto sería, reconocer que al contrario de lo que muchos ecuatorianos piensan, que las conductas  pueden ser cambiadas a través de la creación de las  normas jurídicas, las normas jurídicas deben ser el reflejo de lo que la sociedad acepta y demanda, haciendo con esto que las leyes sean cumplidas por congruencia entre la moral colectiva y su cultura, lo que nos daría para los intereses de este estudio una práctica solución y la posibilidad de la creación de una política criminal definida a largo plazo. Para ampliar lo propuesto,  me permito citar a Anthana Mokus:

[6]En la sociedad democrática ideal, de un modo que ilustran algunas épocas en la vida de algunas sociedades industrializadas estables, los tres sistemas de regulación del comportamiento mencionados -ley, moral y cultura- tienden a ser congruentes en el sentido que se explica a continuación. Todos los comportamientos moralmente válidos a la luz del juicio moral individual suelen ser culturalmente aceptados (no sucede necesariamente lo contrario: existen comportamientos culturalmente aceptados que algunos individuos se abstienen de realizar por consideraciones morales). A su vez lo  culturalmente permitido cabe dentro de lo legalmente permitido (aquí tampoco sucede lo inverso: hay comportamientos jurídicamente permitidos pero culturalmente rechazados). En esas sociedades la cultura simplemente exige más que la ley y la moral más que la cultura. He llamado “divorcio entre ley, moral y cultura” la ausencia de esta congruencia. (…) La falta de congruencia entre la regulación cultural del comportamiento y las regulaciones morales y jurídicas del comportamiento se expresa en Colombia como auge de la violencia, de la delincuencia y de la corrupción; como ilegitimidad de las instituciones, como debilitamiento del poder de muchas de las tradiciones culturales y como crisis o debilidad de la moral individual” (Mockus, 1994).

En el trabajo citado caracterizamos a la sociedad colombiana por un “alto grado de divorcio entre ley, moral y cultura”. En el trabajo posterior se subraya la fuerza que en Colombia tiene la regulación cultural:

“La estabilidad y el dinamismo de la sociedad colombiana dependen altamente del alto poder que en ella tiene una regulación cultural que a veces no encaja dentro de la ley y lleva a las personas a actuar en contra de su convicción moral” (Mockus, 1995).

“El ejercicio sistemático de la violencia por fuera de las reglas que definen el monopolio estatal del uso legítimo de ella, o el ejercicio de la corrupción, crecen y se consolidan precisamente porque llegan a ser comportamientos culturalmente aceptados en ciertos contextos. Se toleran así comportamientos claramente ilegales y con frecuencia moralmente censurables” (Mockus, 1995).

Otras naciones, otros continentes, Europa misma, han atravesado situaciones de crisis generadas por el divorcio entre ley, moral y cultura. En general fueron los Estados nacionales los que lograron instaurar un cierto orden privilegiando lo legal, y fue desde la ley -por supuesto con cierto apoyo desde la moral y la cultura y, más específicamente, desde la religión y la ideología- desde donde se logró un alto nivel de congruencia entre ley, moral y cultura” (Mockus, 1995).

“Los intelectuales destacaron la posibilidad de actuar en busca de la rectitud moral, incluso cuando ello implicaba una ruptura con las costumbres, como lo hicieron patentemente los filósofos cínicos. El intelectual puede ayudar a comprender y a que se asuma la creciente diferenciación entre los tres sistemas reguladores del comportamiento” (Mockus, 1995).

En síntesis, el divorcio entre los tres sistemas se expresa en acciones ilegales pero aprobadas moral y culturalmente, acciones ilegales y desaprobadas culturalmente pero moralmente juzgadas como aceptables y acciones ilegales, reconocidas como moralmente inaceptables pero culturalmente toleradas, aceptadas. Y como obligaciones legales que no son reconocidas como obligaciones morales o que en ciertos medios sociales no son incorporadas como obligaciones culturalmente aceptadas”.  Ver figura 1

FIGURA 1: En esta figura se demuestra la falta de acuerdos sociales producidos por la falta de armonía entre los tres sistemas regulatorios de la conducta.

OBJETIVOS DEL PROYECTO:

A) Objetivo General:

Reducir los comportamientos desviados y las conductas antisociales, mediante el fomento y la propagación de la práctica de los valores morales y éticos, en virtud que, mediante estas acciones los inhibidores morales no se desplazarán por reforzamientos de los mismos, creando así una cultura de paz y buen vivir voluntario.

B) Objetivos específicos:

  1. Demostrar que el fomento de la práctica de valores morales y éticos crean una vinculación con el estado y la sociedad, lo que reducirá las posibilidades de comportamientos desviados, antisociales y criminales.
  2. Crear un código moral general y pluricultural que permita ser difundido a través de políticas públicas y privadas, para el desarrollo de las virtudes y la realización de individuos pro sociales.
  • Vincular a la sociedad en general en el combate contra la delincuencia desde su ámbito de desarrollo ocupacional y social, sin que esto los ponga en riesgo y sin mayores costos en comparación a los recursos usados por las instituciones que integran el control social formalizado.
  • Desarrollar un debate alternativo y serio sobre la crisis de valores éticos y morales en el país.

FUNDAMENTO TEÓRICO DEL PROYECTO LIGA DE VALORES:

El fundamento teórico del proyecto LIGA DE VALORES parte de la sociología conductista y de las teorías psicológicas del aprendizaje social, particularmente la Teoría Vicaría de Albert Bandura, explicamos a continuación en resumen:

a) Teorías Conductistas del Delito:

Las teorías son herramientas útiles que nos ayudan a entender y explicar el  mundo que nos rodea. En criminología, nos ayuda a comprender el funcionamiento del sistema de justicia penal y los actores en el sistema.

Una teoría puede tratar de explicar los comportamientos desviados y la delincuencia de una unidad social de gran tamaño o área (macro), o puede intentar explicar comportamientos desviados y la delincuencia en la más pequeña unidad social o individual (micro). Porque se trata de la conducta humana, las ciencias sociales nunca serán como una ciencia dura. En las ciencias duras, la teoría de la relatividad no va a cambiar. En las ciencias sociales, sin embargo, nos ocupamos de probabilidades. El científico social se dice cosas como:

 “Un grave abandono de menores, es probable que cometan, o tienden a cometer actos delictivos”.

Para ser utilizado para la eficacia máxima, las teorías deben tener sentido (coherencia lógica), explicar como el comportamientos desviado y la delincuencia son posibles (alcance), y ser lo más concisa posible (parsimonia).

La teoría debe ser  verdadera o correcta (validez).

Después de haber cumplido con estos objetivos básicos, la teoría a continuación, debe tener algunas aplicaciones del mundo real y las implicaciones sociales, que es el proceso que se quiere en el PROYECTO LIGA DE VALORES.

Las teorías conductistas se desarrollan principalmente a partir de la primera mitad del siglo XX y permanecen vigentes hasta mediados de ese siglo, cuando surgen las teorías cognitivas.

La teoría conductista, desde sus orígenes, se centra en la conducta observable intentando hacer un estudio totalmente empírico de la misma y queriendo controlar y predecir esta conducta. Su objetivo es conseguir una conducta determinada, para lo cual analiza el modo de conseguirla.

De esta teoría se plantearon dos variantes:

El condicionamiento clásico.- Describe una asociación entre estímulo y respuesta contigua, de forma que si sabemos plantear los estímulos adecuados, obtendremos la respuesta deseada. Esta variante explica tan solo comportamientos muy elementales, ejemplo de esto es el famoso experimento de Pavlov con el perro, ver figura 2.

Figura 2: De la misma forma los seres humanos reaccionamos ante estímulos básicos.

El condicionamiento instrumental y operante.-  Persigue la consolidación de la respuesta según el estímulo, buscando los reforzadores necesarios para implantar esta relación en el individuo, ver figura tres..

Figura 3: la conducta es el resultado de una multiplicidad de estímulos.

Para las Teorías Conductistas, lo relevante en el aprendizaje, es el cambio en la conducta observable de un sujeto, cómo éste actúa ante una situación particular. La conciencia, que no se ve, es considerada como “caja negra”. En la relación de aprendizaje sujeto – objeto, centran la atención en la experiencia como objeto, y en instancias puramente psicológicas como la percepción, la asociación y el hábito como generadoras de respuestas del sujeto. No están interesados particularmente en los procesos internos del sujeto debido a que postulan la “objetividad”, en el sentido que solo es posible hacer estudios de lo observable.

Las aplicaciones en educación se observan desde hace mucho tiempo y aún siguen siendo utilizadas, en algunos casos con serios reparos, mismo enfoque que queremos realizar a través de la propagación mediante el proyecto LIGA DE VALORES. Enfoques conductistas están presentes en programas computacionales educativos que disponen de situaciones de aprendizaje en las que el alumno debe encontrar una respuesta dado uno o varios estímulos presentados en pantalla.

Al realizar la selección de la respuesta, se asocian refuerzos sonoros, de texto, símbolos, etc., indicándole al estudiante si acertó o erró la respuesta. Esta cadena de eventos asociados constituye lo esencial de la teoría del aprendizaje conductista, similares eventos se intentarían reproducir en el PROYECTO LIGA DE VALORES, mediante la publicidad y la propagación.

Los conductistas definen el aprendizaje solo como la adquisición de nuevas conductas o comportamientos.

Teoría del Aprendizaje Social (Albert Bandura)

Albert Bandura nació en Mundare, Canadá en 1925. He was raised in a small farming community in Canada. Se crió en una pequeña comunidad agrícola en Canadá. Bandura received his BA degree from the University of the British Columbia in 1949.Bandura recibió su licenciatura de la Universidad de la Columbia Británica en 1949. In 1952, he obtained his Ph.D. En 1952, obtuvo su doctorado from the University of Iowa. de la Universidad de Illinois. During his studying at the University Iowa, he developed the social learning theory. Durante sus estudios en la Universidad de Iowa, desarrolló la teoría del aprendizaje social. While studying at the University of Iowa, Bandura believed that psychologists should “conceptualize clinical phenomena in ways that would make them amenable to experimental tests”(Evans, 1976: p.243).

La teoría del aprendizaje social es la teoría de la conducta más relevante para la criminología. Albert Bandura expresa “believed that aggression is learned through a process called behavior modeling”.

Cree que la agresión se aprende a través de un proceso llamado modelado de comportamiento, del mismo modo que la conducta agresiva se aprende, de igual manera ocurre con los comportamientos desviados, inmorales, conductas antisociales y criminales,ver figura 4 y 5.

“He believed that individuals do not actually inherit violent tendencies, but they modeled them after three principles” (Bandura, 1976: p.204).

Él creía que las personas en realidad no heredan tendencias violentas. Albert Bandura argumenta que los individuos, especialmente los niños aprenden las respuestas agresivas, valores y conductas antisociales de los demás al observar, ya sea personalmente o a través de los medios de comunicación (ver figura 2) y el medio ambiente. Dijo que muchas personas creen que en la agresión, se produce refuerzos. Estos refuerzos pueden formular en la reducción de tensión, obteniendo beneficios económicos, o la obtención de la alabanza de los demás, o la construcción de la autoestima (Siegel, 1992: p.171)

Figura 4: Se aprecia que como el proceso de agresión por lo que llamamos comportamientos modelados.

Figura 5: aquí se gráfica el proceso, el mismo que puede ser positivo o negativo dependiendo del mensaje expresado.

Albert Bandura estaba interesado en el desarrollo del niño. If aggression was diagnosed early in children, Bandura believe that children would reframe from being adult criminals. Sostuvo también que: “La agresión en los niños está influenciada por el refuerzo de los miembros de la familia, los medios de comunicación, y el medio ambiente”.

Albert Bandura believed aggression reinforced by family members was the most prominent source of behavior modeling.Albert Bandura, sostiene que la agresión reforzada por miembros de la familia, es la fuente más importante de los modelos de comportamiento. He reports that children use the same aggressive tactics that their parents illustrate when dealing with others (Bandura, 1976: p.206). Él informa que los niños utilizan las mismas tácticas agresivas que sus padres, cuando se trata de ilustrar con otros. While studying at Iowa, Bandura became strongly interested in aggression in children (Bandura, 1977).

Mientras estudiaba este asunto, se vio muy interesado en la agresión en niños. In order to control aggression, Bandura stated that the problem should be diagnosed and treated during one’s childhood.Con el fin de controlar la agresión, Bandura dijo que el problema debe ser diagnosticado y tratado durante nuestra niñez. “We should not be subjecting people to treatments and then, some years later, trying to figure out what effects they have. We should test treatments before we embark on widespread applications (Evans,1989: p3.).”

No debemos someter a las personas a los tratamientos y, a continuación, algunos años más tarde, tratar de averiguar qué efectos tienen. Debemos probar los tratamientos antes de embarcarnos en aplicaciones generalizadas. Children learn to act aggressive when they model their behavior after violent acts of adults, especially family members.Los niños aprenden a actuar agresivamente cuando se modela su comportamiento después de los actos violentos de los adultos, especialmente miembros de la familia. For example, the boy who witness his father repeatedly strike his mother will more than likely become an abusive parent and husband (Siegel, 1992: p. 170) Por ejemplo, los niños que son testigos de su padre en repetidas ocasiones, de la huelga a su madre, es más que probable, que se conviertan  en unos padres o esposos abusivos.

Albert Bandura cree que la agresión debe explicar tres aspectos: En primer lugar, cómo los patrones de la conducta agresiva se desarrollan; en segundo lugar, lo que provoca la gente a comportarse de manera agresiva; y, en tercer lugar, lo que determina si van a continuar a recurrir a un patrón de comportamiento agresivo en futuras ocasiones.

El aprendizaje por observación es también conocido como imitación o modelado. In this process, learning occurs when individuals observes and imitate others’ behavior. En este proceso, el aprendizaje se produce cuando los individuos observan e imitan el comportamiento de otros. There are four component processes influenced by the observer’s behavior following exposure to models. Hay cuatro procesos componentes influenciados por el comportamiento del observador tras la exposición a modelos. These components include: attention; retention; motor reproduction; and motivation (Bandura, 1977: pp.24-28). Estos componentes incluyen: atención, retención, reproducción motora y la motivación, a continuación se explican:

La atención es el primer componente de aprendizaje por observación. Individuals cannot learn much by observation unless they perceive and attend to the significant features of the modeled behavior. Los individuos no pueden aprender mucho de la observación, a menos de percibir y atender a las características importantes de la conducta modelada. For example, children must attend to what the aggressor is doing and saying in order to reproduce the model’s behavior (Allen & Santrock,1993: p.139) In the Bobo doll experiment, the children witnessed the Bobo doll being verbally and/or physically abused by live models and filmed models. Por ejemplo, los niños deben asistir a lo que el agresor está haciendo y diciendo con el fin de reproducir el comportamiento del modelo.

Retention is the next component.La retención es el siguiente componente. In order to reproduce the modeled behavior, the individuals must code the information into long-term memory. Con el fin de reproducir el comportamiento modelado, los individuos deben codificar la información en la memoria a largo plazo. Therefore, the information will be retrieval. Por lo tanto, la información será la recuperación. For example, a simple verbal description of what the model performed would be a known as retention (Allen & Santrock, 1993: p139).La memoria es un importante proceso cognitivo que ayuda a observar y recuperar información. In the Bobo doll experiment, the children imitated the aggression they witnessed in the video.

Motor reproduction is another process in observational learning.La reproducción del motor es otro proceso en el aprendizaje por observación. The observer must be able to reproduce the model’s behavior. El observador debe ser capaz de reproducir el comportamiento del modelo. The observer must learn and posses the physical capabilities of the modeled behavior. El observador debe aprender y poseer la capacidad física de la conducta modelada. An example of motor reproduction would to be able to learn how to ski or ride a bike. Once a behavior is learned through attention and retention, the observer must posses the physically capabilities to produce the aggressive act.Una vez que un comportamiento que se aprende a través de la atención y la retención, el observador debe poseer la capacidad física para producir el acto agresivo

The final process in observational learning is motivation or reinforcements.El proceso final en el aprendizaje por observación es la motivación o refuerzos. In this process, the observer expects to receive positive reinforcements for the modeled behavior. En este proceso, el observador espera recibir refuerzos positivos para el comportamiento del modelo. In the Bobo doll experiment, the children witnessed the adults being rewarded for their aggression.

En el experimento Muñeca Bobo (figura 7), los niños son testigos de adultos recompensados por su agresión. Therefore, they performed the same act to achieve the rewards. Por lo tanto, se realizó el acto mismo de alcanzar las recompensas. For example, most children witnessed violence on television being rewarded by the media. Por ejemplo, la mayoría de los niños son testigos de violencia en la televisión, siendo estos actos de violencia recompensados por los medios de comunicación. Historically, bank robbers were heroes.

Figura 6: Se verifica el proceso del comportamiento modelado

Históricamente, los ladrones de bancos eran héroes. Many people were highly upset about the death of Bonnie and Clyde. Muchas personas se molestaron por la muerte de Bonnie y Clyde. When individuals, especially children witness this type of media, they attend, code, retrieve, posses the motor capabilities and perform the modeled behavior because of the positive reinforcement determined by the media (Bootzin, Bowers, Crocker, 1991: 201-202). Los individuos, especialmente los niños presencian este tipo de conductas en los medios de comunicación, que asisten, y poseen la capacidad de motor y de realizar la conducta modelada por el refuerzo positivo determinado por los medios de comunicación. The Bobo doll experiment helped Bandura to theorized that “As children continue to age, the experience still effected their personality, turning them into violent adults http://www.mhcollegeco/socscienc/comm/bandur-s.mhtml

El experimento muñeca Bobo, dice Bandura demuestra que:

“A medida que los niños siguen a la edad, la experiencia sigue afectando su personalidad, convirtiéndolos en adultos violentos”. 

ReportóEnvironmental experiences is a second influence of the social learning of violence in children.ReRR que las personas que viven en las zonas de altas tasas de criminalidad, son más propensas a actuar violentamente que los que habitan en zonas de bajos delito. This assumption is similar to Shaw and McKay’s theory of social disorganization.

Figura 7: Aquí podemos observar la conducta aprendida y la manifestaciones violentas del niño luego de ser expuesto a un video.

Albert Bandura believed television was a source of behavior modeling.Albert Bandura cree que la televisión era una fuente de comportamiento modelado. Today, films and television shows illustrate violence graphically. Hoy en día, las películas y programas de televisión muestran la violencia gráfica. Violence is often expressed as an acceptable behavior, especially for heroes who have never be punished. La violencia se expresa a menudo como un comportamiento aceptable, especialmente para los héroes que nunca serán castigados. Since aggression is a prominent feature of many shows, children who have a high degree of exposure to the media may exhibit a relatively high incidence of hostility themselves in imitation of the aggression they have witnessed (Berkowitz, 1962: pp. 247).

Dado que la agresión es una característica prominente de muchos programas, los niños que tienen un alto grado de exposición a los medios de comunicación pueden presentar una incidencia relativamente alta de hostilidad, a imitación de la agresión que han sido testigos, precisamente, lo que se espera con la propagación de los valores es que el efecto sea el opuesto, de ahí radica la importancia del PROYECTO LIGA DE VALORES.

For example, David Phillips reported homicide rates increase tremendously after a heavy weight championship fight (Cloward & Ohlin, 1960).Por ejemplo, David Phillips, informó que las tasas de homicidios aumentan enormemente después de una pelea de campeonato de peso pesado. There have been a number of deaths linked to violence on television. Ha habido una serie de muertes vinculadas a la violencia en la televisión. For example, John Hinckley attempted to assassinate President Ronald Reagen after he watched the movie “Taxi Driver” fifteen times. Por ejemplo, John Hinckley intentó asesinar al presidente Ronald Reagen después de haber visto la película “Taxi Driver” quince veces. In the movie “Born Innocent,” a girl was raped with a bottle by four other girls.

Un incidente más, es el de Ronald Zamora, quien mató brutalmente a una anciana y se declaró como defensa la locura. His attorney argued that Zamora’s was addicted to the violence on television. Su abogado argumentó que Zamora era adicto a la violencia en la televisión. As a result, he could not differentiate between reality and fantasy. Como resultado, no podía distinguir entre la realidad y la fantasía. However, Zamora was founded guilty because the jury did not believe his defense (Siegel, 1992: p.172). Sin embargo, Zamora fue declarado culpable porque el jurado no creyó en  su defensa.

El proyecto LIGA DE VALORES pretenden contrarrestar estos efectos del comportamiento modelado en conductas antimorales, criminales o antisociales, de allí la importancia del proyecto.

MECANISMOS COGNITIVOS DE DESENTIMIETO MORAL.-

Para el desarrollo del PROYECTO LIGA DE VALORES se trabajó en base a las investigaciones realizadas por el profesor Albert Bandura y su teoría Vicaria. En lo que él llama los [7]mecanismos cognitivos de desentendimiento moral, que tienen que ver con la reconstrucción de la conducta en sí misma, de manera tal, que vemos que actualmente hacer actos inmorales en muchos casos no se percibe como tal.

La agencia en la operación o acto, de modo que el perpetrador puede minimizar su rol en la comisión del daño,  las consecuencias que se derivan de las acciones y como se considera a las víctimas del maltrato, mediante devaluación como seres humanos o culparlas por lo que se les hace, son otras muestras de no percibir los acto inmorales como tal.

[8]Bandura explica cómo hay muchas maniobras psicológicas por las cuales las auto sanciones morales pueden desconectarse de la conducta humana mediante la redefinición de las conductas dañinas como honorables a través de la justificación moral, la comparación social ventajosa (o paliativa) y el lenguaje eufemístico, entre otras.

También aplicaremos las teorías del aprendizaje social propuestas por Gotfredson y Travis Hirschi y sus cuatro dimensiones del control social para establecer cómo el fomento y la práctica de los valores morales y éticos fortalecen el vínculo del individuo con la sociedad y cómo esto reduce las posibilidades de delinquir.

Argumentación

Son mecanismos de desconexión moral (moral disengagment) aquellos pensamientos y juicios que las personas usan para justificar su comportamiento.

“Las personas –dice Bandura- hemos desarrollado estándares morales con los cuales regimos nuestra vida.”

Estos estándares son aquellos principios morales que conocemos, que asumimos como válidos y que intentamos seguir en nuestro comportamiento diario, por ejemplo, respetar la vida de los otros o no lastimar a los demás. Son estándares morales porque implican el reconocimiento de los derechos de los otros, así como el respeto a su dignidad como seres humanos.

Sin embargo, los seres humanos somos capaces de usar muchas “maniobras psicológicas” por las cuales podemos dejar de lado dichos estándares y actuar de manera contraria a ellos.

Usualmente, las personas mantenemos procesos de autocensura moral, hablamos con nosotros mismos sobre lo correcto e incorrecto de nuestras acciones y nos autocensuramos cuando nos comportamos incorrecta o inmoralmente. Sin embargo, en muchas ocasiones esta auto-censura moral puede quedar desconectada de la conducta incorrecta, de modo que podemos realizar acciones incorrectas sin autocensurarnos por ello.

Bandura propone cuatro tipos de mecanismos cognitivos que sirven a la gente para justificar el por qué ha cometido actos inmorales, y que nos explican cómo es que a pesar de conocer lo que es correcto, hay ocasiones en que actuamos incorrectamente.

Por otra parte, la tipología de los cuatro grandes tipos de mecanismos de desconexión, se dividen a su vez en ocho mecanismos específicos que son:

Justificación moral: la conducta se hace personal y socialmente aceptable mediante la presentación de propósitos sociales loables, por ejemplo: Matemos a todos los terroristas por el bien de la sociedad.

Comparación ventajosa: cada comportamiento se ve de una u otra manera según con qué se le compare, por ejemplo: son corruptos pero hacen obras.

Uso del lenguaje eufemística: las conductas pueden tener diferente apariencia según cómo se les nombre, por ejemplo: mi hijo no es corrupto, solo cometió un error.

Minimización, ignorancia o distorsión de las consecuencias: a través de la ignorancia o la minimización de los efectos del comportamiento, por ejemplo: no pasa nada, si voto esta basurita chiquitita.

Deshumanización: el delincuente a través de la percepción construye a la víctima, por ejemplo: no he matado a un ser humano sino a un pobre desgraciado que se lo merecía.

Atribución de culpabilidad: se considera a las víctimas culpables de los daños que reciben, por ejemplo: ella se lo buscó, por vestirse tan provocativamente.

Desplazamiento de la responsabilidad, oscureciendo o minimizando la agencia de la persona en el daño que causa: por ejemplo: yo sólo seguía órdenes, no eran mis ideas.

Difusión de la responsabilidad, se difumina la responsabilidad por división del trabajo o por conducta colectiva, por ejemplo: no es culpa de nadie. Todos participamos.

Por esta razón se hace necesario el fomento de los valores morales y éticos para evitar la desconexión de moral, creando previamente un código moral básico y pluricultural, ya que a través de esto el ser humano inhibirá sus impulsos de comportamientos desviados, inmorales, antisociales y hasta criminales.

Ideación Estratégica del Proyecto.

Aportar a la sociedad civil campañas preventivas y correctivas orientadas a la construcción de una cultura de seguridad, bienestar y paz social con la mitigación de indicadores sociales de actos delictivos utilizando la promoción, propagación y fomento de valores sociales y familiares que faculten una convivencia sana y segura; donde el bien común sea un norte referente de la conducta y actuar del ser humano en sus diferentes roles: padres, hijos, empleados, empleadores, estudiantes, emprendedores; contribuyendo así a la transformación social desde los cimientos de la ética tanto individual como colectiva en las organizaciones y el individuo.

Frentes de Trabajo:

Construir dos estrategias de abordaje del proyecto a) una para órganos del estado (Ministerios y Secretarías) y b) para la empresa privada, corporaciones a nivel nacional e internacional. Cada una con una orientación clave.

En el sector privado a vivir los valores desde un enfoque que permita empleados y patronos productivos, socialmente responsables y sanamente competitivos.

En el sector público, empleados, patronos y líderes éticos, productivos y moralmente correctos (búsqueda del bien común), donde los mismos valores pueden ser vistos y entendidos de maneras diferentes para producir mensajes, códigos de comportamiento y políticas que en cada sector; privado o público permita vivirlos de conformidad con la naturaleza de las expectativas de cada cual.


[1]POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm, revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833

[2] La ética de la sociedad civil, Adela Cortina, Capítulo 3:  LA FÓRMULA  MÁGICA DEL PLURALISMO MORAL. Universidad de Chile, departamento de Pregrado. Contenidos de Formación Básica, www.plataforma.uchile.cl. Ética

[3] POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm, revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833

[4] La ética de la sociedad civil, Adela Cortina, Capítulo 3:  LA FÓRMULA  MÁGICA DEL PLURALISMO MORAL. Universidad de Chile, departamento de Pregrado. Contenidos de Formación Básica, www.plataforma.uchile.cl. Ética

[5] http://www.comunicaccion.com.co/articulos/7.Divorcio_entre_ley_moral_cultura.pdf

[6] http://www.comunicaccion.com.co/articulos/7.Divorcio_entre_ley_moral_cultura.pdf

[7]  Mechanisms of Moral Disengagement. Tomadode Bandura, A. (1999). Moral disengagement in the perpetration of inhumanities.Personalityandsocial psychologyreview, 3 (3), 193-209.  http://www.comitenorte.org.mx/ciudadania/docs/albertbanduramoral.pdf

[8] Mechanisms of Moral Disengagement. Tomadode Bandura, A. (1999). Moral disengagement in the perpetration of inhumanities.Personalityandsocial psychologyreview, 3 (3), 193-209.  http://www.comitenorte.org.mx/ciudadania/docs/albertbanduramoral.pdf

Colabora con la causa

Colabora con este blog su causa la promoción de los valores y una Cultura de Paz, de antemano agradecemos su colaboración va a ser bien utilizada.

€2,00

MALTRATO ANIMAL Y VIOLENCIA INTERPERSONAL

RESUMEN: El maltrato animal como crueldad injustificada, que causa daño y sufrimiento a los animales, está relacionada con algunas patologías mentales como el Trastorno Disocial, de inicio habitual anterior a los 16 años y cuyo desarrollo suele dar lugar a un Trastorno Antisocial de la Personalidad. La falta de empatía y remordimientos, así como el fracaso para adaptarse a las normas sociales, relacionan este trastorno con altos niveles de psicopatía. Es por ello que resulta necesaria una buena evaluación en la infancia/adolescencia en cuanto a los comportamientos crueles con los animales, que posibilite una temprana detección, siendo igualmente imprescindible reducir la tolerancia social a estos actos inmorales e ilegales. Maltrato animal y violencia interpersonal: un vínculo innegable, así se verifica de varios estudios científicos relacionados al tema, veámoslos:

1.      La tortura de animales está relacionada con el homicidio en serie y el asesinato en masa en las escuelas.

2.      El abuso sexual de animales se encuentra con más frecuencia entre los delincuentes violentos y los delincuentes sexuales, especialmente entre aquellos que emplean mayor violencia en sus delitos.

3.      La crueldad hacia los animales en la infancia está relacionada con el bullying y con una mayor probabilidad de que aparezcan comportamientos violentos contra los seres humanos en la edad adulta.

4.      Las personas involucradas en peleas de animales son más proclives a incurrir en delitos relacionados con armas ilegales, drogas, piromanía y la destrucción de propiedad, entre otros.

5.      La violencia hacia animales en el hogar aumenta las probabilidades de que otras formas de violencia también se estén produciendo, y de que los niños presentes puedan estar en riesgo de sufrir maltrato físico o abuso sexual.

6.      Muchas de las víctimas que ingresan en los refugios para mujeres maltratadas informan de que su maltratador ha amenazado, herido o matado a animales de su hogar. Un porcentaje alarmante de mujeres maltratadas reportan que tardaron en alejarse de su agresor por temor a represalias contra sus animales.

7.      Aproximadamente un tercio de las víctimas de violencia machista reporta que sus hijos han hecho daño a los animales.

8.      Las víctimas de violencia intrafamiliar suelen admitir que un animal está siendo maltratado antes de admitir su propio sufrimiento.

9.      Las investigaciones en torno a la crueldad hacia los animales con frecuencia revelan la presencia de violencia doméstica y otros delitos de violencia hacia humanos.

Resumen de Estudios e Investigaciones

Las sanciones penales y enjuiciamientos por crueldad hacia los animales, y las colaboraciones entre diversas instituciones que abordan el Vínculo, han incrementado drásticamente. Estos cambios han sido motivados por un conjunto de investigaciones en el área de las ciencias sociales. Entre los  Hallazgos más significativos encontramos:

El Vínculo con los Crímenes Violentos:

• Los actos de maltrato animal en la infancia son algunos de los indicadores diagnósticos más fiables y prematuros de los trastornos de conducta, a menudo empezando con tan solo 6 años y medio de edad (Ascione, 2001).

• El 70 % de los maltratadores de animales tenían antecedentes penales, que incluían delitos de violencia, contra la propiedad, relacionados con las drogas, o de desorden público (Arluke & Lucas,

1997).

• El 50 % de los “schoolyard shooters”, (asesinos en las escuelas), tienen historiales previos de crueldad hacia los animales (Verlinden, Herson & Thomas, 2000).

• El 35 % de las órdenes de registro para investigaciones de maltrato de animales y peleas de perros resultaron en la incautación de armas o narcóticos. El 82 % de los infractores/delincuentes detenidos por maltrato animal había sido arrestado previamente por agresiones, posesión de armas o drogas: el 23 % fue detenido posteriormente por delitos graves (Comisión del Crimen de Chicago, 2004).

• Los adultos que tienen perros agresivos y peligrosos son más propensos a haber sido arrestados por crímenes violentos y delitos de drogas o contra la propiedad (Barnes et al., 2006).

• El 70 % de las personas inculpadas por crueldad con los animales eran conocidas por la policía por otros comportamientos violentos – incluido el homicidio (Boat & Knight, 2000).

• El 61,5 % de los maltratadores de animales también había cometido una agresión, el 17 % tenía condenas por abusos sexuales; el 8 % tenía condenas por incendio intencionado. El maltrato animal resultó ser  mejor predictor de abuso sexual que los antecedentes penales por homicidio, piromanía o delitos de armas de fuego. Los maltratadores de animales cometieron un promedio de cuatro tipos diferentes de delitos. Todos los condenados por homicidio sexual declararon tener un pasado de crueldad con los animales. El abuso sexual, la violencia doméstica y los delitos de armas de fuego ocuparon un lugar destacado en los antecedentes penales de los maltratadores de animales (Clarke, 2002).

• El 63 % de los criminales agresivos había infligido deliberadamente daño a animales en su infancia (Schiff, Louw & Ascione, 1999).

• La inclusión de un filtro con una pregunta acerca del maltrato animal en una línea telefónica de asistencia en casos de violencia doméstica resultó en una disminución del 80 % de los homicidios de violencia doméstica (Boat & Knight, 2000).

• El 48 % de los violadores y el 30 % de los pederastas habían cometido maltrato animal en su infancia o adolescencia (Tingle, Barnard et al., 1986 ).

El Vínculo con la Violencia Doméstica:

· Un historial de maltrato de “animales domésticos” es uno de los indicadores más significativos de quien está en riesgo de convertirse en un maltratador de mujeres (Walton-Moss et al., 2005).

· Doce estudios indicaron que entre un 18 y un 48 % de las mujeres maltratadas retrasan abandonar entornos o circunstancias abusivos por miedo a lo que su maltratador pueda hacer a sus “animales

domésticos” (Ascione, 2007).

· El 71 % de las mujeres maltratadas declaró que su pareja había amenazado, causado daño o matado a “animales domésticos”. El 75 % de estos incidentes sucedió en presencia de la mujer para intimidar y controlarla. El 13 % declaró que sus hijos habían lastimado “animales domésticos” (Ascione, Weber & Wood, 1997).

· El 32 % de las mujeres maltratadas declaró que sus hijos habían herido o matado animales (Ascione, 1998). · El 68 % de las mujeres maltratadas reportaron violencia contra sus animales. El 87 % de estos incidentes sucedió en presencia de la mujer para controlarla y el 75 % en presencia de niños (Quinlisk, 1999).

· Los maltratadores que lesionan a mujeres y que también maltratan “animales domésticos” son más peligrosos, más controladores y varían más sus formas de violencia que los maltratadores que no maltratan animales domésticos (Simmons & Lehmann, 2007).

· Los niños expuestos a violencia doméstica tienen tres veces más posibilidades de ser crueles con los animales (Currie, 2006).  

· El 48 % de las mujeres maltratadas declaró que hubo maltrato animal con “frecuencia” en el último año (Carlisle-Frank & Flanagan, 2006).

El Vínculo con el Maltrato a Personas Mayores:

· El 92 % de los trabajadores de los Servicios de Protección de Personas Mayores descubrió negligencia en animales coexistiendo con personas que no eran capaces de valerse por sí mismos. El 75 % notó que la preocupación de los ancianos a su cargo por el bienestar de sus mascotas, afectaba a su decisión de aceptar o no intervenciones u otros servicios (HSUS y Centro Nacional de Maltrato a Mayores, 2003).

· La incapacidad de los acaparadores de animales (de los cuales un porcentaje significativo son mujeres mayores) de cuidar adecuadamente de un gran número de animales les pone en riesgo de

autonegligencia, desahucio y problemas de salud, y con frecuencia indica la necesidad de Intervenciones de los servicios sociales o de salud mental (Patronek, Loar, & Nathanson, 2006).

· En ausencia de hijos u otros seres queridos, las mascotas pueden representar el compañero más importante para las personas mayores que están aisladas: cuando un anciano se traslada a una  vivienda social o a una residencia geriátrica la pérdida de estos animales puede ser traumática. Los hijos que son maltratadores pueden intimidar a los mayores, tomar represalias contra ellos o controlar sus bienes amenazándoles con quitarles a sus animales (Arkow, 2007).

· El 35 % de los trabajadores de los Servicios de Protección de Personas Mayores informó que las mascotas, de los ancianos a su cargo, habían sido amenazadas, heridas, matadas o se les había denegado cuidados (Boat & Knight, 2000).

El Vínculo con el Maltrato y la Negligencia de Menores:

· En el 60 % de los casos de familias con maltrato infantil se reportó también maltrato animal, al igual que en el 88 % de las familias investigadas por maltrato físico a menores. En un tercio de las familias, los niños habían maltratado a los animales, utilizándolos como chivo expiatorio de su ira. En estos hogares hubo 11 veces más mordeduras y ataques de perros (DeViney, Dickert & Lockwood, 1983).

· Los niños que habían sufrido abusos sexuales tenían cinco veces más posibilidades de maltratar a animales. (Ascione, Friedrich, Heath, & Hayashi, 2003).

· El 20 % de los niños que abusó sexualmente de otros niños también tenía antecedentes de abuso sexual de animales. En la mayoría de los casos el acto se planeaba meticulosamente, eligiendo, aislando, preparando y abusando de la mascota – con un método muy similar al que usaron con los niños que victimizaron (Duffield, Hassiotis, & Vizard, 1998).

· El 91 % de los menores maltratados que quedaron bajo custodia por delincuencia y desequilibrios emocionales declaró haber tenido una mascota especial, y el 99 % mostró unos sentimientos muy positivos  hacia estas mascotas. Sin embargo, con frecuencia, adultos maltratadores habían castigado o intimidado a estos menores matando, hiriendo o deshaciéndose de las mascotas de estos niños (Robin, ten Bensel, Quigley & Anderson, 1984).

· El 82 % de las familias investigadas por maltrato animal también estaban identificadas por departamentos de servicios sociales, y el 61% de estas familias eran conocidas por agentes de libertad condicional. Gran parte de la documentación descriptiva de estas familias mencionaba menores en situación de peligro (Hutton, 1983).

· El hecho de que un niño presencie crueldad hacia un animal resultó ser el mayor predictor de futura violencia, ya que el testigo tiene ocho veces más posibilidades de convertirse a su vez en maltratador. El maltrato animal estaba asociado a unas mayores tasas de negligencia de menores (DeGue & DiLillo, 2009).

· Entre el 62 y el 76 % de la crueldad con animales en el hogar sucede en presencia de niños (Faver & Strand, 2003).

· Un número significativo de investigaciones documenta una asociación entre antecedentes de crueldad infantil con animales y patrones de agresión interpersonal crónica (Kellert & Felthous, 1985; Hensley & Tallichet, 2005; Merz-Perez, Heide & Silverman, 2001; Becker & French,

2004).

Fuente: National Link Coalition, www.nationallinkcoalition.org

Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA)

http: www.coppaprevencion.com

http://cj-worldnews.com/spain/index.php/es/criminologia-30/animales-y-violencia/item/2605-el-maltrato-animal-desde-un-punto-de-vista-criminol%C3%B3gico

Colabora con la causa

Ayúdanos a mantener este sitio funcionando y expandiendo información de gran importancia y de interés para toda la humanidad, además con la aportación seguiremos promoviendo la paz en todos los aspectos de la vida humana y no humana. De antemano de agradecemos la ayuda

€2,00

¿Cuál es la mi perspectiva personal de la paz?

Para responder a esta pregunta me gustaría iniciar explicando cómo llegue a interiorizar mí perspectiva de lo que es la paz, como me ayudo a gestionarme, promoverla, disfrutarla, sentirla, amarla y descubrir como por medio de ella como se puede transformar las realidades del poder y a los individuos de una sociedad o comunidad, es de entenderse que no podría determinar una perspectiva acerca de la paz si no explico primero mi encuentro con ella.

De lo dicho en el párrafo anterior, para la mi paz tiene cuatro dimensiones en el ser: la espiritual, el alma (mente), la física y la acción, estas cuatro dimensiones de paz se manifiestan en mí de la siguiente forma; primero, desde el exterior (espíritu-verdad-amor) desciende hacia la esfera del interior (alma y mente) y una vez sentida y racionalizada se proyecta, se promulga y se propaga (físico y acción) hacia lo social para generar un ambiente de paz colectiva convirtiéndome en un agente de paz. (Ver gráfico uno).

El proceso deja claro que para mí la paz es una consecuencia de un estado metafísico que luego de racionalizarlo y sentirlo se ejerce en el plano físico de la paz, además me da un propósito, dicho propósito y su consecuentes estadios y dimensiones se nutren de una serie de ideas que son para mí la filosofía de mi paz y provienen de la meditación y análisis de: a) la sabiduría de la VERDAD, b) la transformación interior por medio de la VERDAD, c) la acciones exteriores por medio de la VERDAD y d) la transformación del poder por medio de la VERDAD; como irán descubriendo o intuyendo mi concepto de paz es más que una racionalidad (aunque no la niego) es un estado al que se llega por medio de la reflexión (meditación) de la sabiduría que como Gandhi decía es VERDAD -AMOR.

Entonces para ir articulando las ideas, ¿Que es para mí la Paz?simplemente, es un producto de la VERDAD que tiene consecuencias en toda la integridad de mi ser y es el sendero de mi hacer; Entonces ¿Que es la Verdad? para la mí la Verdad, aunque no es un concepto desarrollado por mí, sino que como se verá está bastante influenciado por Tolstoi, Gandhi y Martin Luther King, la VERDAD es Dios y en términos simples Dios, es AMOR INFINITO para todas las criaturas del Universo, es la sabiduría, es la prudencia, es la bondad, la misericordia, la humildad, amor filial al prójimo, es el respeto por la naturaleza, es ser manso no por miedo o por conveniencia, es ser manso por amor al AMOR y al otro que es productor del mismo amor, es amar al que hace el mal pero sin dejar de reprochar los actos malos o violentos, es la esperanza de que la vida que cuenta es la de hoy y el instante más importante es este momento. Es como decía Gandhi no ser un hombre sabio, pero si un hombre de oración, por eso para mí la PAZ es una virtud y característica imprescindible de la VERDAD, por eso empieza por uno y se expande hacia los demás, solo aquel que experimenta ese amor verdadero encuentra la alegría de la paz y solo aquel que experimenta la alegría de la paz la puede propagar, contagiar y reflejar en su ser que es bueno para el otro.

Yo considero a la paz desde tres vertientes, una que es el resultado de un proceso que está ya explicado, con raíces ontológicas propias y epistemológicamente como un estado al que se puede llegar y propagar, la segunda vertiente, es como un valor común a todos los seres humanos y que cuando se experimenta individual y colectivamente es un manantial para la práctica de otros valores como la solidaridad, empatía, equidad, bondad, humildad, tolerancia, amor filial, alegría, ternura, amabilidad, compañerismo, buena voluntad, entre otros, todos estos no son el resultado de una ética estricta o de una posición superior, es el resultado de algo que se siente y se cree, para dar un ejemplo, si soy generoso actuó de esa forma y esa experiencia me emociona, me gratifica y me ayuda a entender que es bueno para mí y para el otro y es algo que deseo repetir, es una emoción que se nutrió de algo que nació en el espíritu pero se anido en mi mente, en mi físico y mi acción, por lo tanto, no es una imposición es el resultado de entender que para la Verdad ser generoso es necesario porque es AMOR en acción (ver gráfico dos).

Por último, la tercera vertiente, es que es un derecho, pero no solo un derecho que nace de la racionalización de una norma, debo indicar que para mí todo lo que es por medio de la fuerza “coacción” deja de ser pacifico aunque sea necesario para regular la vida en sociedad, aclarado esto lo considero un derecho porque es parte de nuestra naturaleza, es un principio que permite la ponderación del ejercicio de los otros derechos, por medio de la paz se logra el desarrollo, solo en paz se logra dar educación, por medio de la paz todos podemos desarrollar empresas, por medio de la paz se desarrolla plenamente la democracia, la libertad, la fraternidad y la igualdad, por medio de la paz se construyen caminos o se desarrollan proyectos respetando la naturaleza, por medio de la paz se construyen ideas de desarrollo comunitario y es por medio de la paz es que me siento seguro; por lo tanto, no es un derecho en sentido estricto es un deber “moral y cultural” (que se puede normar), lo que quiero decir es que normalización del paz es la garantía de que todas demás garantías se hagan posibles. (Ver gráfico tres)

PAZ COMO DERECHO

Bueno este es mi concepto de Paz espero sus comentarios y sugerencias, quiero añadir y recalcar que ninguna ciencia social o actividad profesional o actividad que no enmarque la paz como punto de partida y de llegada tendrá un verdadero provecho al final por eso tata avance pero lleno de carencias e injusticias en la actualidad. Camino en el camino de la PAZ.

BIBLIOGRAFÍA:

1.- Una Llamada a las Paces Transnacionales, Por Wolfgang Dietrich

3.- León Tolstoi, La escuela de Yasnaya Polyana

https://sites.google.com/site/escritossobreeducacion/classroom-news/leontolstoiylaescueladeyasnaiapoliana

4.- http://www.ibe.unesco.org/sites/default/files/tolstoys.pdf

5.- Breve introducción a la investigación de la paz transnacional y la transformación elicitiva de conflicto. Wolfgang Dietrich, Cátedra UNESCO para Estudios de Paz, Universidad de Innsbruck, Austria, Entregado: septiembre 2013, Aceptado: marzo 2014, Publicado: noviembre 2014.

file:///C:/Users/Windows%207%20Home%20Pre/Downloads/Elicitive%20Conflic%20Transformation_%20Traduccion_DIETRICH%206%20Octubre%20(4)

6.-Mapeo elicitivo de conflictos: una herramienta práctica para el trabajo por la paz. Josefina Echavarría Álvarez, Saskia Sievert, ilustraciones. Presentado: octubre 2013, Aceptado: junio 2014, Publicado: 7 noviembre 2014.

file:///C:/Users/Windows%207%20Home%20Pre/Downloads/ECHAVARRIA_Mapeo%20elicitivo%20de%20conflictos%20ULTIMO%206%20Octubre%20(5).pdf

7.- “Cuando la sangre y los huesos claman” de Jhon Paul Lederach y Angela Jill Lederach. Travesía por el paisaje sonoro de la curación y reconciliación.

Colabora con la causa

Ayúdanos a mantener este sitio funcionando y expandiendo información de gran importancia y de interés para toda la humanidad, además con la aportación seguiremos promoviendo la paz en todos los aspectos de la vida humana y no humana. De antemano de agradecemos la ayuda.

€2,00

TEORÍAS CONDUCTISTAS DEL DELITO

A continuación les presento trabajo de tutoría que se me presento como profesor de la materia Régimen Penal II de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, básicamente es resumen de la Teorías Conductistas del Delito, de antemano agradezco la colaboración de mis estudiantes las señoritas Maria José Malucin y Adriana Crespo, espero que les guste y les sirva mucho:

INTRODUCCIÓN

Las teorías son herramientas útiles que nos ayudan a entender y explicar el mundo que nos rodea. En criminología, nos ayuda a comprender el funcionamiento del sistema de justicia penal y los actores en el sistema.

Las teorías sugieren cómo son las cosas, no las cosas como debe ser. Estas no son inherentemente buenas o malas, sin embargo, pueden ser utilizados a favor o en contra.

Una teoría puede tratar de explicar la delincuencia de unidad social de gran tamaño o área (macro), o puede intentar explicar la delincuencia en la más pequeña unidad de nivel o individual (micro). Porque se trata de la conducta humana, las ciencias sociales nunca serán como una ciencia dura. En las ciencias duras, la teoría de la relatividad no va a cambiar. En las ciencias sociales, sin embargo, nos ocupamos de probabilidades. El científico social se dice cosas como: “Un grave abandono de menores, es probable que cometan, o tienden a cometer actos delictivos”. 

Para ser utilizado para la eficacia máxima, las teorías deben tener sentido (coherencia lógica), explicar como el crimen es posible (alcance), y ser lo más conciso posible (parsimonia).

La mayoría de importante, la teoría debe ser verdadera o correcta (validez). Después de haber cumplido con estos objetivos básicos, la teoría a continuación, debe tener algunas aplicaciones del mundo real y las implicaciones políticas.

TEORÍA CONDUCTISTA DEL DELITO.

La teoría conductista se desarrolla principalmente a partir de la primera mitad del siglo XX y permanece vigente hasta mediados de ese siglo, cuando surgen las teorías cognitivas.

La teoría conductista, desde sus orígenes, se centra en la conducta observable intentando hacer un estudio totalmente empírico de la misma y queriendo controlar y predecir esta conducta. Su objetivo es conseguir una conducta determinada, para lo cual analiza el modo de conseguirla

De esta teoría se plantearon dos variantes

El condicionamiento clásico.- Describe una asociación entre estímulo y respuesta contigua, de forma que si sabemos plantear los estímulos adecuados, obtendremos la respuesta deseada. Esta variante explica tan solo comportamientos muy elementales. 

El condicionamiento instrumental y operante.- Persigue la consolidación de la respuesta según el estímulo, buscando los reforzadores necesarios para implantar esta relación en el individuo.

Para las Teorías Conductistas, lo relevante en el aprendizaje, es el cambio en la conducta observable de un sujeto, cómo éste actúa ante una situación particular. La conciencia, que no se ve, es considerada como “caja negra”. En la relación de aprendizaje sujeto – objeto, centran la atención en la experiencia como objeto, y en instancias puramente psicológicas como la percepción, la asociación y el hábito como generadoras de respuestas del sujeto. No están interesados particularmente en los procesos internos del sujeto debido a que postulan la “objetividad”, en el sentido que solo es posible hacer estudios de lo observable.

Las aplicaciones en educación se observan desde hace mucho tiempo y aún siguen siendo utilizadas, en algunos casos con serios reparos. Enfoques conductistas están presentes en programas computacionales educativos que disponen de situaciones de aprendizaje en las que el alumno debe encontrar una respuesta dado uno o varios estímulos presentados en pantalla. 

Al realizar la selección de la respuesta, se asocian refuerzos sonoros, de texto, símbolos, etc., indicándole al estudiante si acertó o erró la respuesta. Esta cadena de eventos asociados constituye lo esencial de la teoría del aprendizaje conductista.

Pero también existen otras situaciones que se observan en educación y que son más discutibles aún, como por ejemplo el empleo de premios y castigos en situaciones contextuales en las que el estudiante guía su comportamiento en base a evitar los castigos y conseguir los premios, sin importarle mucho los métodos que emplea y sin realizar procesos de toma de conciencia integrales.

Hoy día hay consenso en estimar un conjunto de aprendizajes posibles de desarrollar mediante esquemas basados en las teorías conductistas, tales como aquellos que involucran reforzamiento de automatismos, destrezas y hábitos muy circunscritos (recitar una secuencia de nombres, consolidar el aprendizaje de tablas de suma y de multiplicar, recordar los componentes de una categoría [elementos químicos, adverbios, etc.], etc.). 

Los conductistas definen el aprendizaje solo como la adquisición de nuevas conductas o comportamientos.

ALBERT BANDURA (La Teoría del Aprendizaje Social).

Albert Bandura nació en Mundare, Canadá en 1925. Se crió en una pequeña comunidad agrícola en Canadá. Bandura recibió su licenciatura de la Universidad de la Columbia Británica en 1949. En 1952, obtuvo su doctorado de la Universidad de Illinois. Durante sus estudios en la Universidad de Iowa, desarrolló la teoría del aprendizaje social. 

La teoría del aprendizaje social es la teoría de la conducta más relevante para la criminología. Albert Bandura cree que la agresión se aprende a través de un proceso llamado modelado de comportamiento. Él creía que las personas en realidad no heredan tendencias violentas. Albert Bandura argumenta que los individuos, especialmente los niños aprenden las respuestas agresivas de los demás al observar, ya sea personalmente o a través de los medios de comunicación y el medio ambiente. Dijo que muchas personas creen que en la agresión, se produce refuerzos. 

Estos refuerzos pueden formular en la reducción de tensión, obteniendo beneficios económicos, o la obtención de la alabanza de los demás, o la construcción de la autoestima. En el experimento muñeca Bobo, los niños imitaban la agresión de los adultos a causa de la recompensa obtenida. 

Albert Bandura estaba interesado en el desarrollo del niño. Sostuvo también, que la agresión en los niños está influenciada por el refuerzo de los miembros de la familia, los medios de comunicación, y el medio ambiente”. 

Albert Bandura, cree que la agresión reforzada por miembros de la familia, es la fuente más importante de los modelos de comportamiento. Él informa que los niños utilizan las mismas tácticas agresivas que sus padres, cuando se trata de ilustrar con otros. Mientras estudiaba en Iowa, Bandura se vió muy interesado en la agresión en niños. Con el fin de controlar la agresión, Bandura dijo que el problema debe ser diagnosticado y tratado durante nuestra niñez. “No debemos someter a las personas a los tratamientos y, a continuación, algunos años más tarde, tratando de averiguar qué efectos tienen. Debemos probar los tratamientos antes de embarcarnos en aplicaciones generalizadas. Los niños aprenden a actuar agresiva cuando se modelan su comportamiento después de los actos violentos de los adultos, especialmente miembros de la familia. Por ejemplo, los niños que son testigos de su padre en repetidas ocasiones, de la huelga a su madre, es más que probable, que se conviertan en unos padres o esposos abusivos

Albert Bandura cree que la agresión debe explicar tres aspectos: En primer lugar, cómo los patrones de la conducta agresiva se desarrollan, en segundo lugar, lo que provoca la gente a comportarse de manera agresiva, y el tercero, lo que determina si van a continuar a recurrir a un patrón de comportamiento agresivo en futuras ocasiones.

El aprendizaje por observación es también conocido como imitación o modelado. En este proceso, el aprendizaje se produce cuando los individuos se observan e imita el comportamiento de otros. Hay cuatro procesos componentes influenciados por el comportamiento del observador tras la exposición a modelos. Estos componentes incluyen: atención, retención, reproducción motora y la motivación.

La atención es el primer componente de aprendizaje por observación. Los individuos no pueden aprender mucho de la observación, a menos que percibir y atender a las características importantes de la conducta modelada. Por ejemplo, los niños deben asistir a lo que el agresor está haciendo y diciendo con el fin de reproducir el comportamiento del modelo. 

La retención es el siguiente componente. Con el fin de reproducir el comportamiento modelado, los individuos deben codificar la información en la memoria a largo plazo. Por lo tanto, la información será la recuperación. La memoria es un importante proceso cognitivo que ayuda a observar y recuperar información. 

La reproducción del motor es otro proceso en el aprendizaje por observación. El observador debe ser capaz de reproducir el comportamiento del modelo. El observador debe aprender y poseer la capacidad física de la conducta modelada. Una vez que un comportamiento que se aprende a través de la atención y la retención, el observador debe poseer la capacidad física para producir el acto agresivo. Los niños tenían la capacidad física de golpear y golpear a la muñeca en el suelo. 

El proceso final en el aprendizaje por observación es la motivación o refuerzos. En este proceso, el observador espera recibir refuerzos positivos para el comportamiento del modelo. En el experimento muñeca Bobo, a los niños testigos de los adultos están recompensados por su agresión. Por lo tanto, se realizó el acto mismo de alcanzar las recompensas. Por ejemplo, la mayoría de los niños testigos de violencia en la televisión siendo recompensado por los medios de comunicación. 

Históricamente, los ladrones de bancos eran héroes. Muchas personas se molestaron muy cerca de la muerte de Bonnie y Clyde. Cuando los individuos, especialmente los niños presencian este tipo de medios de comunicación, que asisten, poseen la capacidad de motor y de realizar la conducta modelada por el refuerzo positivo determinado por los medios de comunicación. 

El experimento muñeca Bobo, dice Bandura que ha ayudado a la teoría de que “A medida que los niños siguen a la edad, la experiencia sigue afectando su personalidad, convirtiéndolos en adultos violentos. Albert Bandura informó que las personas que viven en las zonas de altas tasas de criminalidad, son más propensas a actuar violentamente que los que habitan en zonas de bajos delito. 

Albert Bandura cree que la televisión era una fuente de modelado de comportamiento. Hoy en día, las películas y programas de televisión muestran la violencia gráfica. La violencia se expresa a menudo como un comportamiento aceptable, especialmente para los héroes que nunca serán castigados. 

Dado que la agresión es una característica prominente de muchos programas, los niños que tienen un alto grado de exposición a los medios de comunicación pueden presentar una incidencia relativamente alta de hostilidad mismos a imitación de la agresión que han sido testigos. 

Por ejemplo, David Phillips, informó que las tasas de homicidios aumentan enormemente después de una pelea de campeonato de peso pesado. Ha habido una serie de muertes vinculadas a la violencia en la televisión. Por ejemplo, John Hinckley intentó asesinar al presidente Ronald Reagen después de haber visto la película “Taxi Driver” quince veces. En la película “Born Innocent”, una niña fue violada con una botella por otras cuatro chicas. 

Un incidente más, es el de Ronald Zamora mató brutalmente a una anciana y se declaró la defensa de la locura. Su abogado argumentó que Zamora era adicto a la violencia en la televisión. Como resultado, no podía distinguir entre la realidad y la fantasía. Sin embargo, Zamora fue declarado culpable porque el jurado no creyó en su defensa. 

EDWIN SUTHERLAND (1883-1950):

Sociólogo norteamericano, profesor de la Universidad de Illinois donde escribió un libro de texto, Criminology (1924) en el que inició la teoría de la asociación diferencial que completó en su cuarta edición en 1947.

Teoría de la asociación diferencial.

En 1939, Sutherland desarrolla su teoría de la asociación diferencial, una teoría que venía exigida por la ruptura operada en el campo de la sociología del delito por el concepto de delito de cuello blanco. Las teorías lombrosianas del delincuente nato, las explicaciones psicológicas-psiquiátricas sobre los tipos criminales, la aplicación de test mentales a los reclusos, así como de la identificación del mundo del delito con el mundo de la pobreza, junto con las políticas de prevención basadas en la eugenesia, conocieron entonces un descrédito total. 

Sutherland desplazó el crimen del callejón para introducirlo en los consejos de administración. Hay delincuentes pobres, pero los delincuentes pobres, no son los únicos delincuentes. Las altas tasas de la delincuencia de cuello blanco se dan precisamente en las zonas residenciales ajardinadas en donde viven los magnates de las grandes empresas rodeados de un lujo ostentoso. En contrapartida, áreas pobres de la ciudad, pueden ser áreas con bajas tasas de delincuencia como ocurre con las zonas de asentamiento de los inmigrantes chinos. En fin, las teorías psicológicas y de la personalidad se habían mostrado además incapaces de explicar las razones de las bajas tasas de delincuencia femenina. 

La teoría de la asociación diferencial es el resultado de aplicar el procedimiento de la inducción analítica que Sutherland retomó de su discípulo Alfred R. Lindesmith. 

Los pasos a seguir para la elaboración de la teoría eran los siguientes: 

1. Se define el tipo de conductas que se quieren explicar, en este caso las conductas delincuentes. 

2. Se formula una conjetura o hipótesis explicativa de este tipo de conductas. 

3. Se estudia caso por caso a la luz de la hipótesis avanzada con el fin de proceder a la validación, rectificación o falsedad de la hipótesis de partida. 

4. Si la hipótesis no da cuenta de los hechos debe ser a su vez modificada para explicar el caso negativo. 

5. Se repite este procedimiento de modificar la hipótesis hasta que se logra la certeza práctica de que se ha establecido una teoría explicativa válida. En el caso de Sutherland el resultado fue la teoría de la asociación diferencial. 

En la primera versión de la teoría, esta se resumía en siete proposiciones que se convirtieron en nueve en la edición de los Principios de Criminología de 1947, justo cuando el manuscrito del libro sobre El delito de cuello blanco estaba casi listo para la imprenta. Las proposiciones aparecen en el capítulo IV dedicado a una teoría sociológica del comportamiento criminal, y son las siguientes: 

1. El comportamiento criminal se aprende. 

2. El comportamiento criminal se aprende en contacto con otras personas mediante un proceso de comunicación. 

3. El comportamiento criminal se aprende sobre todo en el interior de un grupo restringido de relaciones personales. 

4. Cuando se ha adquirido la formación criminal ésta comprende: 

a) la enseñanza de técnicas para cometer infracciones que son unas veces muy complejas y otras veces muy simples, 

b) la orientación de móviles, de tendencias impulsivas, de razonamientos y de actitudes.

5. La orientación de los móviles y de las tendencias impulsivas está en función de la interpretación favorable o desfavorable de las disposiciones legales. 

6. Un individuo se convierte en delincuente cuando las interpretaciones desfavorables relativas a la ley prevalecen sobre las interpretaciones favorables. 

7. Las asociaciones diferenciales pueden variar en lo relativo a la frecuencia, la duración, la anterioridad y la intensidad. 

8. La formación criminal mediante la asociación con modelos criminales o anti criminales pone en juego los mismos mecanismos que los que se ven implicados en cualquier otra formación. 

9. Mientras que el comportamiento criminal es la manifestación de un conjunto de necesidades y de valores, no se explica por esas necesidades y esos valores puesto que el comportamiento no criminal es la expresión de las mismas necesidades y de los mismos valores. 

Y concluye Sutherland estas proposiciones con el siguiente comentario: 

El postulado sobre el que reposa esta teoría, independientemente de cómo se la denomine, es que la criminalidad está en función de la organización social, es la expresión de la organización social. Un grupo puede estar organizado bien para favorecer la explosión del comportamiento criminal, o bien para oponerse a ese comportamiento. 

La mayor parte de los grupos son ambivalentes, y las tasas de la criminalidad son la expresión de una organización diferencial de grupo. La organización diferencial del grupo, en tanto que explicación de las variaciones de las tasas de criminalidad, corresponde a la explicación por la teoría de la asociación diferencial del proceso mediante el cual los individuos se convierten en criminales (1). 

Para el sociólogo norteamericano una persona accede al comportamiento delictivo porque mediante su asociación con otros, principalmente en el seno de un grupo de conocidos íntimos, el número de opiniones favorables a la violación de la ley, es claramente superior al número de opiniones desfavorables a la violación de la ley.

(1) Edwin H. SUTHERLAND y Donald R. CRESSEY, Principes de criminologie, Ed. Cujas, Paris, 1966, p.88-90. Existe en francés una amplia literatura sobre los delitos económicos. He aquí algunas referencias: Jean COSSON, Les industriels de la fraude fiscale, Seuil, Paris,1971 K. TIEDEMANN, ‘Phenomenologie des infractions economiques’ en Aspects criminologiques de la délinquence d’ affaires, Consejo de Europa, Estrasburgo,1977. G.KELLENS y P. LASCOUMES, Moralisme, juridisme et sacrilège; la criminalité des affaires. Analyse bibliographique, Deviance et Societé, 1,1977,119-133 G.KELLENS, Crise economique et criminalité economique, L’ Année Sociologique, 1978, 194-208. Jean COSSON, Les grands escrocs en affaires, Seuil,Paris, 1979 Ph. ROBERT y C. FAUGERON, Les forces cachées de la justice: la crise de la justice penale, Le centurion, Paris,1980. H. D. BOSLY, ‘Du Droit penal des affaires” Revue de l’ Université de Bruxelles,1-3,1984,186-207.Es interesante, por sus abundantes referencias bibliográficas, el libro más reciente de Pierre LASCOUMES, Elites irrégulières. Essai sur la délinquence d’affaires, Gallimard, París,1997, en donde se dedica todo un capítulo ( pp. 49-80) a la censura del libro de Sutherland, en versión novelada. 

La teoría de la asociación diferencial, al sustituir el concepto de desorganización social, sobre el que reposa una buena parte de la sociología de Chicago, por el de organización social diferencial, abría la vía al estudio de los valores, las culturas y subcultura en conflicto. A partir de entonces ya era posible preguntarse ¿quién impone las reglas y en beneficio de quienes? Pero a la vez, en la medida en que se trataba de una teoría sociológica fue leída, en lo que se refiere a las políticas de prevención de la delincuencia y a las políticas de reinserción, como un sistema de referencia para una forma compleja de intervención social comunitaria. 

De hecho Sutherland se interesó por el trabajo que estaban realizando en Chicago los sociólogos Clifford R. Shaw y su amigo Henry D. McKay que compartían en buena medida con él la teoría de la asociación diferencial (2). 

Para Tappan delincuente es el que es definido como tal por los tribunales de justicia mediante condenas formales. Se sumaba así a la opinión defendida por los abogados de la editorial Dryden Press que temían que, si el libro hacía públicos los nombres de las setenta grandes empresas, la casa editorial podría ser acusada de promover un libelo al llamar delincuentes a las grandes compañías. La réplica de Sutherland parece sin embargo convincente pues, entre otras cosas, se basa en la impunidad, puesta de manifiesto por el propio Sutherland en The Professional Thief, de la que gozan los ladrones profesionales: delincuente es quien transgrede las leyes, sea objeto o no el transgresor de procedimientos posteriores de condena. Sutherland llegó a considerar delincuentes no solo a los que atentan contra la letra de la ley, sino también a quienes vulneran el espíritu de la ley, puesto de manifiesto por el legislador. 

Aún más, se podría afirmar que su trabajo científico, sobre los delitos de cuello blanco, proporciona una información de primera mano a los jueces, para condenar a los delincuentes de cuello blanco ateniéndose no solo a los hechos, sino también al espíritu de la ley, a la reincidencia, y sobre todo al modus operandi. 

Sutherland entendía que el excesivo juridicismo y garantismo en lo que se refiere a los delitos de cuello blanco, lejos de propiciar un sistema de defensa de los derechos ciudadanos, como tantas veces se afirma, en realidad, lo que crea es una doble balanza de la justicia: de un lado la balanza que penaliza sistemáticamente los delitos de los pobres y de otro, la que se muestra complaciente y condescendiente con los delitos de los ricos.

(2) [Sutherland reseñó el libro Juvenile delinquency and urban areas. A study of rates of delinquents in relation to differential characteristics of local communities in American cities en el que participaron muy activamente Shaw y McKay junto con Paul Cressey y otros sociólogos (American Journal of Sociology, 49, 1943, pp.100-101). En esta reseña se refiere una vez mas a los delitos de cuello blanco y critica la identificación del delito con la pobreza. Es muy probable que en la sustitución del concepto de desorganización social por el de organización social diferencial haya influido la lectura de Sutherland del ya clásico libro de William Foote WHITE, Street Corner Society que el propio Sutherland también reseñó (Cf. American Journal of Sociology, 50, 1944, 76-77). Sobre la centralidad del concepto de desorganización social construido fundamentalmente por Thomas y Park, véase Peter JACKSON, Social disorganization and moral order in the city, Trans. Inst. Br. Geogra. 9, 1984, pp.168-180.

Sutherland, a pesar de su lenguaje prudente y meditado, pasaba por ser un radical, que efectivamente arremetía contra las injusticias de las agencias oficiales de la justicia. Su concepción de la justicia no coincidía puntualmente con las leyes y menos aún con los procedimientos penales, de modo que su teoría parecía demasiado crítica como para ser socialmente asumida en un clima político militarizado y atravesado por la dialéctica infernal del amigo y el enemigo. Quizás la muerte lo liberó de ser acusado y perseguido por sus ideas políticas. En todo caso, y pese a que sus discípulos prolongaron su obra, el cuestionamiento de los delitos de cuello blanco quedó como en sordina. A ello quizás contribuyó una cierta ambigüedad en la definición del delito ya que comprende a la vez los delitos de los profesionales y los delitos de las corporaciones (3).

Era preciso que en los años ochenta irrumpiese con fuerza la marejada neoliberal, para que los llamados delitos económicos, pasen a ocupar el primer plano de la escena social, y para que los discípulos de Sutherland, sintiesen la necesidad de reeditar la versión íntegra, no censurada, de El delito de cuello blanco. 

Rituales de la impunidad 

Gracias a los trabajos de Sutherland, y a los estudios realizados por sus continuadores, conocemos mejor la mecánica que facilita la impunidad de los delincuentes de cuello blanco. Los grandes procesos de estos delincuentes presentan la apariencia de la singularidad que les otorga el prestigio social del acusado pero en realidad no pueden ser más repetitivos y rituales. En un primer momento el presunto delincuente, cuando se produce la orden de detención, se declara inocente y víctima de una maquinación. Como se creen situados en el centro del mundo confunden su caída con la caída del mundo. Unos, los más débiles, formulan en voz alta el chantaje: si me detienen tiraré de la manta. Otros, los que cuentan con más apoyos, guardan un significativo silencio. Saben que sus amigos no cesan de actuar en la sombra. Esto les da fuerzas para proclamar ante el juez su inocencia. 

Para probarla echan mano de famosos abogados especializados en delitos económicos que ponen en actividad febril a todos los subalternos de su bufete. Si es preciso se acude a otro u otros bufetes de abogados, -siempre de reconocido prestigio- con específicas calificaciones. 

(3)[La ambiguedad ha sido señalada por el sociólogo Gresham M. SYKES, Crimonology, Harcourt Brace Javanovich inc. Nueva York, 1978, p. 99. Entre los discípulos de Sutherland figuran los nombres de importantes sociólogos del delito tales como Albert Cohen, Marshal Clinard, Donald Cressey, Lloyd Ohlin, Alfred Lindesmith, Karl Schuessler, Donald Glaser… He aquí algunas de las obras publicadas por ellos que se inscriben en el marco de el delito de cuello blanco : D. R. CRESSEY, Other people’s money, The Free Press, New York, 1953. D. R. CRESSEY, Theft of the nation, Harper and Row Publishing, New York, 1969. M. B. CLINARD,The Black Market: A Study of Whyte Collar Crime, Rinehart and Winston, Nueva York,1952. M. B. CLINARD y P. C. YEAGER, Corporate Crime, Free Press, Nueva York,1980. M. B. CLINARD, Corporate Ethics and Crime.The Role of the Middle Management, Sage Publications, Beverly Hills,1983. J. F. SHORT Ed. Delinquency,Crime and Society, Free Press, Nueva York,1976.]. 

DURKHEIM

Las teorías de Durkheim, se centran en los valores de la sociedad y la moral. Para él, el crimen es una parte normal de toda sociedad, de hecho es necesario cierto nivel de criminalidad para mantener la cohesión social y reforzar la solidaridad. Lo que es considerado normal o patológico está determinado por la generalidad, pues algo normal es lo que aparece en varias sociedades y contribuye a la vida grupal. Las deficiencias en las estructuras sociales legítimas dan la pauta para el surgimiento de otro tipo de organizaciones o estructuras que satisfacen las necesidades que las legítimas no pueden; éstas pueden ser vistas de modo conformista o como una desviación. 

Las causas que provocan la desviación para Durkheim, son la mala integración del sistema o una socialización inadecuada en la niñez. 

Una cantidad tolerable de delincuencia es necesaria para la sociedad, por tanto, no es aceptable que en una sociedad no exista delincuencia, ya que eso podría traducirse en una exageración del control social, así mismo sería contraproducente un alto nivel de criminalidad, pues sería síntoma que indicaría desestructuración.

Por tanto, una desviación moderada reforzará el orden social; según Durkheim es mejor la regulación que la desaparición, no se pueden eliminar las conductas desviadas, pero se pueden canalizar hacia donde no pueda desestructurar a la sociedad.

De esta teoría surge la de anomia, que Durkheim utiliza en dos sentidos; uno relacionado con la economía, es decir, los tiempos de ajuste económico, y el otro en sentido más psicológico, como un caso patológico del individuo. 

Decía que la anomia aparece en momentos de transición y reajuste económico. Esto sucede cuando el crecimiento económico es demasiado rápido, y los reguladores morales no evolucionan lo suficiente para controlar los cambios sociales. Es decir, que se produce cuando los cambios demasiado rápidos al sistema social, fomentan la creación de funciones nuevas antes de que puedan ser reguladas. Esto provoca conflictos sociales, para cuyo control social no cuenta con formas adecuadas de resolver, es decir, no está preparado. 

De tal modo, se llega a una situación en la que las diversas funciones carecen de adaptación mutua. Eso se puede traducir no sólo a los crecimientos económicos, sino a las crisis o a las guerras, donde el nivel de delincuencia aumenta exponencialmente. 

Por eso, anomia no significa ausencia total de normas, como parece indicar el significado literal del término, sino más bien la no integración del sistema de funciones sociales. Existen normas, pero resultan inadecuadas, contradictorias, no legítimas; en tal situación, las necesidades individuales ya no están reguladas por la conciencia colectiva, y los deseos aumentan desmesuradamente, precisamente cuando la sociedad ya no es capaz de satisfacerlas de manera adecuada.

Quien lleva más allá el desarrollo de esta teoría es Merton, él desarrolla un concepto de anomia, donde se produce un choque entre la cultura y la estructura social.

Por consiguiente, la anomia se concibe como una ruptura que se realiza en la estructura cultural, cuando se da una disyunción aguda entre las normas y fines culturales y las capacidades socialmente estructuradas de los miembros del grupo, para obrar de acuerdo con dichas normas y fines (Taylor, 1997). 

En otras palabras, la anomia nace del hecho de que en determinadas sociedades se ejerce una fuente presión generalizada (es decir, sobre todas las capas sociales individualmente) a interiorizar algunos fines (y a luchar por alcanzarlos), sin que al mismo tiempo se les brinden a todos las mismas oportunidades iniciales y los mismos medios institucionales en orden de alcanzar dichos fines.

La causa de la anomia es la incapacidad de alcanzar las metas propuestas por la clase hegemónica, mediante los medios establecidos como legales y por tanto, hacer uso de medios ilegales para lograr la acumulación de dinero (fin impuesto como equivalente al logro del éxito).

Las teorías de Merton contribuyen al surgimiento de las teorías culturales o subculturales, que explican la delincuencia juvenil argumentando su incorporación a patrones culturales distintos. 

Incorporan la idea de la desigualdad de oportunidades. Éste es el caso de Albert Cohen, que critica el surgimiento de la delincuencia por la desigualdad de oportunidades de acceder a la riqueza.

Las subculturas surgen como una forma de protesta contra un sistema que no les permite el logro de sus objetivos, por tal motivo crean nuevas formas culturales que les garanticen ese logro. 

Estas culturas surgen con personas que tienen problemas similares, por tanto, se vuelve un imperante de su cultura la solución de esos problemas comunes. Sin embargo, los bienes materiales no son el único móvil que lleva a cometer actos delictivos.

Las teorías del control social tienen una idea en común; los deseos humanos no tienen límite. La búsqueda de la máxima satisfacción con el menor esfuerzo es algo humano. Si existe una oportunidad para obtener algo satisfactorio y no existe una pena o costo excesivo para lograrlo, se aprovechará. 

Se basa en que la teoría es el conductismo, y en el planteamiento de premio y castigo.

La violación de las reglas es algo normal y cotidiano, sin embargo, la concepción de que esto es un acto desviado puede depender de la percepción que se tenga sobre el acto. Cuando la acción deja de ser algo privado y se convierte en una cuestión pública, se produce un cambio cualitativo, es decir, no es lo mismo el robar que considerarse o ser considerado como ladrón. 

La mayoría de las desviaciones de nuestra sociedad son cometidas por todos y visto como un acto normal, pues estas desviaciones son consideradas como normales, como el pasarse un alto o comprar mercancía de dudosa procedencia son violaciones de las leyes, pero no es reconocida como una violación de importancia. La presencia de la desviación no es lo importante, sino la respuesta que se le da. La crisis se da cuando los demás rechazan la desviación. 

ALBERT COHEN

Teorías Sub – Culturales de la Delincuencia Juvenil

Cuando se discute el origen de la anomia, ya sea en la concepción mertoniana, como una contradicción entre el sistema cultural de una sociedad y el sistema social, o más bien en su concepción original planteada por Durkheim y continuada por la sociología de la desorganización, esto es la anomia como debilitamiento de la norma y los valores en el constreñimiento de la conducta, por cambios sociales repentinos; es que nos damos cuenta que las Teorías de la anomia no pueden proporcionar explicaciones sociales.

Algunas personas eligen delinquir y otras no. El delito, que como cualquier otra conducta social, en última instancia es perpetrado por agentes individuales y no por fuerzas macro sociales.

La crítica al concepto de socialización y sus consecuencias conservadoras van a ser abordadas desde el estructural-funcionalismo por el famoso ensayo de Mertón “Teoría Social y Anomia Social”, en el que se propone la tesis de la contradicción entre el sistema social y el sistema cultural como origen de las conductas “innovadoras”. Pero tiene un defecto, pues supone un individuo plenamente socializado que es “empujado” hacia el delito luego de experimentar frustración social, y por otra parte, Merton reconoce el hecho de que algunas personas delincan y otras no, que, en similar contexto social y cultural, sólo puede ser explicado a partir de factores individuales, variables no consideradas por su teoría de la anomia.

El pilar común de las teorías de la desviación cultural es la observación de Thorsten Sellin, de que el delito siempre es relativo a las normas del grupo que lo definen como tal. Es decir, producto de una convención social.

Desde la obra de Durkheim, se acepta el papel externo de la norma, ya sea como causa de la acción social (“holismo metodológico”: la estructura social como instancia determinante de la acción social individual) o como consecuencia (individualismo metodológico: los fenómenos culturales y sociales como sistemas emergentes de la acción social individual).

Para Durkheim en su obra “Las Reglas del Método”, los preceptos culturales van a ser visto como externos y con capacidad coactiva sobre el individuo: del objeto cultural de éxito y dinero no escapa nadie, y la frustración que se deriva de la imposibilidad de su logro por la desigualdad de oportunidad es producto de la estructura social que desemboca en conductas ilegales.

Este papel de la cultura va a ser clave en las teorías de la desviación cultural, particularmente las teorías de la subcultura delincuente.

El concepto de subcultura, se describe a partir de la siguiente obra clásica Delinquent Boys: the culture of the gang (“Muchachos delincuentes: la cultura de la pandilla”), escrito por el sociólogo Albert Cohen

La Teoría De La Subcultura

Cohen otorga a la palabra cultura su acepción antropológica: un conjunto de conocimientos, creencias, valores, códigos y prejuicios. ¿Cómo se adquiere la cultura? A través de su participación en ella. A través de la socialización en grupos primarios (familia y pares). Para Cohen, la interacción social es un concepto clave, dado que el delito es una conducta con sentido que implica aprendizaje.

Así cuando Cohen concuerda con Sutherland en que el delito es un aprendizaje, se deja ver que en el caso de los niños, sólo es posible convertirse en delincuente al acceder a un grupo donde la conducta delictiva ya es un patrón de conducta. Así la delincuencia de niños y jóvenes se explica a partir de la exposición a ciertos patrones subculturales de conducta. Pero, sin descartar las explicaciones psicogénicas.

Para Cohen a diferencia de Freud, para el que, la conducta criminal es instintiva; la conducta criminal se aprende en el contexto de interacción social, en el que el individuo le asigna un sentido a su conducta.

El intento de Cohen es integrar su explicación en un modelo de transmisión cultural de pautas, valores y creencias; y, los aspectos subjetivos de la personalidad y la conducta.

Cohen acepta que prácticamente todos los niños y jóvenes, más allá de la clase social, ha cometido un delito. Pero si se analiza la concentración de la delincuencia, en frecuencia e “intensidad” (o gravedad), esta se encuentra en las clases bajas. Para Cohen, la subcultura delincuencias se observa en los jóvenes varones de clase baja.

Reconocer delito en clase baja no es ser clasista, sino una realidad. 

Para Cohen, toda conducta humana, incluida el delito, es una forma de resolver un problema. La conducta es un intento de solución, no siempre exitoso.

Los problemas de difícil solución crean frustración, tensión, resentimiento, ansiedad y desesperanza. Para Cohen, la única solución posible es la modificación del marco de referencia, un cambio en los valores y creencias de la persona. Acorde a la estructura clasista de la sociedad moderna, los problemas no son distribuidos de forma aleatoria en la sociedad: la edad, el sexo, el nivel económico y social condicionan las oportunidades a las que se tienen acceso.

Cohen indica que la estructura social influye en la conformación de las subjetividades, de acuerdo a la posición social que ocupa la persona. 

¿Qué explica el surgimiento y mantenimiento de una subcultura delincuencial? La interacción efectiva de un número de actores con problemas similares de ajuste con relación a similares problemas.

La aceptación del grupo exige el consenso, aceptar las creencias y normas que rigen la subcultura: demostrar valentía, comportarse de forma intrépida, no ser un delator o “policía”.

Hablábamos, que a partir de la ausencia paterna, la figura gravitante en el mundo del niño y adolescente varón es la madre, por lo que la ansiedad que le produce ausencia de referentes masculinos se traduce en una “sobreactuación” de conductas consideradas varoniles, resultando muchas veces en violencia, accidentes y delincuencia.

Entonces, ¿Cómo surge la subcultura? Dado que los modelos culturales vigentes y las conductas “legales” de los jóvenes no resuelven sus ansiedades, se va construyendo grupalmente una nueva subcultura. Es una nueva innovación conductual o valorativa. Por ejemplo: pararse los pelos al estilo punk, llevar aretes, tirar piedras a los autos, todo por ser bien recibido en el grupo.

Estos grupos son de escasa educación formal. Lo importante del surgimiento de la subcultura es su condición de proceso emergente. Desde la teoría, ninguna intención de “rehabilitación” será exitosa al menos que contemple los grupos de referencia en la que se desenvuelve el joven. 

Actualmente el deterioro cultural que ha traído la marginalidad sobre la familia nos hace pensar en la necesidad de analizar también a la familia como lugar de surgimiento de sub culturas delincuenciales y ámbitos de intervención para la prevención de delitos.

La subcultura es “cultural” en la medida que se comparten normas, valores e interpretaciones. Es “sub” porque no es compartida (teóricamente) por grupos sociales más amplios. Como todo fenómeno cultural, sobrevivirá a sus miembros en la medida que siga satisfaciendo alguna necesidad.

Características de la Teoría de la Sub Cultura

En la conocida definición de subcultura delincuencia de Cohen, éste la describe como consistiendo en un crimen juvenil no – utilitario, malicioso y negativista. No utilitario en que no es un medio para un fin, no está ejecutado como un medio de satisfacción de alguna necesidad. Por ejemplo: tobar ropa de mujer siendo hombre.

Entonces la finalidad del delito sub cultural, si no es la satisfacción utilitaria como instrumento al servicio de un fin, el fin es la conducta en sí misma. 

Así, Cohen señala que el delito es una conducta expresiva, no explica un fin, sino que en sí mismo expresa un sentido. Además que, dentro de la legalidad, toda opción ilegal expresa una preferencia, y toda preferencia refleja algo sobre el que elige y sus circunstancias.

Otra característica del delito sub cultural es la malicia. Existe un disfrute en poner a las víctimas en ciertas circunstancias. En un sentido psicoanalítico, puede interpretarse como rasgos perversos dirigidos a violar una convención, a disfrutar del desafío a la ley desde la posición que siente que ésta es para los otros.

Se delinque no solo por delinquir, sino porque está prohibido. 

El sentido negativista de la subcultura se demuestra en el renco, desprecio, maldad, ridiculización y humillación del prójimo y actitud desafiante. Todos estos elementos buscados de forma activa. 

La conducta delincuencial individual no puede ser interpretada como un mero fenómeno de las condiciones sociales imperantes. Se pregunta Cohen, la pobreza no explica que jóvenes roben botellas de leche para romperlas contra la pared del vecino de al lado. Las necesidades económicas no explican la conducta delictiva de forma mecánica. 

¿Qué valor encuentra Cohen que sintetiza las tres características de la subcultura delincuencial? La respuesta de Cohen, está en sintonía con la psicología cognitivo-conductual: los jóvenes bajo el influjo hedonista (búsqueda del placer y supresión del dolor como objetivo en la vida) no planifican, no tienen objetivos a largo plazo, no les interesa ninguna actividad que implique estudio o práctica deliberada, etc. 

Los jóvenes hedonistas no toleran la más mínima regulación ni restricción de la conducta. Así sobre esta característica son considerados como rebeldes sociales. 

Cohen los caracteriza también como desprovistos de pensamiento crítico y de la capacidad de controlar los impulsos, de rigidez cognitiva y con falta de capacidad para empatizar con el prójimo. 

Si bien es cierto que los fenómenos macro sociales pueden dar cuenta de la marginalidad social y del surgimiento de las sub culturas delincuenciales, aún así no explican las conductas delictivas individuales. 

A nivel macro social, no se puede explicar el delito sin rescatar la problemática cultural vigente en una sociedad. A nivel micro social, la teoría debe dar cuenta de la enorme brecha que hay entre el delito y la desigualdad social. Cohen explica esta diferencia entre las conductas individuales recurriendo a una hipótesis: los jóvenes elegirían el hedonismo de la subcultura delincuencial debido al debilitamiento o ausencia del control y supervisión familiar.

Aquí puede integrarse un modelo familiar – psicológico con uno sociológico: Por razones culturales y económicas, en la actualidad una gran proporción de familias es uniparental. Pero ante situaciones como estas, las familias de clase media y alta cuentas con más recursos para hacer frente a la ausencia de los progenitores. Colegios con mayor escolaridad, clubes, deportes, inglés, computación. Todas estas opciones suponen la supervisión de los niños por parte de adultos. En las familias con carencias, los recursos son menores.

CONCLUSIÓN:

En conjunto, llegamos a concluir, que la desviación es adaptativa y es al mismo tiempo una amenaza a la estabilidad social y una forma de protección. 

Por una parte, una sociedad puede operar eficientemente, sólo si hay orden y predictibilidad en la vida social. Debemos saber, dentro de los límites razonables, qué comportamiento esperar de otros, qué esperan ellos de nosotros y en qué clase de sociedad debería socializarse a nuestros hijos para que vivan en ella. El comportamiento desviado amenaza este orden y su predictibilidad. Si demasiadas personas dejan de comportarse como se espera de ellas, se desorganiza la cultura y el orden social se derrumba. La actividad económica puede interrumpirse y aparecer la escasez. Las tradiciones pierde su fuerza compulsiva y el núcleo de valores comunes de la sociedad se reduce. Los individuos se sienten inseguros y confusos en una sociedad cuyas normas se han vuelto no confiables. Sólo cuando la mayor parte de las personas se conforman en la mayor parte del tiempo con normas bien establecidas, una sociedad puede funcionar eficientemente. 

La conducta desviante de una generación puede llegar a ser la norma de la siguiente.

Por otra parte, el comportamiento desviante es una forma de adaptar una cultura al cambio social (Coser). Ninguna sociedad actual puede quizá permanecer estática por mucho tiempo. Aun la más aislada de las sociedades del mundo enfrentará cambios sociales radicales dentro de la próxima, generación. 

El comportamiento desviante representa con frecuencia el origen de las adaptaciones del mañana. Sin ningún comportamiento desviante será difícil adaptar una cultura a las necesidades y circunstancias que se transforman. Una sociedad en cambio necesita, por lo tanto comportamientos desviantes si ha de operar con eficiencia. 

No todas las formas de desviación se ajustarán al análisis anterior. El comportamiento del asesino, del que comete abusos sexuales con niños o del alcohólico rara vez contribuye a forjar una nueva y útil norma social. En cualquier momento determinado, un comportamiento desviante adquiere varias formas, y sólo unas cuantas de ellas se convertirán mañana en normas. Demasiada desviación es totalmente destructiva en sus consecuencias personales y sociales. Pero un poco de desviación es socialmente útil, como se indicó antes. Separar las desviaciones sociales peligrosas de las socialmente útiles requiere capacidad para predecir las normas sociales que la sociedad del mañana requerirá.

GLOSARIO:

Delito.- Es toda infracción de normas sociales recogidas en las leyes penales a ser perseguida oficialmente en caso de ser descubierta, presupone que las leyes penales responden en general y con mayor o menor concordancia a las normas generalmente aceptadas por parte de la sociedad, por lo menos en los sistemas democráticos contemporáneos. 

Conductismo.- Se denomina así a la teoría del aprendizaje animal y humano que se focaliza solo en conductas objetivas observables, descartando las actividades mentales que ocurren por estos procesos.

Nota:

El surgimiento de nuevas normas, está claramente ilustrado en la declinación de la familia patriarcal. En una sociedad agraria donde toda la familia trabajaba junta bajo el ojo vigilante del padre, era fácil mantener el predominio masculino. Pero la transformación de la tecnología trasladó el trabajo del padre al taller o a la oficina, donde ya no pudo ejercer su vigilancia; el cambio tecnológico también comenzó a llevar a la mujer a trabajos donde laboraba separada de su marido y ganando su propio sueldo. El marido ya no estaba en una posición estratégica para mantener su autoridad masculina y ésta, poco a poco, se debilitó. En el siglo XIX, la mujer relativamente independiente e igualitaria que pensaba por cuenta propia y tenía el hábito de dar a conocer lo que pensaba, era una desviante; actualmente es un lugar común, y el movimiento femenino está exigiendo cambios adicionales de los status masculino y femenino. La teoría funcionalista subraya los cambios en el rol laboral y en la situación estratégica que allanaron el camino para nuevas normas; los teóricos del conflicto hacen hincapié en la acción política organizada necesaria para obtener el reconocimiento legal de las nuevas normas.

BIBLIOGRAFIA:

http://www.criminology.fsu.edu/crimtheory/bandura.htm

http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/C/cuello_blanco.htm

http://www.mhcollegeco/socscienc/comm/bandur-s.mhtml

http://www.uo.edu.cu/ojs/index.php/stgo/article/viewFile/14507301/892: EL HOMBRE UNIVERSAL – Fabián Rodríguez García Teorías criminológicas, delincuencia en México Santiago (114) 2007.

http://rednaf.net/descargas/Teor%C3%ADas%20subculturales%20de%20la%20delincuencia,%20Jer%C3%B3nimo%20Oliva.pdf: Mgter. Jerónimo D. Oliva – Sptb de 2009 – Revisión: mayo de 2010. – Teorías subculturales de la delincuencia juvenil: el aporte de Albert Cohen

Colabora con la causa

Ayúdanos a mantener este sitio funcionando y expandiendo información de gran importancia y de interés para toda la humanidad, además con la aportación seguiremos promoviendo la paz en todos los aspectos de la vida humana y no humana. De antemano de agradecemos la ayuda

€2,00

UNA NUEVA CRIMINOLOGÍA PARA LA PAZ

No hay nada más seguro que la seguridad que da la PAZ

Y tú quién intentas entender la justicia, ¿cómo la entenderás a menos que veas a todos los actos con toda luz? Sólo  entonces sabrás que los erigidos y los caídos son sólo un hombre de pie en el crepúsculo entre la noche de su pigmeo-mismo y el día de su dios-mismo, Y que la piedra angular del templo no es más alta que la piedra más baja de sus cimientos”.

Kalil Gibran

1.- JUSTIFICACIÓN

Se nos ha hecho pensar que la delincuencia se va a disminuir con el aumento de penas, con la inclusión de nuevos tipos penales, equipando mejor a las fuerzas de seguridad (policías, militares, guardias de seguridad) aumentando el número de fiscalías, juzgados penales o construyendo más cárceles, se ha pensado de igual manera que los espacios privados y públicos deben estar enrejados, con cámaras de seguridad, con puestos de guardianías en cada esquina, con el aumento del control tales como radares, patrulleros, mejores armas, en fin, un sinnúmero de medidas de control social estatal y privadas que lo único que han generado es un ciudadano con menos libertad, ya que, está cada vez está más vigilado y por supuesto más controlado, donde dicho ciudadano solo pierde frente a la igualdad jurídica entre él y el Estado, y como si fuera poco, sin verdadera libertad interior pues cada vez tiene más miedo a un mitificado delincuente por los políticos y los medios de comunicación.

En cuanto al discurso con respecto al fenómeno social delincuencia, cada vez es más “politiquero” que realista, la modernidad nos ha dejado con la secuela de que sólo el Estado y sus políticos deben (por que le hemos dado ese poder) resolver este problema; en ese contexto, por un lado se condena a la pobreza y la falta de igualdad de las personas, la poca posibilidad de tener asistencia sanitaria, acceso a la educación, hablan de justicia social y la necesidad de acabar con las desigualdades. Pero, por otra parte esos mismos políticos (Estado) creen necesario endurecer las penas, encarcelar a los consumidores, llenar las cárceles y aunque estén llenas encarcelar más gente, el discurso también se ha nutrido de la seguridad ciudadana entendida en la práctica como hacer todo lo que sea necesario para detener al delincuente, no importa el fin de la pena, o, que no la tenga porque está en espera de un proceso, lo importante es que este preso.

Los intereses de la policía muchas veces reñidas con la realidad social no solo que impiden una visión seria o al menos una investigación del tema, debo decir, que nunca hay dinero para la investigación, esos recursos deben ser dirigidos para más policías, mas balas, más armas. Todo lo dicho converge en un “populismo penal” muy conveniente para los políticos (Estado) y en general para todo aquel incapaz de encontrar soluciones reales a los problemas sociales, y es que, no hay mejor distracción que una guerra para hacernos olvidar de la promesa incumplida, por eso la guerra a la delincuencia, guerra al narcotráfico, guerra, guerra y más guerras, todas quedan inconclusas y porque no decirlo perdidas en muchas ocasiones.

En cuanto al derecho ¿qué se puede decir?, la norma jurídica, la administración de justicia, esa esperanza del ciudadano indoctrinado en que otro puede y debe resolverle el problema por la garantía de la existencia de una ley (que muchas veces son muy jurídicas pero muy poco legítimas como apresar a una mujer que aborta luego de haber sido violada), normas frías que en no muy pocas ocasiones atiborran, por así decirlo, el sistema de justicia penal haciendo de los procesos expedientes eternos, de juicios largos, desgastado, con demasiada carga laboral para necesidades urgentes, re victimizando, en fin una justicia que se espera, que llega en ocasiones y en muchas otras no.

Pese a ser evidente el problema que si creas más tipos penales o endureces sus penas el sistema colapsa, los jurista (de los cuales soy uno) seguimos hablando de garantías, del debido proceso, de la función de la pena, del derecho del penado, de la víctima, y de la necesidad de legitimar por medio de reformas a los códigos penales la inclusión de nuevas formas de ir a la cárcel, de observar al ciudadano, de limitar su libertad, pero sin evaluar las consecuencias, como que en la cárceles hay hacinamiento y están llenas de necesidades, con familias destruidas, con hambre y extremada violencia, por eso, toda jerga jurídica y la efectividad de la administración de la justicia proclamada en grandes y clarísimos discursos para justificar la punición terminan, siendo esos mismos discursos, en la práctica en realidades muy sombrías. Y es que, por más “garantizado” que estuviese un procesado antes de recibir una pena, la línea de legalidad y transparencia se destruye si esa pena se cumple en un lugar donde todos los derechos humanos (incluidos los del preso) se incumplen, la línea inter criminal e inter jurídica se confunden si los derechos humanos son negados por parte del estado. 

Ante esta situación el conflicto termina en violencia, desde la estructural hasta la individual, los problemas reales que produce delincuencia no se resuelven, pues lo que importa es apresar no prevenir (no confundir con la prevención situacional que está diseñada para apresar también).

¿Cómo se previene entonces aquellos problemas sociales que producen delincuentes y delincuencia? es necesario entender que debemos empezar a cuestionar lo establecido, que el rumbo que la humanidad ha tomado para abordar este problema solo ha creado estereotipos, marginados y lo que es peor un ambiente de guerra no declarada pero si muy bien expuesta, con el Estado a la cabeza y su arma principal: la coerción, los ciudadanos con miedo y con menos libertades, con enorme cantidades de leyes punitivas no propias de estados democráticos sino de policías, y con guetos urbanos y desigualdades enormes, en conclusión países sin guerras pero con ausencia de paz.

Para el jurista y reconocido criminólogo Eugenio Zaffaroni, la Criminología no puede entenderse sin que su objeto de estudio aborde las relaciones de poder, como se puede ver en mis líneas anteriores concuerdo con él y agrego que ni el derecho (en especial los humanos y el penal) ni la propia criminología deben legitimar el exceso de punición, las garantías de los procesos sociales y jurídicos deben y están obligadas a hacer precisamente lo contrario: limitarlo, para tener sociedades horizontales donde el goce de los derechos humanos sean plenamente ejercidos.

En la misma línea Zaffaroni nos dice “que la ciencia criminológica como un saber o conjunto de conocimientos que nos permite explicar cómo operan los controles sociales punitivos de nuestro margen periférico, que conductas y actitudes promueven, qué efectos provocan y cómo se los encubre en cuanto ello sea necesario o útil para proyectar alternativas a las soluciones punitivas alternativas menos violentas que las existentes y más adecuadas al progreso social”, al igual que Zaffaroni considero que existe un ejercicio del poder selectivo, que la violencia se reproduce, que existe un condicionamiento de mayores conductas lesivas, que al menos en los sistemas de justicia latinoamericanos existen una terrible corrupción institucional (hecho que certifico por propia experiencia en el ejercicio de mi profesión en Ecuador y de la cual he decidido por principios morales y éticos no seguir ejerciendo), la verticalización social y la destrucción de las relaciones horizontales o comunitarias, concuerdo en deslegitimar el sistema penal, este se ha convertido en una guerra, es un “hecho de poder real”, que no podemos hablar de paz sin que la garantía de la mínima intervención estatal sea una realidad. Mi pensamiento es que la “pena” es una violencia en todo el significado de la palabra y que es hora de llenar este vacío desde la ciencia para la paz. 

Para ir concluyendo con la justificación y los motivos de este ensayo, explico que voy a intentar investigar el desarrollo de una nueva corriente criminológica sostenida epistemológicamente desde la interdisciplinaridad de la ciencia para la paz, abordando la problemática desde el enfoque de la paz imperfecta que como indica Francisco A. Muñoz:  “pretende reconocer la paz como una realidad dinámica, procesual e inacabada”. ​La intención es delinear una línea de prevención pacifica del fenómeno criminal desde un enfoque comunitario, usando las herramientas de la cultura de paz, noviolencia, los derechos humanos, la otredad y la educación para la paz, ¿Por qué espero que sea posible? Simplemente porque la propia  criminología tiene esa capacidad al ser una ciencia interdisciplinaria que unida a lo desarrollado por las ciencias de la paz podría arrojar excelentes resultados cambiando quizás el conflicto actual.

He aprendido que mientras más complejo es el conflicto más beneficiosas serán las soluciones al mismo, tanto en lo público como en los social y lo privado, estoy convencido de que una “criminología para la paz” aportará para que el derecho no solo sea como “un conjunto de normas para regulación de la vida en sociedad” sino para que luego de aquella regulación  “retorne la paz y consecuentemente la armonía social” y con ella las soluciones necesarias a las verdaderas causas de la criminalidad y la delincuencia. Considero que este Máster me está formando –por así decirlo – para desarrollar la capacidad para transformar la realidad (poder) injusta, cruel y violenta por una donde prevalezca el empoderamiento pacífico y con este conocimiento generar comunidades de principios y virtudes para la paz, donde la criminalidad sea la excepción y no la regla. 

2.- OBJETO DE ESTUDIO.-

El objeto de estudio es poder determinar si es factible o no la creación de una nueva corriente criminológica que he denominado por ahora “criminología para la paz”, como alternativa práctica para la realización de programas pacíficos de prevención del delito, la ejecución de la pena o en ciertos casos prescindir de la misma, la cual estaría construida por herramientas propias de la ciencia criminológica, con aquellos aspectos científicos e interdisciplinarios de la ciencia para la paz, particularmente, la cultura de paz, los derechos humanos, los valores para la paz, la educación para la paz, la justicia comunitaria, la otredad y la noviolencia.

3.-METODOLOGÍA:

La pregunta: ¿Se puede crear una criminología para la paz con la finalidad de prevenir pacíficamente los delitos?

El problema se va a abordar por medio de la comparación de teorías criminológicas acerca del crimen, el criminal, la criminalidad, en particular aquellas de carácter críticas y psicosociocriminologicas, establecer si estas teorías han contribuido a entender o agravar el problema social delincuencial y el conflicto social, triangulando las mismas con lo que el derecho penal fundamenta jurídicamente como la necesidad de la protección de bienes jurídicos y la justificación de la pena pero siempre desde el saber criminológico; por último, a la cabeza de ese triángulo se irá desarrollando la posibilidad o no de la creación de una nueva corriente criminológica construida desde lo ya trabajado por las ciencias antes indicadas y la disciplinas de la ciencia para la paz, particularmente, la  educación en valores para la paz, la otredad, la cultura de paz, los derechos humanos y el desarrollo comunitario, para la creación de programas de prevención pacifica de la delincuencia. Por lo antes descrito, la investigación es inductiva-cualitativa y por su finalidad aplicada, por lo que se desea mejorar y solucionar un problema actual, las herramientas que se utilizaran es la investigación documental y las entrevistas a expertos  criminólogos, abogados, psicólogos e investigadores para la paz.

4.- OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN.-

4.1. OBJETIVO GENERAL:

Crear una nueva corriente criminológica denominada “criminología para la paz” con el objetivo de prevenir pacíficamente los conflictos sociales que producen la  delincuencia y la criminalidad.

4.2. OBJETIVOS ESPECIFICOS:

4.2.1.- Demostrar que el conflicto social de la criminalidad y la delincuencia pueden ser examinados y tratados con aplicación de los conocimientos de las ciencias para la paz.

4.2.2.- Demostrar que una criminología para paz, puede desarrollar modelos ciudadanos alternativos para enfrentar las causas de la criminalidad desde las propias comunidades generando una cultura de paz y bajar los índices delictivos.

5.- MARCO TEÓRICO REFERENCIAL.-

Para la elaboración de esta investigación vamos a empezar delimitando los conceptos de criminología con el objeto de verificar como ha ido evolucionando a través del tiempo y como ha influenciado en el tratamiento de la criminalidad y la delincuencia, luego nos centraremos en aquellas de carácter psicosociocrimonologicas y conductistas que se desarrollaron principalmente a partir de la primera mitad del siglo veinte, estas teorías, desde sus orígenes se han centrado en la conducta observable y en hacer un estudio empírico con el objetivo de controlar y predecir la conducta, estas teorías son de dos clases:

a) las de condicionamiento clásico que en a groso modo explican la asociación de estímulos y respuestas contigua, y b) las de condicionamiento instrumental y operante, que a diferencia de la otras luego de conocer el resultado del estímulo busca aplicar reforzadores (inhibidores)  a la conducta antisocial.

Dentro de estas teorías condicionantes y conductistas la que más podría darnos luces sobre la explicación del porqué un individuo delinque y como lo estimula el entorno para ese propósito es la Teoría Vicaria de Albert Bandura, como el indica “…la agresión se aprende a través de proceso llamado comportamiento modelado”, a su vez él propone que existen mecanismos cognitivos que explican el por qué alguien se comporta de forma antisocial incluso sabiendo claramente los presupuestos de lo que es “correcto, moral o ético” estos mecanismos se dividen en ocho y permite el desplazamiento de o los inhibidores internos por justificaciones construidas previamente.

Revisaremos la “Teorías de Asociación Diferencial” de Edwin Sutherland para explicar la delincuencia de altas esferas (delitos de cuellos blanco) y no solo como producto de la pobreza. “Valores y Sociedad” de Emile Durkheim quien considera que el crimen es una parte normal de toda sociedad como deficiencias en las estructuras sociales legítimas y da pautas para el surgimiento de otro tipo de organización o estructura que satisfacen necesidades que las legítimas no pueden. La “Teoría Sub-Culturales de la Delincuencia Juvenil” de Albert Cohen, quien habla al igual de Durkheim de una anomia moral como debilitamiento de la norma y los valores en el constreñimiento de la conducta. Otra fuente de gran importancia es la “Teoría Social y Anomia Social” de Robert K. Merton quien explica el fenómeno criminal entre la conmoción entre el sistema social y el sistema cultural como el empujo de conductas “innovadoras”.

Particularmente  para el estudio es necesario analizar la ejecución de un programa de “Cultura de Paz Ciudadana” realizado en la ciudad de Bogotá, Colombia que arrojó importantes resultados en la disminución de la criminalidad y otras conductas antisociales y en la ejecución de actitudes colaborativas y cívicas de los ciudadanos, este programa fue puesto en marcha a mediados de la década de los noventa, se fundamenta de dos investigaciones similares pero aplicativamente distintas que son “el divorcio de la ley, la moral y la cultura” y “la armonización de la ley, la moral y la cultura” todo esto se desarrolló en los periodos en que ejerció las funciones el sociólogo Antanas Mockus, esto demuestra que con cambios en las políticas públicas se puede fomentar a los individuos a inhibirse de conductas impropias y delictivas sin tener la necesidad de incurrir en la limitación de nuestros derechos democráticos, excesos de punición o peor limitación y control de nuestras libertades.

Volveremos al campo Criminológico esta vez a la Critica, haciendo especial enfoque en lo que Eugenio Zaffaroni explica como criminalización primaria  y la criminalización secundaria que es la acción de violencia estructurada entre las agencias de control formal y la selección de una minoría de delincuentes, esto también nos ayudará a entender lo necesario que es cambiar el enfoque criminológico para ayudar a prevenir estas injusticias sociales en nuestros sistemas legislativos, judiciales y penales.

Analizaremos también la Cultura de Paz propuesta por la Unesco, particularmente Resolución 53/243 de la ONU y El Manifiesto para una Cultura de Paz y No Violencia del año 2000, nos centraremos en el estudio de los valores para la generar conciencia y hacer viable la Paz.

También dentro de los archivos de la Unesco parece necesario hacer un análisis de la declaración de la Tolerancia como valor medio para erradicar los síntomas de intolerancia en especial la xenofobia, el racismo, el machismo, los prejuicios, la discriminación, la exclusión y la segregación entre otras terribles formas de violencia. Sobre este mismo tópico ahondaremos en lo escrito por Michael Walzer en su Tratado sobre la Tolerancia.

En el campo ya de las ciencias para la paz nos serviremos de los estudios de Jhon Galtung y sus estudios de la sobre violencia poniendo énfasis en la violencia estructural y cultural y sus conceptos acerca de la paz.

En cuanto al marco de las definiciones de paz por la cual se puede desarrollar este trabajo tratare de ajustar el objetivo del mismo en los conceptos de paz imperfecta de Francisco A. Muñoz, ya que en definitiva aunque exista un sistema penal y jurídico el fenómeno criminal siempre es inacabado pretendiendo con la propuesta tratar las dinámicas sociales conflictivas en transformaciones pacificas a través de la prevención pacífica.

Retomando la Criminología analizaremos un nuevo enfoque denominada Criminología Pacificadora que surge como una forma de comprender el crimen y la justicia partir de una colección de ensayos editada en 1991 por Pepinsky y Quinney titulada “Criminology as Peacemaking”, trataremos de indagar si esta propuesta es similar a la nuestra o se ajusta a la realidad latinoamericana.

Para efectos de análisis de prevención de delitos mediante la pacificación sin duda alguna nos interesa como marco teórico y práctico los valores básicos para la paz sobre lo cual ya existe un trabajo realizado por  Francisco A. Muñoz y Beatriz Molina Rueda. En la misma línea ética analizaremos las propuestas de Victoria Camps y Salvador Giner contenidas en el libro Ética del Civismo. Aprovechare las aportaciones de Adela Cortina en su libro El Quehacer Ético. En el campo del Género es necesario para la construcción de esta criminología para la paz la ética del cuidado de Carol Gilligan.

Para el campo de estudios es indispensable la concepción de la otredad, esto lo vamos a analizar desde el punto de vista propuesto por Octavio Paz  que “sitúa el análisis del problema de la otredad en el centro de sus reflexiones y sugiere los medios mediante los cuales el hombre, especialmente su contemporáneo, puede enfrentar esta fuente de angustia y resolver los conflictos que trae consigo mediante el diálogo con el otro”.

Desde el punto de vista del desarrollo comunitario es apropiado si estamos en la meta de la creación de una nueva corriente criminológica investigar el campo de la filosofía moral comunitaria o comunitarios, en especial porque  tratamos de demostrar que la criminología no es una bandera de lucha para fortalecer planes privados o públicos de seguridad con tintes económicos o fines políticos, así Antonio García-Pablos de Molina nos explica. “…la  comunidad no es un espacio-temporal, sino un escenario concreto, real, histórico, cuya mediación da sentido y traza coordenadas fundamentales en el suceso criminal. No cabe, pues comprender el problema criminal prescindiendo de la comunidad”, por eso es indispensable entender el desarrollo comunitario para dentro y junto a la comunidad empoderar planes pacíficos de prevención de delitos desde la Criminología para la paz propuesta.

También analizaremos las propuesta de David Adams en su libro “Cultura de Paz: Una Utopía Posible, acerca del papel de los gobiernos locales (ciudades, pueblos y provincias) para cultivar una cultura de paz como aporte para el desarrollo de la criminología para la paz.

Por último nutriremos a la propuesta de la criminología para la paz con la filosofía de Gandhi y la no violencia, nos interesa su artículo “La doctrina de la espada” y el perdón como contrapuesta a la violencia y su renuncia al derecho a castigar, por supuesto de la filosofía Gandhiana  el Ahimsa y Satyagraha, su lucha noviolenta, a lo que sumaremos el pensamiento de León Tolstoi y de los movimientos cuáqueros y acta de la declaración de “No Resistir el Mal haciendo el Mal”. En cuanto a personajes históricos sin duda algunos formaran parte de esta nueva rama de ciencia para la paz, como la lucha por los derechos civiles de Martin Luther King y Nelson Mandela.

6.- Resultado Esperados:

El primer resultado esperado es la formación de la una nueva corriente criminológica para la paz, tratando de nutrir la criminología con lo desarrollado en el campo de la investigación para la paz y crear programas de prevención pacíficos de delitos.

Segundo, generar una nueva fuente de estudios para la paz desde el campo de la criminología lo cual es necesario ya que la delincuencia y el fenómeno criminal es un campo de conflicto permanente y universal.

Tercero, de poder demostrarse que se puede crear una nueva teoría criminológica para la paz, este estudio serviría de base para la generación de políticas públicas de prevención de delitos y procesos de pacificación, así como la realización de manuales de desarrollo comunitario en donde se prime la convivencia basados en valores para la paz y la generación de una cultura de paz comunitaria.

Cuarto, generar programas carcelarios alternativos en especial en adolescentes infractores para indagar las motivaciones antisociales y mediante mecanismos educativos afianzar sus inhibidores culturales, morales y éticos y así evitar la reincidencia, algo similar se podría realizar en cárceles de adultos.

Quinto, formar líderes comunitarios y empoderarlos de herramientas para la paz aplicables a los problemas concretos de sus comunidades y tener la capacidad de transformar los conflictos en oportunidades de construcciones pacíficas.

7.- BIBILOGRAFIA:

1.- Francisco A. Muñoz y Beatriz Molina Rueda, Colección Eirene, Editorial Universidad de Granada (2014).

2.- El Quehacer Etico. GUIA PARA LA EDUCACION MORAL, ADELA CORTINA ORTS;  Editorial Santillana (1996).

3.- Teoría de Conflictos de Johan Galtung, Por Percy Calderón Concha.Revista de Paz y Conflictos, ISSN: 1988-7221. Instituto para Paz y los Conflictos, Universidad de Granada:

 https://www.ugr.es/~revpaz/tesinas/DEA_Percy_Calderon.htmlHYPERLINK “https://www.ugr.es/~revpaz/tesinas/DEA_Percy_Calderon.html%C9tica”Ética

4.- Ética del cuidado y ética de la justicia en la teoría moral de Carol Gilligan: Ana Fascioli -UDELA-

5.- David Buil-Gil: ¿Qué es la criminología? Una aproximación a su ontología, función y desarrollo, Mayo 2016

https://www.researchgate.net/publication/323167625_Que_es_la_criminologia_Una_aproximacion_a_su_ontologia_funcion_y_desarrollo

6.- Editorial, La ética en el proceso de paz, Alfonso Llano Escobar, S.J., Revista Javeriana, Pontificia Universidad Javeriana, página

7.- Editorial, La ética en el proceso de paz,Alfonso Llano Escobar, S.J., Revista Javeriana, Pontificia Universidad Javeriana, página 6

8.- POLÍTICAS PÚBLICAS DE PREVENCIÓN DE DELITO, Edgardo Torres López, , revista electrónica “Contribuciones a las Ciencias Sociales, editor: Juan Carlos M. Coll (CV) JISSN: 1988-7833

http://www.eumed.net/rev/cccss/06/etl.htm

9.- D. Light, S. Keller y C. Calhoun, SOCIOLOGÍA, McGraw-Hill 1992: 1998.

10.- Armonizar ley, moral y cultura, Cultura ciudadana, prioridad de gobierno con resultados en prevención y control de violencia en Bogotá, 1995-1997*, Antanas Mockus, Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia, Ex-Alcalde Mayor de Santa Fe de Bogotá, D.C.

http://www.institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/coleccion_digital/Cultura_Ciudadana/Armonizar_Ley_Moral-Mockus_%20Antanas.pdf

11.-Teoría Cognitiva social de la conducta moral y de la delictiva, Eugenio Garrido, Carmen Herrero,  Jaume Masip,  Universidad de Salamanca (2005)

12.- Mechanisms of Moral Disengagement. Tomado de Bandura, A. (1999). Moral disengagement in the perpetration of inhumanities.Personalityandsocial psychologyreview, 3 (3), 193-209.

13.- Manual del Derecho Penal. Parte General. Zaffaroni, Eugenio Raúl; Alagia, Alejandro; Slokar, Alejandro , Editorial Sociedad Anonima Editora. Buenos Aires, 2011.

14.- Manual de Civismos, Victoria Camps y Salvador Giner. Editorial Ariel.

15.- Mathama Gandhi, Politica de la Noviolencia, Edición Rubén Campos Palarea, Colección Clásicos del Pensamiento Crítico. (2008)

16.- David Adams, Cultura de Paz: Una Utopía Posible, Editorial  Herder.Eugemio Zaffaroni: Criminología: Aproximación desde un magen, Editorial Temis. (2014).

16.- Tratado de Criminología: Antonio García-Pablos de Molina. Editorial: Tirant lo Blanch (2014).

17.- Eugenio Zaffaroni: Criminología, Aproximación desde una margen. Editorial: Temis. (2003)

Colaborar con la causa

Ayúdanos a mantener este sitio funcionando y expandiendo información de gran importancia y de interés para toda la humanidad, además con la aportación seguiremos promoviendo la paz en todos los aspectos de la vida humana y no humana. De antemano de agradecemos la ayuda.

€2,00